Airbnb amplía el blindaje a sus caseros para recuperar los siete millones de anuncios

Presenta Aircover, un seguro que amplía sus coberturas de daños o riesgos para atraer a más personas a ofrecer sus casas

Brian Chesky, consejero delegado de Airbnb
Brian Chesky, consejero delegado de Airbnb

Airbnb quiere volver al status que alcanzó poco antes de que estallara la crisis del coronavirus. En septiembre de 2019, la plataforma de alquiler vacacional alcanzó los siete millones de anuncios en todo el mundo, un máximo histórico. Desde marzo de 2020 el número de clientes se desplomó y muchos de los caseros optaron por dejar de alquilar su casa o pasarse al alquiler tradicional ante la súbita desaparición del turismo internacional.

Veinte meses después del inicio de la pandemia, el consejero delegado de Airbnb, Brian Chesky, presentó en un vídeo las principales novedades de la compañía para afrontar la época posterior a la pandemia y la vuelta a la normalidad. Y el principal cambio se llama Air Cover. “Es un seguro que incluye las coberturas que ya tenían nuestros caseros, como el seguro de responsabilidad de hasta un millón de dólares; el seguro de protección frente a daños de un millones de dólares y la protección frente a pérdidas de ingresos. A ello le hemos sumado otras coberturas: la plataforma le cubre los daños que puedan producir las mascotas, las limpiezas profundas de la vivienda por el uso de las mismas y también amplía a 14 días el plazo para notificar daños, sin necesidad de tener que hacerlo entre un cliente y otro”, aseguró Chesky en su intervención.

Los cambios también afectarán a la oferta en Airbnb. El consejero delegado avanzó que en el catálogo de casas ahora se incluirán cuatro nuevas categorías (alojamientos vinculados al ski, viviendas remotas, de lujo y singulares) y que se amplia de seis a doce meses el período de antelación en el que se pueden hacer las reservas.

Chesky también avanzó que cada anuncio incluirá una verificación de la velocidad de la red wifi, ante las numerosas peticiones recibidas por clientes que buscan casas para combinar teletrabajo y ocio, y que entre las opciones de búsqueda también se han habilitado filtros (para ello se han revisado hasta 25.000 alojamientos) para que las personas con discapacidad puedan encontrar domicilios con entradas sin barreras arquitectónicas. Otra de las mejoras se refiere al motor de traducción, de tal manera que se ha mejorado la traducción de hasta cinco millones de anuncios en 62 idiomas diferentes y de 500 millones de comentarios ligados a esos domicilios.

Normas
Entra en El País para participar