Seis fondos flexibles para un mercado convulso

Invierten en oro, en deuda subordinada bancaria y contratan coberturas

Fondos flexibles pulsa en la foto

La actual coyuntura de los mercado financieros no es apta para visiones ortodoxas. Con la deuda pública depreciándose en todo el mundo y la Bolsa fluctuando con fuerza, los gestores de fondos que más posibilidades tienen de salir bien parados son los más flexibles.

La mayoría de los fondos de inversión tienen mandatos muy rígidos: solo pueden comprar renta variable de Estados Unidos, o renta fija de Europa. En muchas ocasiones, esta especialización puede ser una buena oportunidad, pero en el contexto actual implica una rigidez excesiva.

Joan Bonet, director de estrategia de mercado de Banca March, explica cuáles son las diferentes amenazas que se ciernen sobre el horizonte “desde los últimos coletazos de la Covid-19, que pueden frenar la recuperación; hasta las tensiones geopolíticas en Ucrania y China; pasando por la inflación desbocada y su efecto sobre la aceleración en el desmantelamiento de las políticas monetarias expansivas”. Difícil posicionarse en semejante entorno con un fondo monocultivo.

El 80% de los analistas de fondos encuestados por la firma francesa Natixis IM está especialmente preocupado por la inflación y las subidas de tipos. Estas últimas no solo impactan negativamente sobre la renta fija. También hay cierto tipo de acciones, especialmente las tecnológicas, cuyas valoraciones se sostenían gracias a los tipos cero y negativos.

Otros referentes en fondos flexibles

  • Carmignac Patrimoine. Se trata del fondo francés más popular y exitoso entre los fondos flexibles. En los últimos tres años ha logrado un retorno medio anual del 5,44%, recuperando parte del terreno perdido previamente. La estrategia acumula cerca de 10.000 millones de euros de patrimonio. El 28% de la cartera lo tiene en liquidez y un 45% en Bolsa (con apuestas por los referentes del lujo, como Hermes, y gigantes de las ventas electrónicas, como la estadounidense Amazon y la china JD.com). La parte de renta fija la tiene completamente cubierta, ante la subida de tipos.
  • Mutuactivos. Su fondo de renta fija flexible está funcionando bien, pese a estar consetreñido a un solo tipo de activos. En lo que va de año tan solo ha cedido un 0,6% (pese a la fuerte corrección en el mercado de bonos) y su retorno medio anual en tres años ha sido del 3,2%.

Ahora, con la rentabilidad ligada a la deuda soberana subiendo en todo el mundo, y la valoración de los bonos cayendo, los gestores más flexibles tienen que mirar a otro tipo de activos conservadores, como son los bonos ligados a la inflación o la deuda soberana de países emergentes.

Además, los fondos flexibles han empezado a mirar con interés algunos sectores que arrastran años de mala evolución bursátil, como la banca o la industria.

1. Olea Neutral

Hernán Cortés, gestor de Olea Neutral.
Hernán Cortés, gestor de Olea Neutral.

El gestor de este vehículo tiene el objetivo, no garantizado, de preservar el capital en tres años y conseguir una rentabilidad del 5% TAE. Y lo ha logrado durante los 18 años de vida del vehículo. De hecho, es uno de los mejores fondos de Europa de perfil moderado, con una rentabilidad media anual del 5,5% en los últimos 10 años.

Para lidiar con la situación actual de los tipos, su gestor, Hernán Cortés, ha tomado posiciones cortas sobre bonos del Tesoro de Estados Unidos. Cuanto más se aceleren las subidas de tipos, más gana el fondo. Además, mantiene una posición en oro para estabilizar la cartera.
Gracias a estas medidas ha conseguido que el fondo no caiga en este arranque del ejercicio, como sí le ha pasado a la mayoría de rivales.

En la parte de Bolsa, la mayor posición es precisamente el sector bancario, por medio de un fondo cotizado sectorial de renta variable europea. Además, tiene una posición similar sobre un fondo cotizado de energéticas europeas. También mantiene varias tecnológicas, como Apple o Alphabet, que han aguantado muy bien en el inicio del ejercicio.

2. DWS Kaldemorgen Concept

Klaus Kaldemorgen, gestor de fondos de DWS.
Klaus Kaldemorgen, gestor de fondos de DWS.

Su gestor, Klaus Kaldemorgen, es uno de los inversores más conocidos y respetados en Europa. Para él, el control de la volatilidad y la preservación del capital son fundamentales.

La composición de la cartera, similar en algunos puntos al mencionado Olea Neutral, le ha permitido esquivar las correcciones del arranque de año. Mantiene una importante posición en oro, que el año pasado le restó algo de rentabilidad pero que ahora está contribuyendo positivamente.

Una de las medidas de prudencia adoptadas es aumentar con fuerza la posición en efectivo, hasta el 25% de la cartera. Aunque no renta nada, permite reducir las pérdidas y es una pólvora muy útil para comprar después de las correcciones.

En la parte de Bolsa, Kaldemorgen ha virado el fondo hacia el sector financiero. “Es uno de los que se va a beneficiar, de forma más evidente, de las subidas de tipos”, epxlicaba recientemente a CincoDías.

3. FvS Multi Asset Balanced

Kurt von Storch, cofundador de la firma Flossbach von Storch.
Kurt von Storch, cofundador de la firma Flossbach von Storch.

Flossbach von Storch es otra de las firmas alemanas más conocidas de Europa por su enfoque cauto. Desde la fundación de la gestora de fondos, en 2007, siempre han hecho bandera de la flexibilidad. Analizan cada parte de la estructura de capital de las compañías y deciden después si es mejor invertir en sus acciones, en sus bonos o en su deuda híbrida.

Su estrategia multiactivos equilibrada acumula un patrimonio de 2.370 millones de euros y ha logrado un retorno medio anual del 5% en los últimos tres años, con lo que se sitúa por encima de siete de cada diez fondos comparables.

Al igual que están haciendo otros fondos multiactivo, la primera posición del vehículo es para el oro. El fondo tiene un nivel de riesgo superior a otros vehículos de la categoría, ya que el 51% de la cartera está en Bolsa. En gigantes estadounidenses como Alphabet y Microsoft, pero también en algunos gigantes europeos como el fabricante de alimentos Nestlé.

4. Cartesio X

Esta boutique española ha hecho gala desde su fundación de un estricto control de la volatilidad y una clara preocupación por la preservación del capital de sus clientes. Su fondo Cartesio X ha logrado desde su fundación en 2004 una rentabilidad media anual del 3,86%, con una bajísima volatilidad.

Cayetano Cornet, gestor de Cartesio.
Cayetano Cornet, gestor de Cartesio.

En este caso, la prudencia de los gestores con el actual contexto de mercado es máxima. De hecho, en la actualidad el 47% de la cartera está en efectivo. Y un 20,5% en renta fija.

De momento, esta estrategia está dando sus frutos y el fondo está en positivo en estas primeras semanas de 2022.

En la parte de bonos, la principal posición está en deuda subordinada de bancos, como Unicredit, Intesa Sanpaolo o Bankinter, que se están comportando muy bien por las mejores perspectivas sectoriales gracias a las previsibles subidas de tipos. En Bolsa, el fondo tiene participaciones en compañías petroleras, como Total o Repsol; el gestor de satélites SES o la socimi española Merlin Properties.

“Estamos preparados para un contexto donde el mercado sea más exigente con las valoraciones, donde los tipos de interés sean más altos y donde haya un enfoque más sensato respecto a la inversión sostenible”, explican en su último informe.

Rafael Ortega, gestor de Myinvestor Cartera Permanente.
Rafael Ortega, gestor de Myinvestor Cartera Permanente.

5. Myinvestor Cartera Permanente

La filosofía de inversión de este nuevo fondo se fundamenta en la Cartera Permanente del inversor americano Harry Browne y distribuye las inversiones a partes iguales en acciones, oro, bonos y efectivo, logrando una rentabilidad histórica de entre 4% y 5% anual por encima de la inflación.

Esta estrategia, según explica la gestora, ofrece seguridad porque brinda protección frente a cualquier escenario económico –recesión, inflación, depresión...–; al tiempo que genera buena rentabilidad, porque se aprovecha del crecimiento en los buenos tiempos; y estabilidad porque registra pérdidas moderadas incluso durante las peores crisis del último medio siglo. Para tener esta exposición, el gestor, Rafael Ortega, utiliza fondos cotizados globales y de la zona euro. Tiene algunos ETF de bonos cubiertos frente a inflación, y una cartera de Bolsa global muy diversificada, con una pequeña parte en inmobiliario.

Hasta enero, el gestor operaba a través del fondo Kronos, pero tras el fichaje del gestor por Myinvestor (una firma respaldada por Andbank España, Axa y El Corte Inglés), el fondo pasa a llamarse Myinvestor Cartera Permanente. La comisión de gestión es de las más bajas del mercado, del 0,5% anual.

David Angulo, presidente de Dunas Capital.
David Angulo, presidente de Dunas Capital.

6. Dunas Valor Flexible

El equipo de inversión de esta gestora provenía de la gestora de activos del grupo asegurador Aviva, por lo que tienen muy asumido un enfoque de inversión basado en presupuestos de riesgo, sin importar el tipo de activo o la forma de implementar la estrategia.

La estrategia de los últimos años ha pasado por incluir en las carteras mucha deuda subordinada bancaria, que ahora está teniendo muy buenos retornos.

El fondo Dunas Flexible Prudente está logrando arrancar este difícil 2022 con resultados positivos y su rendimiento medio anual en los últimos tres años ha sido del 6%.

Otra de las estrategias que han mantenido es abrir posiciones cortas sobre deuda soberana, para cubrirse ante posibles subidas de tipos. También habían abierto coberturas sobre el Eurostoxx 50 y el S&P 500, que les han permitido amortiguar las correcciones bursátiles.

Normas
Entra en El País para participar