¿Es posible que BBVA quiera Banamex?

La entidad opta por compartir una parte de sus ganancias con sus inversores, en vez de destinar su excedente de capital a plantearse fusiones o adquisiciones

El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, y el presidente del banco, Carlos Torres Vila, en Madrid.
El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, y el presidente del banco, Carlos Torres Vila, en Madrid. BBVA

BBVA mantiene su apuesta por crecer de forma orgánica e inorgánica, aunque ahora su interés se centra en mimar más al accionista, un objetivo que tienen todos los bancos, aunque este año, y tras el veto del Banco Central Europeo (BCE) en 2020 a que las entidades financieras remuneraran al accionista en favor de reforzar el capital ante las incertidumbres que suponía la paralización de la economía por el Covid, parece que quieran reponer el dividendo que no pudieron abonar durante la crisis sanitaria.

El presidente de BBVA, Carlos Torres, ha explicado este jueves que los “excelentes” resultados obtendios por el grupo en 2021, unos 4.653 millones de euros, permiten al banco elevar “significativamente” la remuneración a sus accionistas, con el dividendo por acción en efectivo más alto de la última década, de 0,23 euros”, que repartirá en abril, que se suman a los 0,08 céntimos abonados con anterioridad, lo que eleva a 0,31 euros el abono con cargo al pasado ejercicio. A este dividendo en efectivo hay que añadir los 3.500 millones de euros en recompra de acciones (el 10% del capital), de los que ya ha ejecutado 1.500 millones y ha anunciado el inicio de la recompra de otros 2.000 millones.

La entidad opta así por compartir una parte de sus ganancias con sus inversores, en vez de destinar su excedente de capital a plantearse fusiones o adquisiciones, al menos de entidades tradicionales, ya que tiene previstos seguir comprando porcentajes de competidores fintech, o creando aplicaciones para extender su negocio a otros países, caso de Italia.

Parece que el banco quiere recuperar la remuneración perdida por el accionista con el veto del BCE de 2020. Su objetivo principal es mimar al inversor

Es cierto que una parte del excedente de capital que generó con la venta de su filial en EE UU el pasado año lo ha destinado a la compra del 50,1% del capital que no controla en su filial turca Garanti. Pero ahora, y tras dejar en noviembre la puerta abierta a nuevas fusiones, incluso con Banco Sabadell, con el que estuvo a punto de llegar a un acuerdo de absorción en 2020, el banco ha enfirado esta posibilidad, justo un día después de que su más directo rival, Banco Santander, confirmara su objetivo de pujar por Banamex, la filial mexicana de Citi, ahora en venta.

También es cierto, que todo puede ser una cortina de humo. Algo que a estas alturas no extrañaría al mercado. Es raro que BBVA se deje ganar terreno en su principal mercado, México. El banco tiene la obligación, según apunta siempre, incluso en esta ocasión, de mirar todas las oportunidades, y Banamex no es una oportunidad para crecer, porque BBVA tiene en México una cuota del 23%, pero si es una oportunidad para que Santander le arrebate mercado. Por ello, no es de extrañar que BBVA también examie los números de Banamex. Se lo puede permitir. Ahora la lucha por ganar cuota de los dos gigantes españoles

Normas
Entra en El País para participar