Banca

Una filtración deja al descubierto miles de cuentas comprometidas en Credit Suisse

Se trata de 18.000 cuentas bancarias, que colectivamente suman más de 100.000 millones de dólares

Sede central de Credit Suisse en Zúrich, Suiza.
Sede central de Credit Suisse en Zúrich, Suiza.

Credit Suisse Group administró cuentas de clientes involucrados en abusos contra los derechos humanos, corrupción y tráfico de drogas, según informes periodísticos basados en datos filtrados de más de 18.000 cuentas que en conjunto tenían más de 100.000 millones de dólares.

Un denunciante anónimo dio la información al periódico alemán Sueddeutsche Zeitung, que compartió los datos con un grupo de periodismo sin fines de lucro y docenas de otras organizaciones de noticias en todo el mundo. Los datos cubren cuentas abiertas desde la década de 1940 hasta bien entrada la última década, dijo el domingo el New York Times. The Guardian dijo que algunas de las cuentas permanecen abiertas.

Credit Suisse emitió un comunicado poco después de que se publicaran las historias, diciendo que "rechaza enérgicamente las acusaciones e insinuaciones sobre las prácticas comerciales del banco". Aseguró que la información está “basada en información parcial, inexacta o selectiva sacada de contexto, lo que resulta en interpretaciones tendenciosas de la conducta comercial del banco”.

Afirma que revisó las cuentas involucradas después de recibir consultas del consorcio que trabaja en las historias. Alrededor del 90% están cerradas o ya estaban en proceso de cierre, de las cuales más del 60% se cerraron antes de 2015, asegura el banco. “De las cuentas activas restantes, nos sentimos cómodos con la diligencia debida apropiada, las revisiones y otros pasos relacionados con el control”, dijo el prestamista con sede en Zúrich.

Entre los temas destacados en el Times: se afirma que había 25 cuentas con alrededor de 270 millones de dólares que pertenecían a personas acusadas de estar involucradas en una conspiración que rodea a la compañía petrolera estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela SA.

Otra cuenta pertenecía a un empresario zimbabuense sancionado por las autoridades estadounidenses y europeas por sus conexiones con el gobierno del expresidente Robert Mugabe.

Según The Guardian, los titulares de cuentas incluyen un traficante de personas en Filipinas; un funcionario de la Bolsa de valores de Hong Kong encarcelado por soborno, y funcionarios corruptos en países como Egipto y Ucrania.

“Estas acusaciones de los medios parecen ser un esfuerzo concertado para desacreditar no solo al banco sino al mercado financiero suizo en su conjunto, que ha experimentado cambios significativos en los últimos años”, dijo Credit Suisse en el comunicado del domingo. “En línea con las reformas del mercado financiero en todo el sector y en Suiza, Credit Suisse ha tomado una serie de medidas adicionales significativas durante la última década, incluidas inversiones adicionales considerables para combatir los delitos financieros”.

Normas
Entra en El País para participar