Juego

Cirsa obtiene en el segundo trimestre sus mejores resultados desde que empezó la pandemia

Rozó los 250 millones de facturación entre abril y mayo, el 65% de lo que generó en el mismo periodo de 2019

Cirsa obtiene en el segundo trimestre sus mejores resultados desde que empezó la pandemia

Cirsa, la compañía de juego propietaria de Sportium, observa signos de recuperación en el negocio, apreciables en los resultados del segundo trimestre que ha publicado este jueves. Sus ingresos netos alcanzaron entre abril y junio los 247 millones de euros, casi seis veces más que un año antes, cuando la mayor parte de su negocio físico se mantuvo cerrado hasta entrado junio.

También supone un incremento de casi el 60% respecto al primer trimestre del año, cuando las olas de contagios de Covid-19 se dispararon en todo el mundo a raíz de las fiestas navideñas, provocando nuevas restricciones en la operativa de calle.

Además, durante este segundo trimestre alcanzó el mayor grado de recuperación de los ingresos respecto a un periodo comparable previo a la pandemia. Estos alcanzaron el 65% de los que Cirsa generó en el segundo trimestre de 2019. Y también ha sido el mejor trimestre en cuanto a generación de ebitda, 81 millones, el 72% de la cifra de dos años antes.

La compañía destaca como factores para este mejor desempeño las menores restricciones en España, su principal mercado, donde ha alcanzado, de media, el 90% de las horas comerciales que tenía previas a la pandemia. "Los ingresos continúan siguiendo el incremento de las horas", dice la compañía en su informe financiero. "El progreso en la vacunación durante el trimestre ha permitido una significativa reducción de las restricciones. Tanto en Europa como en Latinoamérica, ha habido un importante progreso en las horas operativas". De media, Cirsa tuvo disponible el 62% de las horas que operaba en el segundo trimestre de 2019.

En España, estas habían crecido al 90% en junio, un mes en el que también recuperó las operaciones en Italia, que estuvieron cerradas por mandato del Gobierno durante siete meses. En ambos países, Cirsa opera en la actualidad por encima de ese 90%. Pese a la quinta ola veraniega, la compañía constata que no ha tenido efecto en sus operaciones. Además, explica que no observa "secuelas" del Covid-19 en cuanto a cambios significativos en los hábitos de consumo.

Cirsa espera que la situación continúe mejorando durante el tercer trimestre y prevé alcanzar un ebitda de entre 98 y 101 millones en ese periodo. De alcanzar la cifra máxima de la horquilla, sería la primera vez desde el cuarto trimestre de 2019 que superara los 100 millones en este apartado, y supondría alcanzar el 85% del ebitda que generó en el tercer trimestre de ese año.

En cuanto a los resultados del primer semestre, este se cierra con unos ingresos netos de 404 millones, un 6% más que hace un año y un 47% por debajo que hace dos. El ebitda llega a los 109,6 millones, aunque el resultado neto arroja una pérdida de 105,5 millones. Esta cantidad es un 45% inferior a la del primer semestre de 2020. 

Cirsa cierra este periodo con 262,3 millones en caja, apenas cuatro millones menos que en el primer trimestre del año pese a pagar 53,4 millones de intereses de deuda durante el segundo. La deuda neta es de 2.397 millones.

Normas
Entra en El País para participar