Presidente de Microsoft España

Alberto Granados: "La nube de Microsoft va a ayudar a dinamizar el tejido industrial español”

“Según IDC, nuestra región cloud generará unos 15.000 millones de ingresos en cuatro años”

“Soy optimista con nuestro negocio; solo nos puede frenar la falta de profesionales para abordar proyectos

Alberto Granados asumió la presidencia de Microsoft España este julio.
Alberto Granados asumió la presidencia de Microsoft España este julio.

Desde el pasado 1 de julio Alberto Granados es el nuevo presidente de Microsoft España. Un cargo que asume tras llevar 25 años en el gigante tecnológico -12 fuera de España- desempeñando diferentes cargos en Latinoamérica, Asia-Pacífico y Japón. El último, el de responsable de alianzas estratégicas con grandes clientes a nivel global.

¿Qué escenario se ha encontrado al tomar las riendas de Microsoft España?

El entorno es muy favorable. El negocio del cloud está creciendo un 22% en el mercado y la nube de Microsoft está ganando cuota de mercado. Además, hemos cerrado alianzas con multinacionales españolas que son estratégicas. Con Repsol, un acuerdo para renovables, con LaLiga otro para desarrollar capacidades digitales para gestión de fans y fans engagement, que son aplicables a otras industrias, con Pescanova para optimización de la acuicultura, y con Prosegur otro muy avanzado de co-creación de tecnología para ayudarles a gestionar cámaras de seguridad a gran escala con aplicación de la inteligencia artificial. Todos ellos son acuerdos que ayudé a cerrar desde mi posición anterior.

¿Cuáles son sus prioridades al frente de la filial?

Una, sin duda, impulsar el cloud, porque es la tecnología que posibilita la economía de escala. La nube y la reciente puesta en marcha de nuestra región cloud en España es una grandísima oportunidad. Para nosotros y para nuestros partners y clientes, pues va a generar una dinamización del tejido industrial, del mercado en general. Según IDC, la nube de Microsoft generará unos 15.000 millones de euros nuevos de ingresos de manera conjunta en los próximos cuatro años y alrededor de 50.000 puestos nuevos de trabajo. Tenemos 11.000 partner en España y el mismo informe dice que por cada dólar que nosotros generamos, ellos generan siete. Tenemos ante nosotros una enorme oportunidad de enriquecer el tejido industrial a través del cloud que no debemos desaprovechar.

¿Y las otras?

La ciberseguridad, la sostenibilidad, el trabajo híbrido y la generación de empleo. Con el cloud llegan responsabilidades de ciberseguridad, porque la digitalización va a penetrar en múltiples sectores industriales y es preciso crear entornos de protección a ataques de ciberseguridad. Es una pieza clave que deben tener en cuenta todos los CEO. Para nosotros es una absoluta prioridad, y por ello hemos trabajado con el Gobierno para homologar nuestra nube con el Esquema Nacional de Seguridad, y a nivel global estamos invirtiendo cerca de 20.000 millones de dólares en ciberseguridad.

 La sostenibilidad abre un nicho lucrativo para Microsoft.

Como empresa tecnológica tenemos una responsabilidad. Nuestros datacenter -tenemos más de 156 en todo el mundo- utilizan ya 100% energías renovables, y nuestra meta es ser negativos en carbono en 2030 y en 2050 eliminar todo el carbono que generamos desde la creación de la compañía en 1975. Es una apuesta ambiciosa y compleja, porque hay que ver no solo como dejamos de emitir carbono sino cómo lo eliminamos, y hay todo un movimiento de I+D y de proyectos en marcha en la compañía que quiero trasladar al mercado español para ayudar al sector público y privado. Tenemos una iniciativa, AI for Earth, que se apoya en nuestra plataforma Azure, con proyectos donde ayudamos, por ejemplo, a optimizar la actividad de los parques eólicos con inteligencia artificial. También hemos lanzado una computadora planetaria, con cerca de 10 petabytes de información y numerosas APIs que podrían ayudar a startups españolas a crear proyectos de investigación en sostenibilidad. Quiero dejar claro es que la sostenibilidad no es márketing para Microsoft. Hemos lanzado una calculadora de sostenibilidad para ayudar a nuestros clientes a controlar sus cadenas de suministro e ir controlando en tiempo real sus planes de reducción de emisiones. También trabajamos mucho en la arquitectura de servidores y de los centros de datos, de modo que cuando una empresa mueve un datacenter tradicional a nuestra nube está reduciendo emisiones en alrededor de un 98%. Y también nos hemos comprometido a desarrollar todo nuestro código con algoritmos verdes, para que cuando se ejecute no provoque un alto consumo eléctrico y altas emisiones.

¿Cómo planea Microsoft ayudar a generar empleo?

El 45% de las compañías en España nos dicen que tienen un gap de habilidades digitales, que les impide acelerar sus proyectos digitales. Es clave el reskilling y la formación ante el reto digital que tenemos delante. En España, más de un millón de personas recibieron formación de Microsoft con nuestros cursos online gratuitos durante la pandemia. Y la combinación con LinkedIn, como parte de la compañía, con 14 millones de usuarios en España, abre una gran oportunidad. Podemos acercarnos a las comunidades autónomas para hacer un Economic graph, y que a través de LinkedIn conozcan qué gaps de capacidades digitales tienen sus empresas e instituciones públicas y ofrecer la formación necesaria para solventar esas faltas. Quiero ser muy quirúrgico en cómo ayudamos a la generación de empleo, pues aunque aún seguimos teniendo ese gap de skills especializadas, España es el cuarto país, detrás de Alemania, Reino Unido y Francia, en desarrolladores de nube. El 10% de Europa está en España, con lo que no deberíamos tener ningún complejo. Somos un país que tenemos muchísima capacidad, pero no es suficiente. Yo creo que el centro de inteligencia artificial que acabamos de anunciar que abrimos en Barcelona va a ser también un ejemplo de dinamización, colaboración con universidades y con el sector privado.

“Microsoft habilita su plataforma para que los clientes desarrollen capacidades digitales, pero no comercializa el dato ni compite con ellos, y eso es algo que nos diferencia”

¿Cómo ve el futuro del trabajo tras la pandemia, dado que su empresa es líder en puesto de trabajo?

El trabajo híbrido es el cambio cultural más importante que ha tenido esta generación; ya no es un lugar sino una actividad y cada empleado quiere elegir dónde y cómo la desempeña, y este es un toque de atención a muchas empresas, que deben ver qué hacen para que eso sea un mecanismo de retención y atracción de talento. Nosotros tenemos varios labs analizando qué está ocurriendo, y nuestros análisis nos dicen que el 73% de las personas elevan su productividad con el trabajo híbrido, pero que el 67% desearía trabajar más en contacto con la gente. Surge lo que llaman la paradoja del trabajo híbrido, ver cómo logras conciliar una cosa con otra. En España, el 83% de las empresas están ahora preparadas para un trabajo híbrido, frente al 15% antes de la pandemia. Y hay todo un ejercicio que hacer de reflexión para ver cómo abordamos esta cuestión que está aquí para quedarse.

¿Y qué rol puede jugar Microsoft?

Estamos trabajando para que Teams, que tiene ahora cerca de 250 millones de usuarios activos por mes a nivel global, no sea solo una plataforma de conexión remota, sino una plataforma de colaboración para utilizar cada día en diferentes roles: para co-crear, para interactuar con tu equipo, para motivar… Por ello estamos impulsando que Teams sea una plataforma donde terceros puedan integrar aplicaciones, y donde añadir capacidades de aprendizaje, socialización y salud mental. Hemos analizado cuál es el impacto que tiene en tu cerebro cuando trabajas en reuniones en remoto y hemos sacado en Outlook la opción de crear una pausa de 5 minutos entre reuniones para que la gente no se queme. También hemos anunciado Viva, una plataforma con soluciones que, apoyándose en inteligencia artificial y anonimizando los datos, ayudan a las empresas a entender cómo interactúan sus empleados entre sí, a como enganchar más con ellos y crear dinamismo a nivel social. Creemos que toda la parte de formación es el nuevo activo de las empresas y, por eso, integrar formación con Teams y Viva es clave. Si lo hacemos bien, hay muchas empresas que van a conseguir atraer talento, retenerlo, motivar a los empleados, ganando un capital activo y diferenciador.

Microsoft Iberia facturó 529,1 millones en 2020, un 39% más. ¿Cómo va este año?

No podemos dar datos locales, pero sí que estamos creciendo por encima del mercado y ganando cuota de mercado a nuestros competidores. Veo una oportunidad muy grande porque se está acelerando la digitalización y los fondos de recuperación europeos van a ayudar mucho a ello. Microsoft y sus partners estamos haciendo inversiones en gente y en formación constantemente y el aire que se respira es de optimismo. Lo que nos puede parar somos nosotros mismos; el hecho de que no tengamos suficientes profesionales para abordar los proyectos. Y ahí podemos ayudar muchísimo en crear esas capacidades, en formar a la gente, en crear iniciativas dinamizadoras como la región cloud y el hub de inteligencia artificial de Cataluña y otras muchas que vendrán.

¿Planea Microsoft hacer más inversiones en España? ¿Abrir nuevos centros?

La región cloud que anunciamos supone una inversión de cientos de millones dentro de España para crear una nube que incluye las capacidades de Azure, Microsoft 365 y de Dynamics 365. Es una grandísima inversión que conlleva acuerdos con socios locales con los que estamos trabajando para que esa nube se aproveche. Ahora mismo somos la empresa de cloud que más invierte en regiones, en presencia local. También el anuncio del hub de IA en Barcelona atraerá talento global y local. El centro, que incluirá científicos de datos, ingenieros de software…, se centrará fundamentalmente en web experience y todo lo que tiene que ver con search (búsqueda), que está integrada en todas nuestras plataformas (Bing, Office, Azure, Maps), y que requiere una constante innovación en inteligencia artificial y Deep learning. El anuncio ha tenido tan buena acogida que estamos acelerando las contrataciones y en enero ya tendremos cubiertas las primeras 30 posiciones y empezaremos a operar. El objetivo es crecer hasta 100 en los próximos 18 meses. Ya hay muchas conversaciones con universidades, con diferentes agentes de la industria, con el Gobierno para ver cómo utilizar todas las capacidades del centro y todo ese know how para crear un efecto multiplicador. Estamos convencidos de que crear ese músculo de gente muy potente en IA y en data en el país atraerá mucho más talento a España y será un dinamizador de la economía del dato.

Microsoft anunció su región cloud en España de la mano de Telefónica. ¿No planea crear sus propios centros de datos en el país como Amazon, por ejemplo?

No podemos dar detalles todavía.

¿Todavía? ¿Eso quiere decir que sí lo harán más adelante?

(Risas). Lo único que puedo decir es que es una región con tres centros de datos. Y que hay diferentes acuerdos en marcha.

Con las regiones cloud en España de Amazon, Google, Microsoft y ahora IBM se abre una batalla brutal para captar negocio.

La creación de las nubes en España de todas estas empresas es algo que me alegra mucho. Que todos estemos invirtiendo en el país es una excelente noticia y creo que la competencia es sana.

¿Y cuáles serán sus armas para ganar mercado?

Cuatro, que nos van a hacer un jugador de confianza. Inversión en un fuerte tejido de partner (tenemos 11.000 y una división destinada a cuidarles y a desarrollar acuerdos estratégicos con ellos) y un compromiso firme con la privacidad y seguridad del dato. Es importante destacar que Microsoft se posiciona como jugador de nube que no comercializa el dato. Nosotros habilitamos la plataforma a nuestros clientes para que puedan desarrollar capacidades digitales, para que puedan desarrollar propiedad intelectual, pero no competimos con ellos. Eso es algo fundamental. Las otras dos: nuestro compromiso con los modelos abiertos para que cualquier jugador pueda estar en nuestra nube y el compromiso con la innovación constante. Pondremos a disposición de nuestros clientes soluciones para hacer realidad una industria 4.0, para crear gemelos digitales en fabricación, para detectar cáncer aplicando la inteligencia artificial. Pondremos en manos de los clientes soluciones para que la adopción digital sea más rápida, porque los plazos que se manejaban en un proyecto tradicional ya no tienen nada que ver con los de un proyecto de transformación digital.

Alberto Granados: "La nube de Microsoft va a ayudar a dinamizar el tejido industrial español”

¿Cómo ve la digitalización en España? ¿Y qué opina del Plan Digital 2025 del Gobierno?

Creo que hay excelentes iniciativas y estamos colaborando con las comunidades autónomas y con diferentes agentes del gobierno, como la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, para convertir a España en una referencia en estandarización en el intercambio de datos y en inteligencia artificial. Estamos muy interesados en colaborar activamente en todo lo que tiene que ver con la regulación de la privacidad y la ciberseguridad. En mayo anunciamos el plan Microsoft EU data boundary, con el que aseguramos la soberanía del dato en Europa. Queremos garantizar que la información no sale de Europa en ninguna de nuestras nubes. Esta iniciativa nos diferencia de otros jugadores y es un tema muy importante de cara a las empresas. También hemos puesto sobre la mesa lo que llamamos Defending your Data, que es nuestro compromiso ante cualquier cliente de que ante un requerimiento de compartir información por parte de cualquier gobierno, nosotros nos opondremos.

¿Qué impacto pueden tener los fondos europeos en el negocio de Microsoft en España? ¿han presentado ya algún proyecto concreto?

Estamos ayudando a nuestros partners y trabajando con diferentes empresas en el entorno sanitario y de digitalización general, y en iniciativas de estandarización de datos en el entorno de manufactura. Nuestro objetivo es ser un catalizador y ayudar sobre todo a las pymes a que recorten la brecha digital.

¿Ve una oportunidad clara de que España se convierta en el hub digital del sur de Europa?

Totalmente. Por lo que le decía de que el 10% de los profesionales certificados en nube en Europa están en España, por la apertura de regiones cloud y por la llegada de nuevos cables internacionales al país, que mejoran enormemente las comunicaciones. Todo ello va a ayudar a generar empleo. También, la oportunidad que trae el 5G al país, con más capacidad local en el edge y en innovar en soluciones que requieren baja latencia para el mercado empresarial y de consumo.

Habla mucho de empleo. ¿Microsoft está generando también empleo internamente?

Sí, desde el 1 de julio hasta ahora hemos creado 45 puestos de trabajo y tenemos 17 posiciones más abiertas. Si a eso le añadimos las 30 del hub de IA de Cataluña, en breve superaremos los 900 empleos en España, cuidando los aspectos de diversidad e integración.

El hub de IA de Barcelona atraerá talento global y local. En enero tendremos cubiertas las primeras 30 posiciones y empezaremos a operar. 

Cómo ve la cada vez más compleja relación de las big tech y los gobiernos (UE, EE UU, China…) Ustedes se van librando, pero Amazon, Google, Facebook y Apple tienen abiertas investigaciones en varios países. ¿Es preciso atar más en corto a los gigantes tecnológicos?

No sé si hay que hablar de atar más en corto. Sí puedo decirle que nuestro compromiso es colaborar con los gobiernos tanto como sea necesario, y un ejemplo es el EU data boundary, uno de los compromisos más grandes llevados a cabo en el mercado. Hacia final de año tendremos todas nuestras nubes con la garantía de que ninguna información sale de Europa.

Pero ahí está usted refiriéndose a temas de privacidad. Yo hablo en general, en cómo estas empresas están amasando cada vez más poder. La semana pasada el Financial Times revelaba un informe que mostraba cómo las mayores empresas del mundo se han hecho con rivales más pequeños a un ritmo récord, lo que puede derivar en menos competencia e innovación.

Yo creo que el aproach te Microsoft es diferente. Si hacemos adquisiciones es para adquirir tecnología no para entrar en otros mercados. Nuestro objetivo es crear una plataforma que permite a los clientes crecer en sus mercados y abrir otros nuevos, pero no entrar en áreas que compitan con ellos.

Está Microsoft viviendo su segunda edad de oro, al menos sus resultados económicos y su valor en Bolsa así parecen indicarlo.

Uff. Qué pregunta. Yo llevo 25 años en la compañía y lo que sí puedo decirle es que es muy gratificante ver cómo mucha gente de fuera se siente atraída por unirse a nosotros. Y yo creo que los que atrae a este talento son los valores de la empresa, los valores que ha inculcado Satya Nadella [el CEO de la multinacional]. Somos una empresa que expresa humildad y una aproximación a los clientes auténtica. Nuestra mentalidad es la de estar aprendiendo constantemente y tenemos la humildad para decir “esto no lo sé y tengo que aprender de ello”. Es algo que nos ha calado a todos.

¿Han pasado de la soberbia de la etapa anterior a otra de humildad?

No puedo criticar la soberbia. Sí decirle que los valores que tenemos desde hace tiempo ya forman parte de nuestro ADN y estamos orgullosos de ello.

El próximo 5 de octubre lanzan Windows 11. ¿Qué se puede esperar del nuevo sistema operativo?

Básicamente, Windows 11 está diseñado para potenciar la productividad y la creatividad de los usuarios domésticos y también los profesionales, y estamos convencidos de que va a proporcionar nuevas oportunidades a los desarrolladores, al tiempo que va a reforzar las funcionalidades de gestión, administración y seguridad para las empresas.

Normas
Entra en El País para participar