NH prevé recuperar el beneficio y dejar de quemar caja en julio

Augura que volverá al ebitda precrisis en 2023. Vende el hotel Calderón en Barcelona por 125,5 millones.

Ramón Aragonés, consejero delegado de NH
Ramón Aragonés, consejero delegado de NH

Dieciséis meses después del estallido de la crisis sanitaria del coronavirus, NH prevé que volverá a ganar dinero y no quemará caja ya en julio. Así lo ha reconocido el consejero delegado de la hotelera, Ramón Aragonés, durante la presentación de las perspectivas de la compañía en la Junta General de Accionistas. “En julio vamos a dejar de quemar caja y terminaremos cerca de ebitda positivo, dado el incremento de las reservas de las últimas semanas. Afrontamos 2021 con expectativas de recuperación, gracias al crecimiento económico mundial y al rebote del turismo en Europa. No volveremos a los ingresos de 2019 hasta 2023 o 2024, pero creemos que la recuperación del beneficio llegará antes, en 2023”, ha recalcado en su intervención. En 2019, el ebitda de la hotelera llegó a 294 millones de euros.

Pese a la visión optimista sobre el futuro, el consejero delegado ha señalado que la compañía solo va a crecer con carácter oportunista. “Solo añadiremos hoteles rentables y queremos balancear el modelo para tener más hoteles en gestión. El sector se está moviendo, habrá compañías que venderán activos y queremos crecer en gestión en los próximos meses, especialmente con las nuevas marcas aportadas por Minor (Anantara, Avani y Tivoli)”. En concreto, el plan de crecimiento augura que incorporará 20 hoteles y 3.700 habitaciones en los próximos años. “Todas ellas estarán en regiones claves y en segmento superior”, ha señalado Aragonés, que detalló que la próxima apertura relevante será un hotel de 400 habitaciones en Copenhague. “Ese activo nos posiciona en los Países Nórdicos, una región donde queremos crecer”.

Venta del hotel Calderón de Barcelona por 125,5 millones

Antes de activar esa hoja de ruta, el consejero delegado confirmó el plan de rotación de activos, con el que trata de ganar liquidez para reducir el endeudamiento generado durante la pandemia (la deuda neta del grupo se multiplicó casi por cuatro, pasando de 179 a 685 millones de euros). La hotelera anunció pocas horas después la venta del hotel Calderón de Barcelona por 130 millones, que seguirá gestionando con un contrato de alquiler de 20 años, ampliable con otras dos prórrogas de otros 20 años cada una hasta sumar un total de 60 años. Con esta operación, la hotelera prevé generar una plusvalía neta contable de 46,7 millones de euros y una caja neta tras el pago de impuestos por la venta de 113 millones de euros. Situado en plenas Ramblas, el hotel sufrió una profunda reforma de 11 millones de euros en 2017 y cuenta con 255 habitaciones.

El plan estratégico de la compañía pasaba por obtener 200 millones con la venta de activos y así rebajar el pasivo, por lo que Aragonés avanzó que negocia de forma acelerada para hacer la misma operación con otro activo en Europa, con el que augura llegar a la cifra marcada a principios de este año.

La negociación con los bancos le ha permitido a la compañía retrasar todos los vencimientos de deuda hasta 2026. “Afrontamos un escenario de estabilidad financiera que permitirá que los equipos se enfoquen en el negocio. Tenemos cinco años de tranquilidad para recuperar los ingresos del pasado y reducir la deuda con los excedentes que vayamos obteniendo”.

Normas
Entra en El País para participar