Valor a examen

Las dudas salpican a Fluidra tras subir el 380% en la era Covid

La compañía frena el rally que la condujo a máximos históricos, aunque el mercado sigue confiando en el crecimiento presente y futuro del negocio.

Laguna panorámica situada en la zona termolúdica de Caldea construida por Fluidrarn
Laguna panorámica situada en la zona termolúdica de Caldea construida por Fluidra

Fluidra ha tenido una semana de sobresaltos, con la combinación de fuertes pérdidas y ganancias. La compañía de equipamientos de piscinas y wellness había tocado máximo histórico este mes después de acumular una subida del 380% desde mínimos de marzo de 2020. El inicio de la pandemia catapultó la acción y el negocio, con un beneficio que el pasado ejercicio fue 11 veces superior al de 2019.

Para los analistas el freno al rally de las últimas sesiones tiene que ver con la valoración alcanzada. “Ha tenido un comportamiento meteórico”. “Es difícil encontrar argumentos que sostengan tal subida”, comenta Alberto Roldán, socio de Divacons Alphavalue. El experto argumenta que “los márgenes son buenos”, pero que “el ritmo de generación de caja no es tan alto”. “Ha adquirido un gran tamaño, pero hay dudas sobre los fundamentales a futuro y de su capacidad de seguir siendo rentable”, añade.

Roldán sostiene que Fluidra se ha visto en este tiempo favorecida también por “la fiebre de la ESG o sostenibilidad”. “Los ETF y fondos de infraestructuras de impacto se han fijado en este tipo de ideas, y han incluido en sus carteras a valores mid y small caps como Fluidra”.

La decisión del primer accionista de la compañía, Piscine Luxembourg Holdings, de vender el 5,1% del capital a mediados de septiembre ya fue un aviso sobre el rally del valor. Javier Molina, portavoz de eToro en España, coincide en señalar que Fluidra está dando muestras de agotamiento. “Quizás lo mejor ya se ha visto. Los resultados son buenos y el crecimiento que muestra también, pero los fundamentales ya están recogidos en el precio”, dice. El experto añade que la atención está puesta en el futuro, y con un PER de 2021 de casi 40 veces, la empresa, en su opinión, está cara. “Ha corrido mucho, pero la opción no es vender”, explica Molina, que realiza dos tipos de recomendaciones: “Si tuviera acciones mantendría, y si no, esperaría para entrar”.

Bestinver acaba de mejorar el consejo de Fluidra de vender a mantener, y sitúa el objetivo en un rango de entre 35 euros y 36,5 euros, que implica un potencial de revalorización de hasta el 7%. “Dada la trayectoria en 2020 y 2021, las favorables perspectivas del sector para 2022 y el nuevo plan estratégico de Fluidra, descartamos nuestras preocupaciones por el momento”, señala.

Bestinver explica que la compañía “tiene visibilidad a largo plazo” y destaca su “fuerte posición competitiva tanto en Europa como en América del Norte”, “lo que debería seguir apoyando el precio de la acción, a pesar del nivel alcanzado”. “Dada la confianza que genera la gestión del negocio y la creciente exposición en Estados Unidos, con mercados más estables, consideramos que la valoración podría mantenerse en el futuro previsible”, asevera.

Fluidra había sobrepasado el objetivo medio que le otorgaba el mercado (37,70 euros) al alcanzar récord en 38 euros. Aun así, y a pesar de la ganancia que acumula, hay firmas que en las últimas semanas han elevado la valoración por encima de los 40 euros. Es el caso de Berenberg y JP Morgan, que le otorgan más del 25% de potencial sobre la cotización del viernes.

Berenberg considera que los resultados del primer semestre (triplicó el beneficio del mismo periodo de 2020) y la reciente compra de la estadounidense SR Smith (SRS) “muestran que tanto los motores orgánicos como inorgánicos del negocio funcionan a la perfección”. Pero también reflexiona sobre el devenir de la empresa y considera que la principal incógnita es si podrá seguir creciendo a un ritmo tan fuerte con la pandemia remitiendo.

Las perspectivas que maneja la propia Fluidra son positivas. De hecho, ha incrementado sus estimaciones para el conjunto de 2021, que en el caso del crecimiento de las ventas pasan del 37% al 42%, frente al rango anterior del 35% y 40%.

Con Fluidra cotizando sobre los 36 euros a principios de agosto, y tras conocer el balance financiero del primer semestre, Citi dijo que el precio de la acción no reflejaba el crecimiento y la generación de caja; elevó el objetivo de 24,4 euros a 40,4 euros.

Un año pleno de buenos argumentos

Negocio. Fluidra es uno de los valores de mayor protagonismo en el año, y sin embargo uno de los menos seguidos por los analistas, algo que en palabras de Alberto Roldán, de Divacons Alphavalue, resulta un “tanto curioso”. La subida del valor, sin embargo, se ha producido con alta participación de los inversores; en lo que va de año se han movido 140 millones de acciones, un 190% más que en todo 2020, según datos de BME. Su capitalización ha superado los 6.600 millones, que está por encima de bancos como Sabadell y Bankinter. En el año conserva un alza superior al 60%.

Respaldo. En el pasado marzo S&P mejoró la calificación crediticia de Fluidra desde BB a BB+ y mantuvo la perspectiva estable. También en ese mes se incorporó al Ibex en sustitución de Bankia, absorbida por CaixaBank.

Dividendo. La fabricante de piscinas y equipos de wellness ha elevado un 90% el dividendo este año, hasta los 0,4 euros. El primer pago de 0,2 euros se abonó en julio, y los otros 0,2 euros se harán efectivos el 3 de noviembre.

Normas
Entra en El País para participar