Tecnología

Square, la 'fintech' del fundador de Twitter, desembarca en España y abre una batalla con los bancos

Ofrece soluciones de procesamiento de pago para pequeños negocios y software para gestionar facturas, inventario o pedidos. De momento, no ofrecerá préstamos para pymes, como sí hace en EE UU

Una persona paga utilizando un terminal de Square.
Una persona paga utilizando un terminal de Square.

Square, la compañía de servicios financieros del fundador de Twitter, Jack Dorsey, desembarca en España. Es el cuarto país europeo en el que entra, tras lanzarse el pasado año en Francia e Irlanda, y hacerlo antes en Reino Unido. El lanzamiento de una de las más reconocidas fintech del mundo forma parte del plan de expansión internacional que se ha marcado la compañía, ya presente también en EE UU, Canadá, Japón y Australia.

Tras meses de pruebas en el país, la empresa, que quiere romper el dominio de la banca, empieza a ofrecer sus soluciones de procesamiento de pago, dirigido fundamentalmente al pequeño y mediano comercio.

Square, que nació en EE UU en 2009, se estrena en España con tres productos de software de TPV y tres terminales de pago (con los que decir adiós a las clásicas TPVs que suelen proporcionar los bancos), que ofrecen a los negocios en línea y físicos un software integrado con el que manejar el comercio electrónico, los pagos en línea, gestionar el inventario o las bases de datos de clientes, entre otras cosas.

Por el momento, Square no ofrecerá en España los préstamos para pymes, que sí ofrece en EE UU, ni tampoco permitirá que las pymes cobren en criptomonedas. Aunque no hay una agenda prevista para ello, tampoco descartan no hacerlo más adelante. 

Con lo que sí arranca es con unos agresivos precios en sus terminales de pago (Square Register, Square Terminal y Square Reader). Estos están diseñados para cubrir las necesidades de diferentes negocios y permiten “un sistema de pagos integrado con una tarifa de procesamiento transparente, sin compromiso a largo plazo ni cuota de suscripción”, según explicaron en rueda de prensa los responsables de la compañía.

Todos los terminales estarán rebajados durante el próximo trimestre: el primero costará 299 euros, el segundo 99 euros y el último (un lector de tarjetas pensado para ser usado con smartphones y tabletas) será gratis. Además del coste del dispositivo, Square cobra un porcentaje por cada venta: un 1,25% y cinco céntimos de euros para las compras físicas y un 1,4% más 0,25 euros cuando las compras son online. 

“La ventaja del servicio de Square es que todas las herramientas que ofrecemos se integran entre sí, lo que permite tener todo lo relacionado con pagos, inventario, facturas, gestión de empleados y otros muchos servicios en una única plataforma, y esto permite resolver todas las necesidades de un negocio desde un solo proveedor”, explica a CincoDías Daniel Nicolas, jefe de ventas de la compañía para el Reino Unido y la Unión Europea.

Las soluciones de Square también permiten crear una tienda online, aceptar pagos con tarjeta física y online, controlar la cocina de un restaurante, la programación de citas o la venta de tarjetas regalo electrónicas. La compañía ha lanzado en España un conjunto de herramientas específicas para la industria de la hostelería y otro para el sector de la belleza. Con la integración de servicios, la compañía aseguró que ofrece a las pymes un ahorro de tiempo y dinero, además de agilidad en su logística. Todas las soluciones que ofrece Square están en castellano, pero Nicolas indicó que planean localizar los productos también al catalán.

Jason Lalor, director ejecutivo de Square para Europa, destacó el potencial de negocio que tiene España para su compañía, dado que el 99% de las empresas en el país son pymes (aunque aclararon que su ecosistema de soluciones actual puede utilizarse ya por empresas de cualquier tamaño) y porque en España se está acelerando el proceso de digitalización de los pagos. “Antes de la pandemia el 87% de los pagos eran en efectivo y actualmente este porcentaje está en torno al 54% “. Con todo, la compañía no quiso avanzar ninguna previsión de negocio.

Square, que no cuenta de momento con un equipo español, gestionará su negocio en España desde Dublín (Irlanda), donde está su sede europea y donde tiene sus equipos de venta, marketing, soporte, ingeniería y finanzas.

Dorsey, el máximo ejecutivo de Square, creó recientemente la matriz Block al más puro estilo Google-Alphabet o Meta-Facebook, bajo la que engloba diferentes negocios. “Square seguirá siendo la marca B2B para ofrecer a las empresas herramientas físicas y digitales para integrar y digitalizar diferentes facetas del negocio”, dice Nicolas.

La llegada de Square a España tiene lugar apenas unos días después de que Block recibiera el visto bueno del Banco de España para comprar Afterpay, la compañía australiana pionera en el mercado del “compre ahora y pague después”, que opera en España como Clearpay. Nicolas asegura que aún no sabe cómo se integrará, “pero la ambición de la empresa es que haya la mayor cohesión posible entre los distintos productos”. La empresa de Dorsey también seguirá ofreciendo en España Verse, la aplicación de pagos española que adquirió  en junio de 2020. "Es una entidad distintas, con un producto distinto enfocado al B2C", aclara el directivo. 

 

Normas
Entra en El País para participar