Covid-19 pasará progresivamente de pandémico a endémico

4,5 % de crecimiento del PIB mundial en 2022

Covid-19 pasará progresivamente de pandémico a endémico

Nuestros principales temas de inversión para 2022 tienen en cuenta la adaptación al coronavirus, el giro hacia una política monetaria más restrictiva de los bancos centrales frente a la inflación, necesidad de hacer frente a los problemas de las cadenas de suministro, cambios en los patrones de trabajo provocados o acentuados por Covid y la transición hacia economías más verdes. Reflejan la convicción de que el gasto se desplazará hacia los servicios y que las empresas harán inversiones de capital fijo, con aumento de fusiones y eventos empresariales.

4,5 % de crecimiento del PIB mundial en 2022

Prevemos que el crecimiento del PIB mundial, 5,8 % en 2021, baje a 4,5 % en 2022. Hay que tener que los cuellos de botella en el transporte marítimo pueden tardar algún tiempo en superarse, aunque se alivien después del Año Nuevo Chino (1 de febrero).

Esperamos que el crecimiento del PIB de EE. UU. sea 3,4 % en 2022, frente a 5,4 % este año. Hay riesgos a corto plazo para el crecimiento de la Euro Zona, pero los sólidos balances de los hogares, políticas de apoyo y reducción gradual de cuellos de botella contribuirán a un crecimiento del 4,5 % en 2022 (5 % en 2021). La producción industrial alemana sigue recuperándose, a pesar de los cuellos de botella de la oferta. Su producción industrial ya aumentó 2,8 % interanual en octubre, en comparación con una caída de 0,5 % en septiembre, aunque aún 6,5 % por debajo de niveles de febrero de 2020 (antes de la pandemia). Además, esperamos que Reino Unido se expanda 4,5 % el próximo año, con baches.

En China, dada la desaceleración del sector inmobiliario y restricciones Covid, prevemos un crecimiento del PIB de 7,7 % en 2021 y 4,5 % en 2022. El crecimiento puede desacelerarse en las potencias tecnológicas de Taiwán y Corea del Sur, pero esperamos que sea del 8 % en India tras 8,1 % de 2021 y que en Japón se acelere de 1,8 % al 2,2 %, por gasto en consumo.

Por su parte, en EE. UU. las solicitudes de empleo semanales en EE. UU. han llegado a su menor nivel en más 52 años la semana y las vacantes de empleo superado los once millones. Hay que vigilar el aumento de precios de los alquileres y de salarios, que pueden ser un problema por los mercados. Esperamos que el BCE revise al alza la inflación para 2022, en la mayor cuantía hasta la fecha y que a medio plazo la mantenga por debajo del objetivo de 2 %.

Mayor divergencia de políticas monetarias de los bancos centrales en 2022.

Así que prevemos que los bancos centrales de EE. UU. en Europa aceleren la retirada de programas de expansión cuantitativa. Pero esperamos mayor divergencia en políticas monetarias de los bancos centrales en 2022. La Reserva Federal puede acelerar la reducción de su programa de compra de activos y comenzar a subir tipos de interés en junio, aunque es previsible que mantenga los tipos de interés por debajo de la inflación varios años, en parte para evitar una recesión impulsada por la deuda. Sin embargo, BCE y Banco de Japón se abstendrán de subir tipos de interés.

El caso es que habrá progresiva dispersión entre China y EE. UU. en cuanto a inflación, política monetaria, respuesta a Covid-19 e impulso del crecimiento, lo que creará oportunidades. De hecho, las acciones de la región ASEAN, baratas en términos relativos, presentan una forma de beneficiarse de la flexibilización de China para tratar de impulsar el crecimiento. Efectivamente, el banco central de China, después de que Evergrande declarase impago en sus bonos internacionales, ha tomado medidas para relajar su política monetaria, inyectando liquidez, con recorte en el coeficiente de reservas obligatorias de los bancos, señal de giro en impulso crediticio, así como de que su política macroeconómica seguirá acomodaticia en 2022.

Sobre ponderamos renta variable europea

Un crecimiento decente de las ventas, altos márgenes, lenta normalización de valoraciones y fuertes pagos en efectivo a los accionistas pueden favorecer a la renta variable en 2022, aunque el aumento de los beneficios empresariales se desacelere. Estamos neutrales en renta variable estadounidense y sobre ponderamos renta variable europea, que cotiza con descuento respecto a EE. UU.

Por su parte las acciones emergentes, a pesar de del endurecimiento de política monetaria y Covid, pueden generar rentabilidades ligeramente positivas en 2022, más por ajustes de valoración que aumento de beneficios. Ahora bien, frente a acciones latinoamericanas, las de la región ASEAN tienen mayor potencial. Japón será de las pocas economías importantes donde el crecimiento puede acelerarse en 2022 y las acciones japonesas pueden ponerse al día respecto a otros mercados desarrollados.

Tanto el S&P 500 como Stoxx Europe 6002 han logrado rentabilidades superiores al 20 % en 2021 y es poco probable que lo igualen en 2022. Nos gustan las empresas con poder de fijación de precios para proteger contra la inflación y las capaces de aumentar los pagos de dividendos de forma sostenible. Además, la inversión mundial en energía limpia sigue muy por debajo de lo que se necesita para facilitar la transición energética, lo que arroja oportunidades

Deuda subordinada del sector financiero

Estamos neutrales en bonos del Tesoro de EE. UU., como protección contra la inflación. Pero es probable que las rentabilidades reales a vencimiento sigan bajas y seguimos infraponderando deuda soberana de mercados desarrollados. Estamos neutrales en deuda de mercados emergentes en moneda local. En crédito los diferenciales de rentabilidad a vencimiento siguen relativamente estrechos y ante las perspectivas de política monetaria más estricta de la Reserva Federal, los inversores deben ser más selectivos, especialmente en deuda de alta rentabilidad. Favorecemos deuda subordinada del sector financiero y préstamos apalancados de EE. UU., que cuentan con tipo de interés variable. Estamos neutrales en deuda de alta rentabilidad Zona euro y sobre ponderamos crédito de mercados emergentes en moneda fuerte, sobre todo asiático.

Inversiones alternativas y activos reales

Las estrategias de hedge funds impulsadas por eventos pueden beneficiarse del ritmo de reestructuración corporativa en 2022, un año marcado por la racionalización de activos empresariales; como muestra la reciente venta por Nestlé de parte de su participación en L'Oréal. También vemos potencial en estrategias macro en renta fija, divisas y renta variable. En medio de las bajas rentabilidades reales a vencimiento de la deuda, vemos potencial a largo plazo en activos reales, como bienes inmuebles y capital privado.

Salvo brote prolongado Covid, los problemas de suministro pueden seguir apoyando los precios de la energía en 2022. El petróleo Brent, dada la falta de inversión e incertidumbres sobre el suministro iraní, puede alcanzar 95 dólares/barril para finales de 2022. El dólar puede mantenerse fuerte la primera parte de 2022, especialmente frente al euro. Pero el euro debe recuperarse progresivamente una vez que las subidas de tipos de la Reserva Federal se hayan descontado y la brecha de crecimiento con la Euro Zona se reduzca.

Normas
Entra en El País para participar