Putin se abre camino en las agendas de los bancos centrales

Cualquier cosa que ralentice la entrega de materias primas o alimentos rusos, como el trigo, elevará la inflación

El presidente ruso, Vladímir Putin.
El presidente ruso, Vladímir Putin. reuters

Si Vladímir Putin no tenía ya toda la atención del presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, seguro que ahora la tiene. La escalada en Ucrania por parte del presidente ruso pone en peligro la recuperación económica mundial del Covid-19. Cualquier represalia también echaría más leña al fuego de la inflación.

El lunes, Putin reconoció formalmente dos regiones separatistas del este de Ucrania y ordenó la entrada de tropas en ellas. La Casa Blanca impuso sanciones en respuesta, y probablemente haya más en camino, pero dijo que la decisión no desencadenaría un paquete más general de medidas económicas listas en caso de una nueva invasión.

Aun así, los inversores están comprensiblemente inquietos. Los futuros del crudo Brent se acercan ahora a los 100 dólares por barril, mientras las divisas refugio, como el yen japonés, subían antes de que las Bolsas estadounidenses abrieran el martes tras el festivo del Día de los Presidentes.

La incertidumbre sobre el grado de la violencia en Ucrania, que Putin ha descrito como parte de la patria histórica de Rusia, es probable que agite los mercados durante un tiempo. Al igual que los alimentos, los economistas no incluyen los precios de la energía como parte de la inflación subyacente debido a su volatilidad inherente, pero cualquier cosa que ralentice la entrega de petróleo, aluminio, ingredientes de fertilizantes o trigo rusos –el país es el mayor exportador del mundo de este cereal– supondrá un aumento del coste de la vida para los ciudadanos de a pie de todo el mundo, que ya están lidiando con facturas más altas. Los puertos cercanos también podrían verse afectados por el conflicto.

Los precios al consumo en Estados Unidos aumentaron a su mayor tasa anual en 40 años en los 12 meses que terminaron en enero. La mayoría de los principales bancos internacionales también esperaban que la Reserva Federal elevara los tipos de interés de referencia hasta seis veces solo en 2022, incluso antes del despliegue militar de Putin.

Las sanciones son otro comodín. Además de las medidas dirigidas a particulares y bancos rusos, están las que afectan al desarrollo del gasoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Alemania.

A Powell y sus colegas de los bancos centrales, el riesgo de una mayor inestabilidad de los precios podría obligarles a acelerar el ritmo de las subidas de tipos. Los rendimientos del bono del Tesoro estadounidense a 10 años caían el martes bruscamente hasta el 1,85%, a medida que los fondos se volcaban en los dólares. Un endurecimiento demasiado agresivo también podría hacer tambalear el crecimiento del PIB. Putin se está abriendo camino en mucho más que Ucrania.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías