Consejero delegado de Abaco Capital

Pablo González: “Puede ser un año excelente para el Ibex gracias a Latinoamérica”

El gestor apuesta por Gestamp, CIE, Global Dominion y Prosegur y por la banca, donde destaca Lloyds Bank

Cree que los bancos centrales van a normalizar tipos gradualmente sin poner en peligro la recuperación económica

Pablo González, fundador y consejero delegado de Abaco Capital.
Pablo González, fundador y consejero delegado de Abaco Capital.

Es ingeniero agrónomo, pero Pablo González (Córdoba, 1963) lleva más de treinta años dedicado a las finanzas y los mercados, un mundo en el que aterrizó por casualidad. Comenzó como trader de opciones y futuros sobre acciones en Banco Santander y pasó por Nomura en Nueva York y por Crédit Lyonnais Securities en Londres. En 2008 decidió fundar Abaco Capital, gestora de la que también es consejero delegado, aplicando la filosofía de inversión en valor que para él ha demostrado ser “la más consistente y rentable de la historia”. Uno de sus fondos, el Abaco Global Value Opportunities, está entre los mejores de 2021 con una rentabilidad de más del 27% y acaban de lanzar otro centrado solo en renta fija.

Rusia y Ucrania son una fuente de tensión para el mercado. ¿Qué pasará si el conflicto se prolonga?

Que Rusia ocupe Ucrania y haya resistencia es el escenario más negativo para los mercados. La incertidumbre se alargaría meses. Pero creemos que es lo menos probable. Un proceso pacífico y negociado sería lo más positivo. Y otra posibilidad es que hubiera algunos ataques y después un alto el fuego, lo que pensamos que sería una oportunidad de compra porque se producirían caídas rápidas pero también rebotes muy fuertes en cuanto la solución pacífica se vislumbrara.

Hay mucha volatilidad también por ómicron y la inflación. ¿Qué espera del Ibex en este contexto?

Lo peor de ómicron básicamente ha pasado y, si no hay problemas en Ucrania, la inflación tocará máximos en febrero o marzo y empezará a bajar. Esto es bueno para los países más cíclicos y para España sobre todo. Estamos bastante positivos con el Ibex, siempre y cuando se solucionen las cuestiones geopolíticas. Si hay guerra, la inflación se convertiría en un problema todavía más duradero.

La Fed se encamina a una subida de tipos. ¿Terminará el BCE cambiando su hoja de ruta?

Dependerá de con qué velocidad empiecen a caer los niveles de inflación en Europa. El BCE confía en que la inflación caerá por debajo del 2% a finales de este año. Nosotros damos entre un 60% y un 70% de probabilidades a que se quede en niveles más altos, en torno al 2,5% o 3,5%, durante más tiempo. En este escenario, el BCE debería abandonar la política de tipos negativos y subir las tasas un par de veces este año. No vemos un BCE agresivo, pero sí una normalización gradual de la política monetaria a lo largo de 2022 y 2023.

¿En qué activos ve más oportunidades?

La cuestión de Rusia y Ucrania puede cambiar todo a corto plazo, pero en el medio y largo plazo los bonos high yield con duraciones cortas lo van a hacer mucho mejor que los bonos soberanos. Y en acciones, esperamos que el proceso de recuperación global favorezca mucho a las empresas cíclicas, sobre todo a las de calidad que están más baratas y más han sufrido. Europa nos gusta más que Norteamérica y vemos muchas oportunidades en emergentes, especialmente en toda Latinoamérica. El Ibex tiene mucha exposición a Latinoamérica y podría ser un año excelente para el índice español.

¿Cuáles son sus valores favoritos?

En España nuestra apuesta es Gestamp, CIE Automotive, Global Dominion y Prosegur, que estamos comprando ahora.

¿Y los sectores con más potencial alcista?

El sector automotriz y el de los componentes tienen mucho recorrido porque hay una demanda muy fuerte. En el sector bancario puede haber una recuperación muy interesante. Nos gusta Lloyds Bank y estamos comprando bancos ingleses.

¿Cuándo retomará el impulso la actividad económica?

Creemos que puede ser un año económicamente extraordinario. Vemos crecimientos del 4% y 5% en la mayoría de los países europeos y con inflaciones altas. La recuperación sigue con mucha fuerza, con pequeños altibajos por la pandemia, pero en nuestra opinión estamos viendo el final. Los bancos centrales van a ser muy suaves y van a normalizar tipos gradualmente sin correr ningún riesgo de amenazar la recuperación.

Desde septiembre tienen un nuevo fondo, el Abaco Renta Fija. ¿En qué invierte exactamente y cuál es su objetivo?

El objetivo de rentabilidad es de entre un 2% y un 5% al año, centrándose en activos corporativos de bajas duraciones, no más de dos o tres años. Proponemos una cartera defensiva, con empresas corporativas que tengan activos reales que cubran por lo menos dos veces y media el nivel de deuda neta.

¿Está demasiado cara la deuda?

En general, el mercado de renta fija no es atractivo en este momento. En general, está caro. Hay nichos que son los que intentamos aprovechar. Pero otros los vemos caros, como los bonos soberanos en general y los dobles A y triples A en Europa y Estados Unidos. En este momento no ofrecen valor porque los bancos centrales todavía los están comprando.

¿Seguirán las condiciones favorables para que las empresas emitan bonos corporativos?

Es un momento extraordinario, uno de los mejores de la historia, para que las empresas emitan deuda. Se da la paradoja de que la inflación es alta, hay mucha liquidez en el mercado y los tipos reales son muy negativos. Las empresas pueden emitir al 1,5% cuando están soportando inflaciones del 4% ó 5%.

¿Cuál es su filosofía de inversión?

En renta fija, nos enfocamos en estudiar bien el balance y los activos de las empresas y al mismo tiempo queremos ser oportunistas e intentamos comprar estos bonos cuando están baratos por algún motivo, bien por la pandemia, bien porque son sectores que no gustan al mercado o porque ha habido algún evento que ha hecho que el bono caiga. En renta variable, intentamos buscar empresas que sean líderes en su sector, que tengan ventajas competitivas y potentes equipos gestores. Cuando las localizamos las compramos cuando están baratas.

¿Han cambiado su estrategia con el Covid?

Ha habido una evolución gradual para adaptarnos a las circunstancias del mercado, sobre todo en la parte de renta variable. La crisis ha permitido mejorar la calidad de las carteras. La parte de renta fija siempre ha sido muy parecida.

¿Tienen pensado el lanzamiento de más productos próximamente?

De momento, no; solo lanzaríamos algún producto si tuviéramos demanda de nuestros clientes, como nos ha pasado en el de renta fija. Los clientes nos pidieron algún producto que no tuviera una duración alta pero que tuviera rendimientos positivos.

¿Qué patrimonio gestionan y cuál es la previsión de crecimiento?

Gestionamos un patrimonio algo superior a 100 millones de euros. No tenemos prisa por crecer, queremos ir poco a poco porque invertimos en nichos, pero nos gustaría aumentar entre un ­10% y un 15% el volumen gestionado. Esperamos una revalorización de los fondos importantes este año y entre todo nos gustaría crecer entre 20 y 30 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar