Proceso judicial

La emprendedora de Silicon Valley Elisabeth Holmes, culpable de fraude

Fue acusada de un fraude millonario tras asegurar que su empresa Theranos había desarrollado un sistema revolucionario de análisis de sangre.

Elizabeth Holmes junto a su compañero Billy Evans fuera del juzgado federal en San Jose, California
Elizabeth Holmes junto a su compañero Billy Evans fuera del juzgado federal en San Jose, California AFP

Auge y caída de Elizabeth Holmes, la emprendedora de Silicon Valley que en su día quiso revolucionar los sistemas de análisis de sangre y quien, con apenas veinte años, convenció a grandes inversores para entrar en su prometedor negocio. Un jurado de San José, California, ha declarado culpable a Holmes de cuatro de los once cargos que se le imputaban, como responsable de un engaño millonario a inversores y pacientes con su empresa Theranos, que llegó a estar valorada en 9.000 millones de dólares. La decisión puede ser recurrida.

La otrora célebre ejecutiva, que en la actualidad tiene 37 años, ha sido sentenciada por fraude electrónico y conspiración para cometer fraude electrónico. Después de escuchar durante tres meses testimonios, en muchos casos técnicos y también polémicos, el jurado no llegó a un consenso en torno a tres cargos más a los que se señalaba a Holmes.

Cada cargo puede acarrear una pena máxima de 20 años de prisión, aunque es probable que sea condenada a mucho menos, y una multa de 250.000 dólares. Además, se vería obligada a devolver el dinero a quienes hayan sido estafados.

El jurado considera que engañó a los inversores sobre su tecnología

La decisión se conoció tras siete días de deliberaciones por parte de los doce miembros del jurado (ocho hombres y cuatro mujeres). Holmes, cubierta con mascarilla en la sala como todos los asistentes, miró directamente al jurado mientras se leía el veredicto, que determinó que la ex directiva mintió a pacientes e inversores durante varios años sobre la precisión y las capacidades de los sistemas de análisis de sangre de Theranos.

De poco sirvieron las alegaciones de la ejecutiva, quien argumentaba que intentó en todo momento el éxito de la empresa y que no buscó el engaño. Además, centró su defensa en los abusos a los que supuestamente le sometió su mano derecha durante años y director de operaciones de la compañía, Ramseh “Sunny” Balwani, que fue ex pareja sentimental de Holmes.

Sistema revolucionario

La caída de la directiva desde su posición de célebre emprendedora a condenada marca uno de los descensos más dramáticos de la historia de Silicon Valley. Holmes saltó a la fama por haber inventado un sistema revolucionario para abaratar los costes de los análisis de sangre, lo que la convirtió en una estrella en los círculos del emprendimiento y en el mundo empresarial, hasta el punto de que se la comparaba con el cofundador de Apple, Steve Jobs.

La compañía Theranos, que Holmes fundó en 2003 tras abandonar la Universidad de Stanford, atrajo el interés de los inversores por el gran potencial de los supuestos análisis y convirtió a su fundadora en multimillonaria a los 31 años. Figuras como el exsecretario de Estado, Henry Kissinger, o el magnate británico de comunicación, Rupert Murdoch, invirtieron en la empresa.

La ex directiva puede ser condenada hasta a 20 años de prisión

En lugar de los test tradicionales, Holmes aseguraba que había inventado una tecnología que permitía llevar a cabo complejos análisis de sangre con solo una o dos gotas extraídas del dedo del paciente y por un cuarto del coste. Holmes citaba su propio miedo a las agujas como inspiración para el invento, como parte de un relato que los inversores y el público escucharon en su promoción del negocio. La cadena de farmacias Walgreens se asoció con Theranos para vender los test en sus tiendas.

Sin embargo, la comunidad científica comenzó a sospechar y a lanzar críticas sobre la ausencia de publicaciones por parte de la compañía, y el diario The Wall Street Journal publicó a finales de 2015 una serie de artículos de investigación en los que ponía en duda la credibilidad de los análisis de Theranos. Entre otras trampas, apuntaba que la empresa diluía las muestras de sangre de los pacientes para aumentar su volumen.

Estas acusaciones hicieron que el Departamento de Justicia de EE UU presentara cargos contra Holmes y Balwani. Debido a las sospechas de abuso, y para que no hacerlos coincidir en la sala, el juicio de Balwani se celebrará por separado en febrero por los mismos cargos que Holmes.

Durante el proceso pasaron por el estrado testigos que declararon que fueron engañados. Los testigos fueron desde ejecutivos de Walgreens y Safeway e inversores, hasta James Mattis, exsecretario de Defensa de EE UU que formó parte del consejo de administración de Theranos.

El jurado también escuchó el relato de empleados de Theranos sobre el laboratorio, que maniobraba para ocultar deficiencias de los analizadores, y de pacientes que contaron haber recibido resultados inexactos de las pruebas.

La desaparición de Theranos y la estrategia de Holmes

  • Defensa. El equipo de defensa de Elizabeth Holmes ha tratado durante el proceso de convencer al jurado de que la directiva hizo lo que pudo durante 15 años para conseguir que Theranos triunfara con sus analizadores de sangre, por lo que no debería ser castigada por no haber logrado su objetivo. “Elizabeth Holmes estaba construyendo un negocio y no una empresa criminal”, dijo su abogado. La empresa Theranos se disolvió en septiembre de 2018.
  • Abusos. Además, la empresaria ha alegado tiene problemas de salud como consecuencia del maltrato que sufrió de su ex pareja y director de operaciones de la empresa, Ramesh Balwani, quien fue también su pareja sentimental. El fiscal federal adjunto Jeff Schenk, dijo en su argumentación final que el supuesto abuso no es relevante para el fraude del que se acusa a Holmes. “No decimos que no creemos a la señora Holmes” sobre el abuso, afirmó. Al jurado le dijo que no tenía que decidir “si ese abuso ocurrió”.
  • Ranking. En el año 2015, Holmes fue calificada por la revista Forbes como la multimillonaria más joven hecha a sí misma. Protagonizó portadas de revistas y se calculaba que amasaba una fortuna de unos unos 3.600 millones por la participación que mantenía en la compañía biotecnológica.
Normas
Entra en El País para participar