Orcel busca algún tesoro en el naufragio de Monte dei Paschi

El nuevo jefe de UniCredit no pierde el tiempo, y hace una oferta exigente que debería de calmar a los inversores

Andrea Orcel, jefe de UniCredit.
Andrea Orcel, jefe de UniCredit. reuters

El nuevo consejero delegado de UniCredit está haciendo lo que mejor sabe hacer. Tres meses después de tomar el mando de la entidad de crédito italiana, el veterano Andrea Orcel está considerando la posibilidad de adquirir la problemática Banca Monte dei Paschi di Siena. Las necesidades de capital del grupo controlado por el Estado, sus deudas incobrables y sus problemas legales han ahuyentado a otros pretendientes. Las estrictas condiciones de Orcel para la operación deberían de ayudar a calmar a los nerviosos inversores.

El antiguo ejecutivo de UBS no pierde el tiempo. El jueves, la noche antes de presentar sus primeros resultados trimestrales, Orcel anunció que estaba en conversaciones con el ministro de Economía italiano sobre una posible compra de MPS. El Gobierno posee el 64% de la entidad de crédito toscana tras un rescate en 2017 que no logró reanimar su suerte.

Cerrar un acuerdo implicará un delicado baile entre UniCredit y los contribuyentes italianos. MPS tiene un déficit de capital de unos 2.500 millones de euros. Pero Orcel dejó claro el jueves que cualquier compra tendría que dejar la base de capital de UniCredit sin cambios. Tampoco se hará cargo de los préstamos dudosos. Ello implica que el Estado tendrá que compensar el déficit de capital y deshacerse de los activos no deseados en el banco malo estatal Amco.

La solución para proteger a UniCredit de los riesgos legales puede ser más complicada. Un acuerdo preliminar alcanzado con los antiguos inversores principales del banco este mes ha eliminado 3.800 millones de euros de las reclamaciones legales, que en total sumaban 10.000 millones de euros. Pero al Estado le está costando encontrar una solución para las reclamaciones restantes.

Sin embargo, Orcel está en una buena posición para salvar algún tesoro de los restos. Con pocas esperanzas de cambio bajo la propiedad del Gobierno, MPS corre el riesgo de convertirse en un lastre de larga duración para las finanzas de Roma, al igual que la atribulada aerolínea Alitalia. No hay otros compradores obvios. Además, UniCredit puede beneficiarse de generosos créditos fiscales por valor de unos 2.000 millones de euros, suficientes para cubrir los costes de integración.
De hecho, si Orcel se sale con la suya, los analistas de JP Morgan calculan que UniCredit podría obtener un generoso 26% de retorno sobre su inversión para 2023. Ello supondría una nueva validación de su capacidad de negociación.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías