Calviño insiste en que la reforma laboral condiciona 12.000 millones

La vicepresidenta primera cree que hay voluntad para firmar un buen acuerdo

Nadia Calviño, este jueves, durante una reunión con los empresarios locales en la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO).
Nadia Calviño, este jueves, durante una reunión con los empresarios locales en la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO). EFE

La negociación de la reforma laboral enfila su fase decisiva de diálogo, y, en este sentido, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, aseguró que va camino de lograrse “un buen acuerdo”, que será un hito para reescribir la siguiente página y que es "clave para lograr 12.000 millones de euros" procedentes del plan europeo de recuperación, dotado con 140.000 millones de euros. Y señaló, durante su intervención en el acto de clausura del XX Congreso de Directivos CEDE, organizado en Córdoba, que la reforma laboral ha de mirar al futuro para “erradicar la precariedad” a la vez que favorecer la competitividad de las empresas.

Según Calviño, España alcanzará en 2022 velocidad de crucero, pero para ello “todos tenemos que remar en la misma dirección”, ya que “tenemos un buen plan de recuperación, recursos y la determinación para llevarlo a cabo entre todos”. También resaltó que la fase de recuperación está en marcha, y va de menos a más, ya que desde el mes de marzo se aprueban “medidas sin precedente para proteger el tejido productivo y las rentas de las familias”. Y comparó la presente crisis económica, desatada por la pandemia, con la crisis financiera de 2008, en la que “se tardaron 10 años en recuperar la actividad que había y 12 años en recuperar el empleo, con una importante caída de la inversión pública y privada”.

En este sentido, resaltó la respuesta coordinada para hacer frente a la actual crisis, y la recuperación del empleo como uno de los síntomas más importantes, a la vez que los ingresos fiscales, la protección a colectivos más vulnerables y la inversión. Por ello, el siguiente reto, apuntó la ministra, es “aprovechar bien los fondos europeos de recuperación”, ya que estamos “en la senda de antes de que nos golpease la anterior crisis financiera de la que no nos habíamos recuperado cuando nos golpeó este virus”.

Para Calviño, el termómetro que marca este avance es el mercado de trabajo, “y la tendencia es positiva”, ya que la afiliación a las Seguridad Social “nos confirma los 20 millones de ocupados, como las 190.000 personas en ERTE, con la perspectiva de que se siga acelerando su salida en el mes de noviembre”.

También remarcó que el empleo se encuentra al mismo nivel que en la prepandemia. Por tanto, es importante, agregó, que la recuperación sea “fuerte, sostenida y justa, y no un rebote”.

 

 

Normas
Entra en El País para participar