Riu eleva un 66% su facturación hasta los 1.375 millones y vuelve a ebitda positivo

Abrirá cinco nuevos hoteles en 2022. La cifra de negocio todavía no supera el 63% del nivel previo a la crisis

Luis Riu, consejero delegado de Riu Hoteles
Luis Riu, consejero delegado de Riu Hoteles

La cadena balear Riu, con una cartera de 100 hoteles en 20 países, cerró el pasado ejercicio con una facturación de 1.375 millones de euros, lo que supone un alza del 66% respecto al anterior año, y volvió a tener un resultado de explotación (ebitda) positivo. La recuperación de la cifra de negocio estuvo fundamentalmente basada en el turismo nacional, que suplió solo de forma parcial al extranjero. “En España nuestros mercados internacionales han funcionado de forma desigual. Alemania, desde el verano, ha enviado un flujo estable de viajeros, mientras desde Reino Unido las aperturas y cierres han perjudicado mucho. El que ha sido fiel y estable ha sido el cliente nacional, clave en Andalucía y en Canarias”, resalta el consejero delegado Luis Riu en un post en su blog. Entre los destinos internacionales más afectados destaca Cabo Verde, Marruecos, Sri Lanka e Islas Mauricio, mientras que entre los que menos han sufrido resalta a Maldivas y Zanzíbar. “Hemos vivido excepciones a la regla con buenas cifras de ocupación”.

Ese crecimiento de la facturación no le ha servido para aproximarse a las cifras previas a la crisis. En 2019, la hotelera balear facturó 2.240 millones, por lo que cerró el pasado año con un 62% de los ingresos alcanzados antes de la pandemia. Las perspectivas para este ejercicio son más optimistas. “Vamos a seguir sufriendo, pero creo que estamos ya todos resignados a convivir con este virus y con ganas de retomar, mantener o aumentar nuestros viajes y vacaciones. Espero que en 2022 se consolide esa recuperación en la que hemos trabajado este año con mucho esfuerzo y seriedad”.

La cartera de nuevos proyectos para este año se eleva a cinco, con el primer hotel de la cadena en Senegal (Riu Baobab) como proyecto estrella, que será inaugurado en abril. “Será pionero como hotel de playa todo incluido en la zona y además creemos que tendrá mucho éxito entre el cliente local porque contará con instalaciones para la celebración de eventos”, recalca el consejero delegado. México seguirá siendo una de las prioridades de la compañía, donde ya cuenta con 20 hoteles, ya que abrirá otros dos inmuebles (Riu Latino en Costa Mujeres y Riu Palace Kukulcan en Cancún). Las otras dos aperturas previstas para 2022 se realizarán en Zanzibar (Riu Jambo) y Jamaica, donde llegó hace 20 años.

En cuanto a las reformas se han proyectados tres para este ejercicio: Portugal (Riu Palace Madeira), Cabo Verde (Riu Karamboa) y México (Riu Santa Fé en Los Cabos). “Se trata de tres grandes retos a los que esperamos con ilusión sumar pronto el Riu Oliva Beach de Fuerteventura”. A más largo plazo, Luis Riu menciona el “ambicioso” proyecto para Islas Mauricio. “Tenemos un proyecto muy ambicioso para el Riu Le Morne y Riu Creole. Mantendremos las zonas que construimos hace unos años, pero los edificios actuales se demolerán para hacer un nuevo complejo moderno y atractivo”, asegura.

En el segmento urbano de la cadena, que cuenta con la marca Riu Plaza, el consejero delegado destaca los tres grandes proyectos en marcha en Toronto (Canadá), Londres (Reino Unido) y Chicago (EE UU). Las obras de los dos primeros ya están avanzadas, mientras que habrá que esperar a la primavera para poner la primera piedra en el de Chicago. “Aunque no será hasta el 2023 cuando podamos dar la bienvenida a uno de estos nuevos Riu Plaza”.

La espina clavada del segundo hotel en Nueva York

Maqueta del exterior del segundo hotel que prevé abrir la cadena hotelera en Nueva York
Maqueta del exterior del segundo hotel que prevé abrir la cadena hotelera en Nueva York

En su balance de 2021, el consejero delegado hace una mención especial sobre el retraso acumulado en el segundo hotel de la cadena en Nueva York. “Me hubiera gustado cerrar el año con la presentación del segundo hotel en Nueva York, pero no ha sido posible. La obra está terminada, la apertura es inminente, pero ya sabemos por experiencia que la permisología es muy compleja y estamos ahora en ese proceso”, recalca. Pese a ese retraso, Luis Riu considera que la apertura de este nuevo establecimiento será un hito en la historia de la cadena. “La compra de un terreno a escasos metros de Times Square, la construcción de un nuevo rascacielos y todo con inversión directa de la empresa, es algo para sentirse orgulloso de los que el sector hotelero español está haciendo en el mundo”. El consejero delegado destaca que el segundo hotel ha costado mucho en angustia y dinero. “Pero si me preguntas si haría otro hotel en Nueva York, la respuesta, sin dudarlo un segundo, es sí”.

Normas
Entra en El País para participar