La palabra 'transitoria' no es lo único que debería retirar la Fed

Tanto él como sus colegas podrían jubilar otro recurso retórico poco útil: la 'forward guidance' (orientación de expectativas).

Jerome Powell, jefe de la Fed, este martes.
Jerome Powell, jefe de la Fed, este martes. reuters

El presidente de la Fed, Jerome Powell, ha abandonado la palabra “transitoria” para describir la alta inflación. Tanto él como sus colegas podrían jubilar otro recurso retórico poco útil: la forward guidance (orientación de expectativas).

Powell dijo el martes que probablemente era un buen momento para retirar el término que él y otros han usado para justificar un enfoque cauteloso de la política monetaria frente a las fuertes subidas de los precios. Es bienvenido, aunque se haya retrasado. Las interrupciones de la cadena de suministro están persistiendo mucho más tiempo de lo que Powell y su par del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, habían previsto, y sus contorsiones verbales se han vuelto cada vez menos convincentes.

Las palabras se han convertido en una parte importante del arsenal de los bancos centrales durante la última década, cuando los tipos se hundieron hasta mínimos históricos cercanos o inferiores a cero. La orientación a futuro era una forma de influir en los mercados y de sujetar los costes de los préstamos. Pero esta herramienta tiene inconvenientes cuando las perspectivas son tan inciertas como ahora. Como dijo la semana pasada el economista jefe del Banco de Inglaterra, Huw Pill, las orientaciones deben estar siempre condicionadas por la evolución de las circunstancias. Sin embargo, traders e inversores tienden a interpretar las señales de los bancos centrales como compromisos firmes y rápidos.

El supervisor británico conoce muy bien este problema. Su anterior jefe, Mark Carney, estableció un vínculo entre paro y tipos, mas luego no se comportó como los mercados esperaban cuando el desempleo cayó. Y Bailey dio un latigazo a los mercados cuando dejó inesperadamente sin cambios los tipos a principios de noviembre.

Es mucho mejor ser transparente sobre la variabilidad del pensamiento de las autoridades monetarias, especialmente cuando la economía también está así. Es cierto que eso probablemente aumente la volatilidad de los activos, pero evitaría el daño a largo plazo a la credibilidad de los bancos centrales. La habilidad en el manejo de un arma implica saber cuándo bajarla.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías