KKR tiene margen de maniobra para endulzar la oferta por TIM

Probablemente pueda pagar más sin sobrecargar su objetivo con demasiada deuda

Logo de TIM en su sede, en Roma.
Logo de TIM en su sede, en Roma. reuters

KKR podría tener que aumentar su gigantesca oferta de 33.000 millones (deuda incluida) por TIM para ganarse a los inversores Vivendi y el fondo soberano CDP. La operación parece ser ya la mayor de la historia de Europa. Pero el grupo de EE UU probablemente pueda pagar más sin sobrecargar su objetivo con demasiada deuda.

La oferta, de 0,505 euros por acción, no ha encontrado hasta ahora la oposición del Gobierno ni de los aguerridos sindicatos, mas no ha sido bien recibida por Vivendi, que posee el 24% de las acciones ordinarias y pagó una media de 1 euro por acción. Para CDP, con el 10%, el precio medio de compra se acercó a los 0,70 euros. Eso significa que el fondo podría tener que pagar más de los 10.800 millones que ofrece. Pero el competitivo mercado italiano de las telecos y la pila de deuda de Telecom Italia, equivalente a unas 3,5 veces el ebitda, implica que KKR no puede usar demasiados préstamos adicionales para financiar la operación. Además, la mayoría de los bonos de TIM no tienen cláusulas de cambio de control, así que no hay que refinanciarlos cuando se cierre la operación.

Supongamos que KKR eleva su oferta a 0,70 euros, valorando el capital en unos 15.000 millones y la empresa en algo más de 37.000 millones. Podría conseguir quizá 9.000 millones de crédito adicional, manteniendo el apalancamiento en un nivel razonable de 5 veces, es decir, unos 32.000 millones. KKR aún tendría que aportar casi 6.000 millones. Es mucho, mas no inaudito, sobre todo si otros fondos se unen a la operación. La adquisición de los ascensores de Thyssen­krupp por Advent y Cinven supuso un cheque de capital de más de 7.000 millones.

KKR también tendría formas de reducir rápidamente la deuda. Podría vender la participación de TIM en la firma de torres Inwit, con lo que podría recaudar al menos 1.500 millones, o recortar su 67% en su rama brasileña, valorada en unos 3.600 millones. KKR, que invierte a través de su fondo de infraestructuras, podría acabar optando por no usar tanta deuda. En cualquier caso, tiene cierto margen de maniobra para pagar más.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías