¿Qué ha sido más rentable, el Ibex o alquilar una vivienda?

La rentabilidad media del alquiler de viviendas en España ronda el 5% en los últimos 26 años, frente a la ganancia anual del 8% del índice de la Bolsa española, incluida la retribución al accionista, desde su creación en 2009

Bolsa Vivienda Rentabilidad Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Coincidiendo con el 30 aniversario de la creación del Ibex 35, un acontecimiento clave para el desarrollo financiero español, son muchos los que se preguntan cuál ha sido la inversión más rentable de las últimas tres décadas. Encontrar una respuesta no es sencillo, pero a la hora de elegir un activo, el importe que se esté dispuesto a desembolsar y el perfil de riesgo de los inversores acaban siendo determinantes.

En un país en el que el ladrillo ha tenido y sigue ostentando un peso significativo en la economía, la inversión inmobiliaria ha jugado un papel protagonista. Según datos del Banco de España, entre marzo de 1996 y el tercer trimestre de 2021 –último periodo del que se tienen datos–, la rentabilidad media del alquiler de viviendas en España rondaba el 5%. Aunque el rendimiento es significativo, coincidiendo con la burbuja inmobiliaria la rentabilidad por alquiler llegó a rozar el 7%. Según datos del portal inmobiliario Idealista, este nivel volvió a superarse en la recta final de 2020, un periodo marcado por la pandemia y las restricciones a la movilidad que sirvió de impulso al teletrabajo.

El comportamiento del Ibex 35 en los últimos 30 años no ha estado exento de obstáculos, pero con altibajos incluido, el índice de referencia español se anota un 227%, unas ganancias que en términos anuales alcanzan el 4%.

El pobre desempeño del Ibex 35 se ve compensando con la retribución al accionista, una de las señas de identidad de la Bolsa española. Desde su nacimiento en abril de 2009, el Ibex con dividendos acumula una rentabilidad media anual del 7,95%, unos rendimientos muy similares a los registrados por el alquiler de la vivienda en los momentos de mayor furor. Pero como señalan desde BME a diferencia de la inversión inmobiliaria, la Bolsa ofrece una valoración en tiempo real, con transparencia y liquidez inmediata. Además, a través de las socimis, los inversores que quieran apostar por el inmobiliario pueden hacerlo de manera más diversificada y a precios más bajos.

La inversión en vivienda destinada al alquiler queda por tanto pareja a la del Ibex más divivendos en las últimas décadas, si bien resulta superior si se compara con la evolución del precio del índice. No hay que olvidar que la compra de una vivienda implica además la revalorización del activo y es una opción que suele preferir el inversor más conservador.

Superiores a las ganancias de la Bolsa y del ladrillo son las registradas por algunos activos refugio como el bono alemán, una deuda que en los momentos más complicados de las últimas crisis ha brillado con luz propia. A la confianza que despierta la economía de la locomotora de Europa se suma la batería de estímulos puesta en marcha por el BCE, unas medidas sobre las que han pilotado la recuperación de la zona euro en las dos últimas crisis.

Valores del Ibex 35 en el Palacio de la Bolsa
Valores del Ibex 35 en el Palacio de la Bolsa Europa Press

Junto la rebaja de los tipos a mínimos históricos –el precio del dinero continúa en el 0% desde mazo de 2016– hay que añadir los distintos programas de compra de activos. El cóctel resultante de la confianza en los fundamentales alemanes y la política monetaria ultralaxa se ha traducido en una caída en picado de los rendimientos. Las tasas negativas han dejado de ser una excepción y en caso de los países core hasta la deuda a más largo plazo ha pasado a registrar unos rendimientos por debajo del cero. Fruto de las políticas puestas en marcha por la institución europea la deuda alemana a diez años ha pasado del 7,8% al -0,05% actual. Mientras los rendimientos caen, el nominal sube y en tres décadas la ganancia anualizada que deja la inversión en el bund alcanza el 15,77%. Muy superior a la de la Bolsa española.

Siguiendo la estela de la Fed, los estímulos desplegados por el BCE han servido para revitalizar los mercados financieros. A la vez que se mantenía bajo control los costes de financiación, las medidas han actudado de impulso para las Bolsas. Tras el descalabro vivido con el estallido de la pandemia en marzo de 2020, un puñado de índices europeos han logrado en los últimos dos meses revalidar sus máximos históricos, algo que para el Ibex 35 aún queda muy lejos. El selectivo español continúa estando un 44,77% por debajo de su récord de 15.945,7 puntos que logró en noviembre de 2007. Mejor lo ha vuelto hacer el Ibex con dividendos que un mes antes de la crisis del covid logró tocar récords.

El oro no tiene rival

¿Qué ha sido más rentable, el Ibex o alquilar una vivienda?

Echando la vista atrás, no tiene competidor que le eclipse, pero invertir en él no es sencillo. Una de las formas de sacar partido a su exposición es a través de ETF. En 30 años el metal amarillo se revaloriza un 412%, al pasar de los 355,5 dólares que registraba en enero de 1992 a los 1.821 actuales. En términos anualizados, esta subida supone unas ganancias anuales del 34%, una buena muestra de cómo el oro logra sobreponerse a las correcciones del mercado, los bajos tipos de interés, así como acontecimientos inéditos como el estallido de la pandemia que supuso el cerrojazo de la economía mundial durante meses.

Normas
Entra en El País para participar