Automoción

Mercedes-Benz pacta un ERTE de 30 días en Vitoria por la falta de chips

La marca reducirá la producción de 2021 en 7.600 unidades

Vitoria paró una semana en junio por los microchips.
Vitoria paró una semana en junio por los microchips.

Mercedes-Benz ha pactado con los sindicatos un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de 30 días que pudiera aplicarse hasta final del año en el centro de Vitoria si persisten los problemas logísticos de falta de microchips, que impiden el ensamblaje completo de los vehículos para su venta.

La medida ha contado con el respaldo de las centrales CCOO, UGT, Ekintza, y PIM. Suman la mayoría. El resto de los sindicatos, entre ellos ELA, LAB y ESK, analizarán la documentación presentada por Mercedes-Benz para decidir su apoyo o respaldo al ERTE.

La filial de Daimler ha reducido sus objetivos de producción para este año. Vitoria ensamblará 7.599 unidades menos para cerrar 2021 con un volumen de fabricación de 141.000 vehículos. Detrás de este ajuste están los problemas logísticos relacionados con la falta de chips y con la "inestabilidad y volatilidad" del mercado de automoción.

En paralelo, los responsables de la marca de la estrella han recortado el horario del turno de noche en el área de montaje. Quedará en siete horas y media frente a las ocho actuales. La medida será efectiva a partir del próximo 5 de julio. Las instalaciones alavesas cuentan con 5.000 trabajadores. La falta de microchips ya paralizó su actividad durante la cuarta semana del mes pasado.

El centro cuenta con una bolsa de trabajo flexible que acompasa el ritmo de producción del centro a la demanda del mercado. Solo quedan ocho días libres que pudieran utilizarse para cubrir nuevas paradas. De ahí la necesidad del ERTE.

Normas
Entra en El País para participar