Automovilísticas

El motor europeo cae en Bolsa tras el recorte de producción anunciado por Toyota

Audi anuncia un ERTE que afectará a 10.000 empleados en Alemania

El motor europeo cae en Bolsa tras el recorte de producción anunciado por Toyota

Las caídas se han apoderado este jueves de las automovilísticas europeas después de que Toyota haya anunciado que la escasez de microchips hará que tenga que recortar un 40% su producción en septiembre. Los títulos de la empresa japonesa se han desplomado hoy un 4,4%. El sectorial del EuroStoxx 600 cede tras ello un 2,8%, su mayor caída desde principios de julio.

El principal fabricante de vehículos en el mundo estimaba que produciría 900.000 vehículos el mes que viene, según las previsiones lanzadas en julio, pero esta cifra se ha visto reducida hasta las 500.000 unidades ante los problemas de escasez de microchips. Además, el brote de la variante delta en el sudeste asiático también ha impactado negativamente en la compra de los componentes necesarios.

La noticia de hoy se suma al desencanto del mercado con la empresa, que tras anunciar a principios de mes que mantenía sin cambios sus previsiones de beneficio para este año decepciónó a los inversores que eran más optimistas ante el buen comportamiento del gigante automovilístico en comparación con sus copetidores gracias al impulso de la demanda mundial. Así, Toyota mantiene su previsión de ganar 2,5 millones de yenes (20.000 millones de euros) en su año fiscal que finaliza en marzo, frente a las expectativas de los analistas que calculaban que alcanzaría los 2,95 billones de yenes (23.000 millones de euros).

Aunque la escasez de microchips ha dificultado en los últimos nueves meses a las empresas del sector a cumplir con la fuerte de demanda, Toyota había logrado sobreponerse gracias a su conocimiento de la cadena de suministro y al fuerte stock de componentes que tenía. Sin embargo, esta preparación no ha sido suficiente para afrontar el repunte de casos en el sudeste asiático, pues una gran parte de su producción se realiza en Tailandia, donde los contagios están disparados.

Parones en Europa

Las europeas siguen también aplicando medidas extraordinarias ante la escasez de microchips. El fabricante de alta gama Audi ha comunicado este jueves ayer que aplicará un Expediente de Regulación de Empleo (ERTE) a 10.000 empleados de las fábricas de Ingolstadt y Neckarsulm (Alemania) porque no puede continuar la producción de miles de vehículos debido a que faltan semiconductores. La compañía también teme tener que interrumpir la producción en septiembre y mandar a sus empleados a ERTE por falta de chips, pero dado que los libros de pedidos están llenos, también prevé turnos adicionales varios fines de semana.

Por otra parte, Volkswagen ha anunciado que va a parar parcialmente la producción en Wolfsburg (al norte de Alemania) por la falta de semiconductores la próxima semana y ha explicado a Reuters que no descarta nuevas alteraciones en los próximos meses. “Esperamos que el suministro de microchips en el tercer trimestre sea muy inestable y restringido”, ha informado el segundo mayor fabricante de automóviles

Asimismo, Stellantis, que ocupa el puesto número cuatro en el sector a nivel mundial, ha informado de la suspensión de la producción la próxima semana en una planta situada al oeste de Francia y el recorte de la producción en otra fábrica situada al este del país.

Oleada de ERTEs en España

En España, también se ha observado en los últimos meses una disminución de la producción, aunque no tan elevada, debido a la escasez de microchips o semiconductores. En el primer semestre, se produjo un retroceso del 21,6% en comparación con el mismo periodo de 2019 (antes de la pandemia). No obstante, tan solo en junio, la caída fue del 33,8% frente a hace dos años, según los datos de la patronal de fabricantes, Anfac. En comparación con 2020, el retroceso también fue elevado, con un descenso del 18,1% en junio.

La situación no parece que vaya a mejorar en los próximos meses. De hecho, este miércoles Seat anunció que parará desde el viernes 20 la producción de la línea 2 de la fábrica de Martorell (Barcelona) debido a la escasez en el suministro de semiconductores. No obstante, según informó la compañía a EFE, es "excepcional" que trabaje la línea 2 de esta planta en el mes de agosto pero que ello se está haciendo para "compensar parcialmente los vehículos no producidos durante este año por la escasez de semiconductores y entregar lo antes posible la alta demanda a nuestros concesionarios y clientes".

Sin embargo, precisamente "debido a la escasez en el suministro global de semiconductores, que afecta a toda la industria del automóvil, se ha desconvocado el día adicional de producción previsto para este viernes en la línea 2 de la fábrica de Martorell".

Este no es el primer cierre de Martorell a causa de la falta de semiconductores. La planta ya cerró durante tres días en junio tras verse obligada a hacer varios paros en la línea 3. Asimismo, en junio y julio, Mercedes-Benz suspendió la producción durante nueve jornadas en su planta de Vitoria y tras el cese de actividad por vacaciones que finaliza el día 23, podría comenzar a aplicar el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de 30 días pactado, que incluye la posibilidad de extenderse hasta finales de año.

Ford España también suscribió un ERTE en las fábricas de motores y de producción de vehículos en Almussafes (Valencia) que paralizó su producción durante 20 días, entre el 28 de abril y el 19 de julio-. El acuerdo incluía también la suspensión de la actividad del turno de noche hasta julio y la paralización de la fabricación de la furgoneta Transit Connect. Asimismo, a finales del mes pasado anunció un nuevo ERTE en esta planta hasta el 30 de septiembre.

El mismo camino han seguido Volkswagen, que tiene en marcha un ERTE en su planta de Navarra hasta el 31 de diciembre, Renault, en los centro de Palencia, Valladolid y Sevilla también hasta finales de año, y Stellantis.

Recortes en EE UU

General Motors (GM) y Ford han informado también de nuevos paros de la producción en Norteamérica ante la escasez de chips, lo que reducirá en decenas de miles de vehículos la fabricación de automóviles, incluidos por primera vez modelos eléctricos de GM. Estas noticias también fueron recibidas con caídas en Wall Street, que llevaron a GM y Ford a ceder alrededor de un 3%.

GM, el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, ha anunciado que tendrá que parar la producción en varias plantas en EE.UU., México y Canadá, incluida la planta de montaje de Orion, en el estado de Michigan, donde se produce el eléctrico Chevrolet Bolt VE.

Mientras, Ford cesará la producción de la camioneta pickup F-150 en la planta de montaje de Kansas City durante una semana a partir del lunes. Ford dijo que el paro es fruto de los efectos de la pandemia en Malasia, de donde proceden algunos de los semiconductores que la compañía utiliza. No obstante, la compañía seguirá produciendo este modelo, su vehículo de más ventas en Estados Unidos, en la planta en Detroit.

Normas
Entra en El País para participar