Mercedes asegura que ya ha vendido la mitad de la producción asignada a España para todo 2022

La marca ha caído en matriculaciones en 2021 por segundo ejercicio consecutivo, con un retroceso del 14,8% respecto a 2020

Los tiempos de entrega de la firma de lujo se han alargado hasta una media de entre cuatro y cinco meses por culpa de la escasez de microchips

Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España.
Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España.

La marca de coches de lujo Mercedes ya ha vendido el 50% de la producción asignada para España en todo 2022. Así lo ha afirmado este miércoles el presidente de Mercedes-Benz España, Roland Schell, en un encuentro con periodistas, en el que ha señalado que los tiempos de espera de entrega de los vehículos de la marca se han alargado por culpa de la crisis de microchips. "No tenemos stock (...) depende del modelo, pero hoy día los tiempos de espera están entre cuatro y cinco meses de media", ha explicado.

La escasez de semiconductores ha lastrado las ventas de Mercedes en 2021, que ha vuelto a caer en matriculaciones por segundo ejercicio consecutivo en el país, con apenas 36.107 vehículos comercializados, un 14,8% menos que los 42.374 coches que entregó en 2020, un ejercicio ya de por sí pésimo para el sector por la llegada de la pandemia. Si se compara con 2019, cuando Mercedes superó los 53.000 turismos matriculados, las ventas de la marca en 2021 fueron un 32,8% inferiores.

La compañía pronostica que para el presente ejercicio las ventas vuelvan a subir y se sitúen por encima de los 40.000 turismos matriculados. Este optimismo se sustenta en que la marca prevé que la crisis de microchips se resuelva en la segunda mitad del año. "La situación de los semiconductores mejora día a día. Yo creo la normalidad no volverá antes del segundo semestre", ha asegurado Schell.

El camino hacia la electrificación

Schell ha incidido en que la marca está centrada en acelerar su electrificación mediante el plan estratégico "Only Electric", en el que Mercedes se ha puesto como objetivo ser 100% eléctrica a partir de 2030. "Queremos ser líderes en electrificación pero también en el desarrollo del software de los vehículos", ha indicado el directivo. El pasado año, si bien sus ventas totales en España cayeron, sus matriculaciones de vehículos eléctricos puros aumentaron un 77%, con 871 unidades; mientras que sus ventas de híbridos enchufables avanzaron un 33%, hasta los 6.096 coches.

Sin embargo, Schell se ha lamentado de que las ventas de coches eléctricos en España están rezagadas respecto a otras regiones de Europa, por culpa de la escasa infraestructura de recarga que hay en el país. Por ello, el directivo ha pedido a los políticos que "hagan los deberes" para impulsar y desarrollar la red pública de puntos de recarga.

Normas
Entra en El País para participar