Energía

El precio del gas aplasta a las pequeñas comercializadoras energéticas en Reino Unido

Desde el 10 de septiembre, cuatro compañías han salido del negocio por no poder equilibrar sus costos con el precio del gas

Encimera de gas REUTERS
Encimera de gas /REUTERS

En tan solo una semana, el precio del gas ha empujado a cuatro empresas energéticas del Reino Unido a salir del negocio. People’s Energy, Utility Point, PfP y MoneyPlus han dejado en manos del Gobierno a los 662.000 usuarios que abastecían de gas y electricidad. Las cuatro comercializadoras han alegado no poder equilibrar sus ingresos con el alto costo del gas, que desde abril se ha duplicado y hoy se sitúa alrededor de 5,35 dólares en mercados internaciones.

People’s Energy Company, la más grande de las compañías, había anunciado una expansión en agosto de 2020. La empresa nació en 2017 como un crowdfunding que prometía “devolver el 75% de las ganancias a sus clientes”. El proyecto fue un éxito. Llegó a proveer a 350.000 hogares y 1.000 empresas de gas y electricidad y en agosto del año pasado anunciaba la contratación de nuevo personal.

Sin embargo, este martes el sueño terminó. A través de su web, la empresa comunicó a sus usuarios el fin de sus operaciones: “Estamos realmente tristes de no haber podido hacer funcionar este enfoque para el suministro de energía centrado en la comunidad. Lamentamos mucho los inconvenientes que esto ocasionará a nuestros clientes”

Ofgem, el regulador británico de la energía, se está haciendo cargo de los consumidores. La entidad ya ha derivado a los usuarios de Pfp y Money Plus a British Gas, el proveedor más grande del Reino Unido, y próximamente hará lo mismo con los de Utility Point y People's Energy. Sin embargo, el problema que llevó a la quiebra a estas cuatro empresas sigue latente.

“La presión sobre el mercado continuará debido al aumento de las condiciones climáticas extremas que conducen a una escasez mundial de gas, a las menores exportaciones de Rusia y al aumento de la demanda” ha advertido Ben Bolt, el director ejecutivo de Utility Point, en una carta dirigida a sus inversores.

Bolt señala Ofgem ha requerido que los comercializadores mantengan sus precios y sean menos estrictos con los cobros debido a la pandemia. El regulador también ha impuesto un tope de precio a la energía, que según Bolt no permite compensar los costos operativos. El ejecutivo afirma que estas condiciones han asfixiado a la empresa, generando deuda y deficit, por lo que mantenerla de cara al invierno era imposible: “Esta mezcla tóxica de circunstancias y la falta de comprensión comercial de ciertos poderes ha hecho imposible continuar. El único resultado que lograrán será un alza en los precios para los consumidores que están tratando de proteger.”

El precio del gas en el Reino Unido se ha estabilizado de momento gracias la reactivación del suministro de Noruega, su mayor proveedor. El país nórdico, que en 2020 exportó 1.4 millones de metros cúbicos de gas a los británicos, había recortado sus envíos para darle mantenimiento a sus tuberías. Sin embargo, el proveedor norguego Equinor ha advertido que este alivio es pasajero, puesto que los precios del gas repuntarán durante el invierno.

El suministro energético en el Reino Unido es principalmente controlado por las “Big Six”, seis compañías que controlan el 70% de mercado eléctrico y el 69% del mercado del gas. Las Big Six, a su vez, pertenecen a otras grandes multinacionales energéticas europeas: British Gas y SSE pertenecen a Céntrica y OVO Energy de Reino Unido, E.ON UK y Npower pertenecen a E.ON de Alemania, EDF Energy pertenece a Électricité de France de Francia y Scottish Power pertenece a Iberdrola de España.

Normas
Entra en El País para participar