La caída del turismo mantiene la compra de vivienda lejos del nivel precovid en 18 provincias

Santa Cruz de Tenerife, Alicante y Baleares son las más atrasadas

Un total de 34 regiones han recuperado las cotas de 2019

Los datos oficiales publicados a lo largo de los últimos meses muestran cómo el sector residencial, sumido en una fuerte hibernación durante el periodo más duro de la crisis sanitaria y económica del Covid-19, comienza a recuperarse. Sin ir más lejos, las cifras de transacciones inmobiliarias correspondientes a julio de 2021, dadas a conocer la semana pasada por el INE, sobrepasaron en un mes las 50.000 operaciones por primera vez en 13 años, un alza fruto de la demanda embalsada del confinamiento. Sin embargo, de acuerdo con los últimos datos de la tasadora UVE Valoraciones, dados a conocer ayer, la recuperación entre provincias dista mucho de ser homogénea, con regiones como Santa Cruz de Tenerife, Alicante, Baleares o Málaga todavía muy lejos de las cifras prepandémicas.

La información recabada por la sociedad de tasación, con datos a cierre del segundo trimestre de 2021, revela que un total de 18 provincias –cerca de un tercio de toda la geografía española– siguen muy por debajo de los niveles previos al Covid-19. En Tenerife, la variación de las compraventas respecto al mismo periodo de 2019 es de un -25,45%, cifra que cae al -21,4% en el caso de Ceuta, al -16,6% en Alicante y al -13% en Baleares.

El análisis concluye que “las provincias con mayor incidencia de turismo, especialmente extranjero, están teniendo más problemas para llegar a niveles previos a la pandemia”. No sorprende este dato, explican desde UVE Valoraciones, “si se tiene en cuenta que el sector turístico ha sido una de las grandes víctimas de la pandemia”.

En efecto, otras regiones con fuerte dependencia de esta actividad, como Castellón, Málaga, Las Palmas o Huesca, también anotan variaciones negativas que oscilan entre el 3% y el 12%. Por el contrario, otras provincias tradicionalmente más dependientes de la demanda interna, como Cáceres, Huelva, Lérida, Zaragoza, Zamora, La Rioja o Córdoba, registran alzas positivas de más del 20%. A la cabeza están Ciudad Real y Palencia, que superan el 30%.

Por su parte, los dos grandes mercados del país, Madrid y Barcelona, registran variaciones positivas del 14,6% y de casi el 3%, respectivamente. En total, son 34 provincias las que ya han recuperado la actividad anterior a la pandemia.

Los datos a nivel nacional, en opinión de Germán Pérez Barrio, presidente de UVE Valoraciones, permitirían pensar que la recuperación del sector inmobiliario previo al confinamiento es ya un hecho y que las transacciones de vivienda residencial solo sufrieron cierto retraso durante el año más duro de la pandemia. “Sin embargo, extrapolar los datos por provincias nos ha permitido descubrir que la realidad se aleja mucho de esa interpretación y que existen zonas en España en las que hablar de recuperación es todavía una utopía”.

La información oficial disponible hasta la fecha muestra que el segundo trimestre de 2020 las transacciones inmobiliarias se contrajeron más de un 42% en comparación con los meses de abril y junio de 2019. Por ahora, hasta el mes de marzo, la recuperación durante este año ofrece un repunte de casi el 5% también en comparación con el año 2019. Falta por ver el comportamiento del mercado a lo largo del segundo y tercer trimestre del año, marcados por unas menores restricciones a la movilidad y por el flujo del ahorro forzoso.

Mayor esfuerzo

A la espera de ir conociendo datos fidedignos de los últimos meses, Sociedad de Tasación, otra de las firmas del sector más conocidas de España, hizo público también ayer su informe de tendencias durante el tercer trimestre. En él se recoge cómo el esfuerzo inmobiliario, medido por la cantidad de años en los que una persona debería destinar la totalidad de su salario para poder adquirir una vivienda media en propiedad, ha subido hasta cotas no vistas en más de un lustro. Así, entre julio y septiembre, un ciudadano medio tendría que reservar 7,7 años de sueldo para poder comprar una casa.

El informe, a su vez, detalla que el precio medio del conjunto de la vivienda nueva y usada ha experimentado un moderado incremento anual del 0,1% hasta situarse en los 1.682 euros por metro cuadrado en junio. A su vez, durante el primer semestre se ha registrado un crecimiento del 0,4%. A nivel general, por ello, se observa una tendencia a la estabilización, con una variación próxima al cero.

Gesvalt, otra de las empresas del sector, constató también ayer un aumento del precio de la vivienda del 3,9% entre julio y septiembre respecto al mismo periodo de 2020. De esta forma, se consolida la tendencia alcista de los precios registrada en los últimos cuatro trimestres, con una media de 1.441 euros el metro cuadrado en todo el territorio. Los expertos de Gesvalt también pronostican una estabilización del precio de los inmuebles en los próximos 12 meses.

Normas
Entra en El País para participar