El gobernador del Banco Central de Afganistán huye del país en medio del colapso monetario

La entidad ha restringido desde el sábado el suministro de divisas ante el anuncio de la suspensión del envío de dólares al país

Crisis afganistan talibanes
Ajmal Ahmady, gobernador del Banco Central de Afganistán.

En poco más de 2.000 caracteres, unos 16 tuits, el gobernador del Banco Central de Afganistán, Ajmal Ahmady, ha descrito el horror del regreso de los talibanes al poder mientras conseguía escapar de un país consumido por un caos social y un colapso monetario en las últimas horas. "No ha debido terminar de esta manera. Estoy disgustado por la falta de planificación por parte de los líderes agfanos a quienes vi en el aeropuerto sin haber informado a los demás", ha escrito en la red social el presidente de la institución financiera de Afganistán.

La agitación política que ha cubierto a la nación desde el viernes pasado ha llevado al afgani a un mínimo histórico. "La moneda se disparó de un 81 estable (por dólar) a casi 100", ha señalado el banquero. Desde entonces, se ha contagiado de la volatilidad que sobrevuela a todo el país, hasta situarse este martes a un cambio de 83,5 afganíes por dólar (101 afganíes por euro), registrando así un cuarto día consecutivo de caída, según los datos de Bloomberg.

El pánico en los mercados se disparó ese mismo viernes, tras la suspensión del envío de dólares al Banco Central de Afganistán, lo que provocó que la entidad restringiera al día siguiente el suministro de divisas, provocando el descenso drástico de la moneda. “Mantuve reuniones el sábado para tranquilizar a los bancos e intentar que las casas de cambio se calmaran”, ha asegurado Ahmady.

Pero el avance de los talibanes el domingo para sellar su victoria en Afganistán con el asalto a Kabul difuminó todas las expectativas de conseguir un gobierno de transición y de pacificación. Ese día, el gobernador salió del banco central y se dirigió al aeropuerto internacional Hamid Karzai donde vio a otros líderes gubernamentales. Un domingo que fue testigo también de la huida del presidente de Afganistán, Ashraf Ghani. 

Un grupo de afganos espera a las afueras del aeropuerto en Kabul, este martes.
Un grupo de afganos espera a las afueras del aeropuerto en Kabul, este martes. EFE

"Una vez que se anunció la partida del presidente, supe que en cuestión de minutos seguiría el caos. No puedo perdonarlo por haber permitido esto sin un plan de transición", ha escrito Ahmady. El Gobernador relata que en el vuelo en el que pretendía huir del país (de la aerolínea Kam Air a las 19.00 horas del domingo) se triplicó el número de pasajeros a bordo a pocos minutos de conocer la fuga del exmandatario afgano. Pero sin combustible ni piloto, el avión quedó en tierra.

"Decidí desembarcar y vi otro avión militar, rodeado de personas que intentaban abordar, mientras que las fuerzas de seguridad retuvieron a la gente y abordaron al personal de la embajada. Se dispararon algunos tiros. De alguna manera, mis colegas más cercanos me empujaron para abordarlo", explica.

La agitación en Afganistán salpica a los bonos paquistaníes

Los bonos soberanos en dólares con vencimiento en 2031 para Pakistán registraron el lunes una caída de un 1,6%, el mayor descenso desde que se emitieron en abril. Los inversores están preocupados por si Pakistán queda aislado por el resto de países debido a su supuesto apoyo a los talibanes, según Abdul Kadir, jefe de gestión de activos de renta fija en Dubái.

Normas
Entra en El País para participar