Política monetaria

La UE coloca 7.200 millones con una demanda tibia

Las órdenes de compra para la deuda a 30 años ha alcanzo los 60.000 millones, lejos de los 83.000 logrados en la emisión de junio

Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. AP

El repunte de las rentabilidades ante las expectativas de endurecimiento de las políticas monetarias se está dejando sentir tanto en el mercado secundario como el primario. Con muchas de las empresas inmersas en el black out que acompaña a la temporada de resultados, las miradas están puestas en los emisores soberanos. La gran protagonista de la jornada es la UE que hoy inaugura el mercado con la primera emisión del año. Una operación de doble tramo en la que la demanda registrada no alcanza los niveles logrados en las pasadas emisiones. Los inversores se muestran cautos en un entorno marcado por las pérdidas registradas en las pasada sesiones ante las expectativas de subida de tipos.

En deuda a 30 años la UE ha adjudicado 5.000 millones. Los bonos pagarán un cupón anual del 0,7%. La colocación partía con un diferencial de 32 puntos básicos sobre midswap y se ha cerrado con un spread de 29. La sorpresa vino del lado de la demanda. Las órdenes de compra superaron los 60.000 millones de euros, una cifra positiva pero lejos 83.000 millones logrados en la oferta de junio y muy por debajo de los 145.000 millones previstos para una sindicación como parte del instrumento SURE a 10 años realizada en 2020.

La caída de la demanda se produce unos días después de que la presidenta del BCE endureciera el tono. Aunque Christine Lagarde no señaló en ningún momento su intención de subir las tasas, el no haber reiterado esta vez que no lo hará fue interpretado por el mercado como una señal de que en 2022 la institución acabará con la era del dinero barato. Los inversores más moderados empiezan a poner en precio una prima subida de las tasas en septiembre, tres meses antes a lo inicialmente previsto. Otros, por contra, prevén que el año acabe con una subida del precio del dinero de 50 puntos básicos.

El segundo tramo corresponde a una colocación a cinco años que forma parte del fondo europeo de estabilidad, un mecanismo temporal de resolución creado por los países de la zona del euro en junio de 2010. La UE ha vendido 2.200 millones, importe que no preveía aumentar aunque la demanda diera margen. Las órdenes de compra han superado los 19.000 millones, algo que ha permitido rebajar el coste de emisión desde los 23 puntos básicos sobre midswap con los que partía la operación a los 21 finalmente logrados.

Citi, Nordea, Société Générale, Unicredit han sido los bancos contratados para llevar a buen puerto la emisión.

Normas
Entra en El País para participar