El alza de costes obliga a los exportadores a recortar márgenes y parar produccion

El precio de las importaciones encadena cinco meses con alzas superiores al 8%. Sidenor, Fertiberia o Ferroatlántica paralizan fábricas

El alza de costes obliga a los exportadores a recortar márgenes y parar produccion pulsa en la foto

El alza del precio de la energía en todo el mundo, con el gas natural en máximos y el petróleo recuperando niveles de 2018 al rozar los 85 dólares por barril, ha disparado los costes de las empresas que operan en países que dependen de otras naciones para abastecerse, como es el caso de España (solo produce el 0,4% de la energía que consume). Si a ese obstáculo se le une el hecho de que el precio de los fletes marítimos (los contratos que se firman para mover mercancías por mar en contenedores) se ha quintuplicado en lo que va de año, por el exceso de demanda y el efecto acaparamiento de contenedores de China, y que el coste de las materias primas se ha disparado por la falta de oferta, la industria exportadora española afronta la tormenta perfecta, resaltan fuentes del sector.

Los importantes márgenes que ha logrado la industria por el récord exportador de 2021 están siendo ‘devorados’ por ese incremento de los costes para comprar energía y bienes a terceros países. Los últimos datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, correspondientes al mes de agosto, reflejan cómo en el acumulado entre enero y agosto, los precios de las importaciones energéticas se han disparado un 31,7%, con alzas superiores al 43% desde abril a agosto, mientras que el coste de las importaciones no energéticas ha avanzado un 5% de media, con subidas superiores al 8% en los últimos cinco meses.

Antonio Bonet, presidente del Club de Exportadores e Inversores Españoles, avanza a Cinco Días que los márgenes de las empresas se están viendo recortados por el alza del precio de la luz y la falta de suministro de materias primas. “Están asumiendo parte de los aumentos de costes a base de reducir márgenes. Solo una parte pequeña se está empezando a trasladar la subida a los precios finales”, recalca.

El precio del flete marítimo se ha quintuplicado y castiga a las que compran en China

Inflación consolidada

Bonet cree que esa tormenta perfecta está afectando a todos los países del entorno y que el verdadero problema para España puede producirse en las próximas semanas si se consolida una inflación superior a la del resto de países de Europa. “La adopción de medidas como el incremento del salario mínimo interprofesional, la indexación de las rentas a la inflación, el incremento de las cotizaciones a la Seguridad Social o las subidas de impuestos incluidas en los Presupuestos Generales de 2022 no favorecen al sector exportador”, añade.

La industria química es una de las más importadoras, junto a los bienes de equipos, y algunos subsectores son electrointensivos, con lo que el impacto negativo de este año es doble. Juan Antonio Labat, director general de la patronal química Feique, reconoce que las decisiones para compensar el alza de precios son distintas en función de la actividad. “La subida de precios de detergentes, cosmética o pintura, que generalmente son productos acabados que vienen de China, no se ha podido trasladar al precio final porque perdían capacidad para competir en el mercado nacional, por lo que las empresas han optado mayoritariamente por trasladarlo a márgenes, mientras que otras actividades, como los fertilizantes, han tenido que parar producciones ante un encarecimiento del precio del gas sin precedentes”, dice.

Las empresas alertan del impacto negativo de la subida de salarios e inflación

Es el caso de Fertiberia, que ha tenido que reducir a la mitad la producción de amoníaco y urea en la fábrica de Puertollano ante el imparable crecimiento del coste del gas. Pero la primera exportadora que optó por cerrar temporalmente la producción fue Sidenor, que decidió a mediados de octubre dejar de producir aceros especiales durante 20 días por el “desorbitado” precio de la tarifa. De los 60 euros por megavatio hora que pagaba en 2020 ha pasado a pagar 260 euros. Luego le siguieron Ferroatlántica o Asturiana de Zinc, que optaron también por ajustes de producción.

Impuesto hidrocarburos

El director general de Feique remarca que la química, como parte de la industria electrointensiva, mantiene negociaciones con el Ministerio de Transición Ecológica para que apruebe un paquete de ayudas similar al que se aprobó con el recibo de la luz para los consumidores de gas. “El objetivo debe ser reducir peajes y costes regulados de forma temporal hasta que el mercado recupere la normalidad. A esa medida regulatoria le debería acompañar alguna fiscal como la reducción del impuesto de hidrocarburos”, recalca Labat.

La automoción pierde un 20% de la producción y de la exportación

Microchips. El efecto acaparamiento de China de los microprocesadores para coches provocó un arranque de año inédito para la industria de la automoción, con un frenazo en la producción que arrancó en marzo de 2021. Las fábricas han llegado a acumular cientos de miles de vehículos ensamblados a la espera de que el suministro de esos componentes se restablezca. No solo no se ha producido esa recuperación de la normalidad, sino que se ha solapado con el bloqueo del tráfico marítimo, el alza de los fletes y la carestía de las materias primas, que aún persisten.

Pérdida. Ese escenario ha llevado a que la industria de la automoción haya perdido dos tercios de su producción y de su exportación en apenas seis meses. De las 226.958 unidades que fabricaba en marzo de 2021 se pasó a 68.038 en agosto, mientras que de las 199.679 coches que exportaba a terceros países en marzo se bajó a 63.351, un 68,2% menos. El alza de producción y exportación en septiembre mejoró esas cifras. En ese mes se fabricaron 178.055 vehículos, un 22% menos que en marzo, y se vendieron a otros países 163.978 unidades, un 18% menos que en marzo.

Normas
Entra en El País para participar