Aerolíneas

Volotea pide hasta 185 millones al fondo de rescate de la SEPI

Busca el reequilibrio patrimonial con un préstamo participativo tras perder dinero en 2020

Avión de la aerolínea española Volotea.
Avión de la aerolínea española Volotea.

La aerolínea española de bajo coste Volotea, con 1.350 empleados y 40 aviones, se ha sumado a lista de peticiones de socorro al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Tras las pérdidas de 2020 y un presente ejercicio en el que aún arrecia la crisis sanitaria sobre el transporte aéreo, la compañía que dirige Carlos Muñoz precisa crédito y pocas vías son más ventajosas que la de la ayuda pública en este momento crítico. Solicita hasta 185 millones en un crédito participativo.

Uno de los argumentos esgrimidos es la necesidad de reforzar su posición ante la fusión entre Iberia y Air Europa, en la que Volotea entraría como receptora de slots y rutas, según ha propuesto Iberia a la Comisión Europea. La low cost ya levantó 150 millones con aval del ICO en julio de 2020.

El Consejo Gestor del Fondo deberá analizar la situación económica y jurídica de la empresa, el impacto que ha sufrido por la Covid-19, su plan de viabilidad y las perspectivas de negocio. Volotea también tendrá que depositar garantías de devolución de esta ayuda temporal y su gestión será supervisada por el Estado en lo que se entienda como decisiones estratégicas. La financiación de operaciones con cargo al Fondo es una intervención de último recurso, una vez que se ha demostrado la imposibilidad del beneficiario de mantener su actividad sin apoyo público.

La empresa anticipa que prevé un cierre de 2021 “mejor de lo previsto” y recuerda que su crecimiento anual acumulado ha sido del 26% desde su nacimiento en 2011. Ya desde 2015 venía declarando beneficios. La firma también aclara que espera no tener que agotar los 185 millones si le son concedidos por la SEPI, que ya ha respaldado a Air Europa y Plus Ultra y que tiene también una petición de crédito de Air Nostrum. Además, han salido adelante los créditos de auxilio a Sehrs, Airtificial, Reinosa Forgings, Duro Felguera, Ávoris Corporación Empresarial, Tubos Reunidos, Rugui Steel y Hotusa.

El plazo máximo del consejo gestor para resolver esta nueva petición es de seis meses contados desde la presentación de la solicitud de Volotea. Si transcurre el plazo sin resolución, se entiende que la solicitud ha sido desestimada y cabe recurso contencioso-administrativo. De resolverse favorablemente, los directivos cobrarán la parte fija de la remuneración obtenida en 2019, quedarán prohibidas operaciones agresivas de crecimiento y se veta el reparto de dividendos.

Volotea, una de las referencias de mayor crecimiento en los últimos años en el sector aéreo español, lleva varios años con la salida a Bolsa como uno de los hitos del plan de negocio. El pasado mes de junio Muñoz declaraba que ese salto se perseguiría de nuevo en un plazo de dos a cinco años. En el capital conviven desde 2018 el equipo directivo y cinco fondos de capital riesgo: los estadounidenses Elysium y HRS Management, y los españoles Meridia Capital (dirigido por Javier Faus), Rijn Capital (engloba inversiones del empresario Rafael del Pino) y Rocinante.

Empleo y conectividad

El reequilibrio patrimonial de unas cuentas afectadas por la pandemia pasa por el reconocimiento de esta joven aerolínea como empresa estratégica, condición que dice cumplir “tanto por el número de empleos directos e indirectos que genera en España, como por el sector en el que opera”, afirma en un comunicado, “la aerolínea representa una alternativa de conectividad para millones de pasajeros europeos cada año, especialmente los insulares, que generan el 65 por ciento del tráfico de la compañía entre marzo y octubre”.

El préstamo cubriría las necesidades operativas a largo plazo después de haberse ajustado el modelo operativo y la estructura de costes. La petición llegará a la SEPI una vez que ha acometido un crecimiento importante en la producción: entre junio y septiembre operó 85 nuevas rutas y ofreció más de 3,2 millones de asientos.

El CEO y fundador de la compañía aérea, Carlos Muñoz, afirma que “tras una larga trayectoria marcada por el aumento de la actividad, la aerolínea afronta una situación que no es ajena al contexto del sector. Por ello, este crédito participativo permitiría reequilibrar el patrimonio y preparar a la compañía para su crecimiento sano en el largo plazo, así como estar en mejor disposición de afrontar las oportunidades que se nos presentan como consecuencia de la fusión Iberia-Air Europa”.

Muñoz, junto a Lázaro Ros, emprendió la aventura de Volotea una vez que ambos habían formado parte del equipo fundador de Vueling. Desde 2011 la firma ha transportado a 35 millones de viajeros.

En la actualidad cuenta con bases en 18 ciudades europeas: Alguer (apertura en 2021), Asturias, Atenas, Bilbao, Burdeos, Cagliari, Génova, Hamburgo, Lyon (apertura en 2021), Marsella, Nantes, Olbia, Nápoles, Palermo, Estrasburgo, Toulouse, Venecia y Verona.

Su flota, de 40 aviones, es 100% Airbus, con lo que ha simplificado el mantenimiento de la misma y rebaja sus costes. En busca de la recuperación, la oferta de asientos es de un 111% sobre la de 2019. Los World Travel Awards 2021 reconocieron a la española como Aerolínea Low-cost líder en Europa.

Normas
Entra en El País para participar