Los grandes batacazos a la circulación de los billetes de 500 euros en España

El máximo acaparamiento de “los bin laden” se dio en 2007

Se relacionaban con operaciones inmobiliarias ilícitas

Los grandes batacazos a la circulación de los billetes de 500 euros en España pulsa en la foto

Entraron en 2002 al sistema monetario español, a un cambio de 83.193 pesetas, y en solo cinco años los billetes de 500 euros habían multiplicado por ocho su presencia en el dinero en circulación en España, sumando un total de 56.956 millones de euros. El máximo histórico del acaparamiento de estos billetes coincidió con el punto más alto de la actividad inmobiliaria, en julio de 2007, cuando reunió un 26,86% de los billetes de 500 euros de la eurozona, considerados sinónimo de pagos gigantescos sin dejar rastro.

El reparto era desmesurado. En esos cinco años, se distribuyeron 33.000 billetes de 500 euros por día. Y, antes de que llegara la crisis financiera, la primera tanda de las investigaciones sobre estos billetes impulsadas por el Gobierno tras la ley antifraude de 2006 destapó 2.000 operaciones que habían sido pagadas, cada una, con más de 500.000 euros en efectivo. Un 90% de estas, según un informe de los técnicos del Ministerio de Hacienda ­(Gestha), correspondían al sector inmobiliario.

Por ello, el mayor batacazo a la circulación de los billetes de 500 euros en España lo supuso el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. “La caída del metálico se debe sobre todo a la paralización de la actividad inmobiliaria a partir de 2008. Entonces, el atesoramiento de dinero dejó de tener tanto valor”, señala José María Mollinedo, secretario general de Gestha.

“Detrás de las grandes disposiciones de efectivo en billetes de 500 euros que los clientes solicitaban a sus sucursales bancarias estaba la compra de inmuebles pagados con ese dinero en B”, asegura Mollinedo, quien recuerda que Gestha solicitó en 2004 la creación de un censo nacional de portadores de estos billetes, una petición rechazada entonces por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Tener en posesión un billete de 500 euros solía relacionarse con operaciones ilícitas y defraudar a Hacienda. En 2011, casi diez años después de su entrada en la eurozona, un 56% de los europeos admitía no haberse encontrado con uno jamás, a pesar de que el Banco Central Europeo mantenía en circulación billetes de 500 euros por un monto de 300.000 millones.

Así, los billetes de alta denominación, conocidos como “los bin laden” (se sabe que existen pero nadie los ha visto), han sido durante los últimos 20 años el icono de la economía sumergida, pues lejos de la coletilla cinematográfica “en billetes pequeños” eran la vía ideal para pagar en dinero negro.

Con la publicación del real decreto para la prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo en 2014, los bancos en España empezaron a identificar a los solicitantes de operaciones de más de 3.000 euros en metálico.

Este intento por fichar a los portadores de “los bin laden” fue reforzado en 2016, cuando el entonces presidente del BCE señaló que había una “creciente preocupación” en la opinión pública del uso de estos billetes para actividades delictivas, como la corrupción o la financiación del terrorismo.

La estocada final para los billetes de 500 euros vino del Banco Central Europeo, cuando en enero de 2019 suspendió su emisión y distribución en la eurozona. En ese año suponían un 75% del total del dinero en circulación en España, por un monto de 45.528 millones de euros. A partir de entonces, se empezaron a retirar conforme afloraban y llegaban a las sucursales bancarias. Actualmente, cuando una persona deposita aunque sea un solo billete de 500 euros en el banco, la entidad deja registrado quién ha sido el depositante y la cantidad de billetes de esa denominación.

La restricción más reciente en el territorio español ha sido la nueva ley antifraude, que desde el 11 de julio bajó el límite en los pagos en efectivo desde los 2.500 a los 1.000 euros, apenas 2 “bin laden”.

Por su parte, la Comisión Europea presentó el pasado julio un plan para armonizar entre los Estados miembros la lucha contra el blanqueo de capitales, que incluye la creación de una autoridad central a nivel comunitario que coordine la acción de las autoridades nacionales y una guía para aunar criterios, así como limitar a 10.000 euros los pagos en efectivo en toda la UE.

Hoy en día, España reúne solo un 4,3% de los billetes de 500 de la eurozona, una caída de 22 puntos desde su máximo de popularidad en 2007.

Refugio del narcotráfico

Una gran parte de “los bin laden” también ha sido utilizada en España para el lavado de dinero en actividades de narcotráfico. Una de las operaciones más conocidas es la del clan de Los Miami. La banda, desarticulada en 2011, ocultaba en uno de los escondites 700 paquetes cerrados al vacío con billetes de 500 euros. Y en el auto de procesamiento, el magistrado Ismael Moreno subrayó la actuación de uno de los colaboradores que recibió para blanquear 38,3 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar