Las hoteleras ultiman más ventas tras lograr 630 millones en desinversiones

Meliá quiere repetir otra megaoperación como la de junio, en la que se deshizo de ocho inmuebles por 204 millones

Azotea del NH Collection Gran Calderón (Barcelona), vendido por 125,5 millones.
Azotea del NH Collection Gran Calderón (Barcelona), vendido por 125,5 millones.

La crisis del coronavirus se encamina a su segundo aniversario y está poniendo contra las cuerdas a las grandes hoteleras, que siguen muy lejos de las cifras previas a la pandemia en precios, ocupación, facturación y beneficios. Los créditos ICO y los ERTE han servido para sostener a las empresas, pero la prolongación de un contexto sin ingresos ha disparado la deuda de las compañías y ha recortado a mínimos la liquidez.

Una de las pocas balas que les queda en la recámara es la venta de activos, que han utilizado solo de forma puntual hasta el momento. Entre las cinco mayores hoteleras (Meliá, Barceló, NH, Iberostar y RIU) han completado desde marzo de 2020 desinversiones que suman 630 millones de euros. La más importante fue la completada en junio por Meliá, que vendió ocho activos (seis de su propiedad y dos participados) a una sociedad, en la que contaba con un 7,5% del capital, por 204 millones de euros. Los otros accionistas eran Bankinter, con un 7,5% del capital, e inversores institucionales y particulares de la entidad bancaria.

Barceló ganó 165 millones por el Formentor en Mallorca y NH otros 125 millones por el Calderón en Barcelona

Tres meses después, Meliá anunció unas pérdidas de 166 millones y deslizó que sigue manteniendo como una de sus prioridades la reducción de la deuda, "contemplando la posibilidad de alguna rotación de activos adicional a la realizada en junio”. A finales de septiembre, el pasivo neto, excluido pólizas de crédito y papel comercial, era de 1.261 millones de euros, con un calendario de vencimientos que fija la devolución de 124 millones en 2022, 228 millones en 2023 o 317 millones en 2024. Para hacer frente a las posibles desinversiones, Meliá cuenta con la propiedad de 37 de los 322 hoteles (un 11,5% del total) con un valor aproximado de 3.750 millones de euros, según la última valoración realizada por Jones Lang Lasalle en 2018.

La segunda operación más importante fue la venta del hotel Formentor, propiedad del grupo Barceló, por 165 millones de euros, cerrada al inicio de la pandemia, que sí fue la más relevante si se mide el coste por habitación, ya que supuso una inversión de 1,3 millones de euros por habitación. Esa cifra se quedó muy cerca del máximo histórico alcanzado en España con la venta del hotel Villa Magna al grupo mexicano RLH Properties, que pagó en 2018 1,4 millones de euros por habitación. Desde la hotelera aseguran que no han realizado ninguna otra desinversión y que en la actualidad operan 270 hoteles en 24 países, de los que el 30% son en régimen de propiedad y cuya venta podría servir para aliviar tensiones puntuales de liquidez.

Starwood Capital compró hace un mes un hotel en Tenerife a Iberostar por 100 millones

En esa misma línea, NH vendió en junio el NH Collection Barcelona Gran Hotel Calderón por 125 millones a LaSalle Investment Management con un contrato de alquiler de 20 años, prorrogable hasta los 60 años, continuando el modelo de la hotelera propiedad de Minor de operar algunos de los hoteles que venda. El objetivo marcado para 2021 era lograr ventas por 200 millones de euros. Desde la compañía aseguran que, por ahora, no hay nada previsto, aunque reconocen que manejan posibles rotaciones de activos, siempre en operaciones en las que opere el inmueble vendido. La cartera de hoteles en propiedad estaba compuesta por 73 inmuebles, al cierre del tercer trimestre de 2021, con una valoración previa a la pandemia de 2.227 millones de euros.

Iberostar, otra de las hoteleras más patrimonialistas, también ha dado recientemente un paso inédito en su historia con la venta del hotel Las Dalias en Tenerife, cerrada el pasado 15 de diciembre, a la sociedad de inversión Starwood Capital. Con 420 habitaciones, una categoría de cuatro estrellas y una profunda reforma, el precio de la operación fue de 100 millones de euros.

RIU gastó 670 millones para comprar 19 hoteles

Compra a TUI. Asfixiado por las deudas y la falta de ingresos, TUI, el mayor turoperador de Europa, ha tenido que soltar lastre para ganar liquidez y reducir deuda. Y en su rescate ha salido RIU, que tiene el 3% del capital, con una operación sin precedentes en pandemia, por la que se hizo con la participación del 49% de TUI en 19 hoteles que operan bajo la marca RIU. El acuerdo insufló 670 millones al gigante alemán. Caixabank ha sido la entidad que ha formalizado el préstamo con RIU, a la que concederá otros 155 millones para el desarrollo de nuevos proyectos en México y Senegal.

Hotel Don Miguel. En los casi dos años de pandemia, la hotelera balear de la familia RIU solo ha vendido el hotel Don Miguel, situado en Gran Canaria, por 30 millones de euros al grupo Servatur. Ha tratado de vender otros activos en Canarias, Alemania o Panamá pero las ofertas no convencieron a la hotelera que optó por paralizar ese proceso a la espera de que la situación mejorara

Normas
Entra en El País para participar