Debut

Acciona Energía, ante el reto de romper el maleficio de las OPV en España

El precio de colocación será clave para el éxito en la renovable que destaca por su ambicioso plan de inversiones y su experiencia en el sector eólico.

Acciona Energía, ante el reto de
romper el maleficio de las OPV en España
GettyImages

Las esperanzas de numerosas salidas a Bolsa en 2021 se han visto frustradas. Incluso la propia CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) auguraba al menos seis estrenos en el primer semestre del año, que hasta el momento han quedado reducidos a dos: Línea Directa Aseguradora (regalada a los accionistas de Bankinter) y la renovable Ecoener. El plato fuerte llegará el 1 de julio, cuando recibirá su bautizo bursátil Acciona Energía, filial del grupo Acciona, en una oferta destinada a inversores profesionales que será la segunda más grande después de la salida a Bolsa de la aeroportuaria AENA en 2015.

A falta de fijarse el precio definitivo –que se conocerá el próximo martes–, la horquilla de precios (de 26,73 y 29,76 euros) supone una valoración de la renovable de la familia Entrecanales de entre 8.900 y 9.800 millones de euros. Eso sí, para asegurar el éxito de la suscripción de acciones se ha establecido un amplio margen en la colocación entre el 15% y el 25% del capital.

La banda de valoración de Acciona Energía está lejos de los 12.000 millones de euros con los que trabajaban los colocadores hace unos meses. Tras la euforia de 2020 con las renovables y de que ese año solo saliera a Bolsa en el mercado español Soltec, los inversores se han vuelto más exigentes y reclaman a estas compañías proyectos claros y no promesas sobre su capacidad de producción de energía a futuro. Además, las renovables se encuentran este año con la competencia de la recuperación de beneficios de muchos sectores hundidos por la pandemia del Covid-19.

Fruto de esa mayor exigencia del mercado, las renovables Opdenergy o Capital Energy dieron marcha atrás a las puertas de su estreno en Bolsa y Ecoener sufrió un duro castigo el día que sonó la campana de su cotización. Pero esto no supone que el sector haya perdido atractivo a largo plazo. Esta misma semana se han publicado las conclusiones del McKinsey Technology Council, entre las que destaca el futuro de las cleantech, conocidas como las tecnologías limpias. La investigación concluye que más de un 75% de la energía mundial será producida por las renovables en 2050.

Así, pese a las renuncias de otras renovables o de firmas de transporte como Primafrio a cotizar en Bolsa, otros proyectos siguen en marcha. Factorenergia o Windar Renovables (dedicada a fabricar torres eólicas) han mostrado su interés por salir al parqué junto con otras compañías más exóticas para el inversor como Llorente y Cuenca, dedicada a la comunicación. También este año, la firma española Allfunds salió a Bolsa pero prefirió cotizar en la la de Ámsterdam.

Acciona resiste como la gran operación de salida a Bolsa en España de 2021 y está por ver si su debut devolverá algo de brillo a la actividad de OPVs del mercado español. En todo caso, su estreno será un verdadero termómetro para medir el apetito de los inversores hacia uno de los sectores con mayor proyección de futuro, el de las renovables.

¿Qué atractivos ofrece al inversor Acciona Energía?

Acciona Energía supone el estreno de una gran renovable con una gran diferencia de valoración respecto a su inmediato competidor en la Bolsa española, Solaria. La filial de Acciona está valorada en al menos 8.900 millones frente a los 1.900 que capitaliza Solaria. El atractivo, según los expertos, dependerá del precio finalmente fijado el próximo 29 de junio.

Al ser la horquilla tan grande, si se fijara en la parte baja supondría un descuento del 20% sobre el precio objetivo que le otorga Renta 4, según explica la firma, mientras que si se optara por la parte alta, caería hasta el 10%. Víctor Peiró, director de análisis de GVC Gaesco explica que “lo importante en estas salidas a Bolsa es que la empresa ofrezca una diferenciación frente a otras cotizadas, y en el caso de Acciona ofrece una diversificación de tecnologías con eólica, hidráulica y solar, además una presencia geográfica diversificada y sobre todo una historia de cumplimiento de resultados y buen track record”.

Susana Felpeto, directora de renta variable de atlCapital, apunta a la experiencia de más de 30 años de la compañía, con un ambicioso plan de duplicar su potencia instalada en 2025 y triplicarla en 2030. Y añade: “El 90% de la cartera está localizada en países de la OCDE donde los objetivos de renovables son ambiciosos”.

¿Cuáles son las claves de la compañía?

La analista de atlCapital destaca la amplia cartera de proyectos con 19GW, de los cuales tres están asegurados y seis ofrecen mucha credibilidad. Apunta también una estructura de balance sólida, una buena gestión de la energía con mezcla entre proyectos de precio regulado y a mercado en proporción 80 a 20 que la compañía pretende mantener. Y, por último, destaca una capacidad “demostrada de ampliar la vida útil de sus activos como el parque El Perdón en Navarra, que pasa de los 20 años previstos a los 40 años”.

Por su parte, Victor Peiró indica que Acciona Energía cuenta con “un pipeline (el valor del volumen total de proyectos que hay en curso) con mucha visibilidad y una generación de caja actual que ayuda a financiar el desarrollo futuro”, concluye.

Acciona comunicó esta semana a la CNMV que, tras apenas un día de road show, cuenta con demanda suficiente para colocar en Bolsa el 17,25% del capital de su filial renovable.

¿Cómo es el momento actual de mercado para salir a Bolsa?

Pese a que muchos mercados están en máximos– el Ibex 35 español acumula una subida en el año del 12%– y a la abundancia de liquidez, falta alegría en el mercado. La firma de transportes murciana Primafrio canceló esta semana su inminente salida a Bolsa por la baja demanda sobre sus títulos. Javier Méndez Llera, secretario general del Instituto Español de analistas financieros (IEAF), explica que “nos encontramos en máximos de valoraciones de muchos años. Y esto es lo primero que desean los accionistas vendedores”.

Por el lado de los compradores, indica que “dependerá del sector del que se trate. Hay muchos temas de inversión donde la oferta actual en el mercado secundario es muy limitada. Por último, la utilización de vehículos como las SPACS simplifica y agiliza los procesos frente a esquemas más complejos (y caros) como son las OPVs tradicionales”.

Para el director de análisis de Gaesco Bolsa “es un momento selectivo porque el mercado está en máximos y por ello los inversores exigen buenos precios e historias diferenciales respecto a las que cotizan ya".

¿Cómo es el momento de mercado para las compañías renovables?

El pasado año, las renovables registraron un intenso rally al igual que las tecnológicas ante la ausencia de beneficios en otros sectores debido a la pandemia y gracias a su clara proyección de futuro. Las revalorizaciones del 100% en el sector han sido frecuentes, pero este año el inversor las ha castigado.

Por ejemplo, Solaria baja en el ejercicio el 35% y otros valores como Grenergy o Soltec se dejan el 26% y el 44%, respectivamente. “En estos momentos, las energías renovables vienen a ocupar el tercer lugar entre las apetencias de las inversiones en la economía de la sostenibilidad, después de los vehículos eléctricos y los productores de materias primas y componentes esenciales para la producción del vehículo eléctrico”, explica Javier Méndez. Curiosamente, “en España la oferta de renovables es relativamente alta, pero muchos fondos de inversión con sello ESG necesitan llenar aún más sus carteras de estas acciones”, concluye. Víctor Peiró, aprecia, sin embargo una cierta saturación en el sector, lo que obliga a que las empresas que salgan al mercado lo hagan a buen precio.

¿Por qué han fracasado otros proyectos de OPV?

Opdenergy o Capital Energy renunciaron a su debut en Bolsa por la falta de demanda, en gran parte debido a que ofrecían más proyectos que realidades a los inversores en sus expectativas de negocio. Peiró considera que el fracaso responde a pedir un precio demasiado elevado a sus nuevos accionistas. Para Javier Llera el problema nace del temor a que estas compañías no cumplan sus promesas de resultados, con unas expectativas excesivas en el momento de la colocación respecto los beneficios reales al cabo de varios trimestres.

¿Qué expectativas hay para la actividad de salidas a Bolsa en España?

Desde Gaesco, su director de análisis considera el momento actual muy bueno “para nuevas historias de inversion atractivas e interesantes”. Factoreneria, Llorente y Cuenca o Windar ya han anunciado su deseo de salir al mercado.

Desde el IEAF, apuntan que “hay grandes oportunidades en compañías de pequeña dimensión porque la empresa española es fundamentalmente una pyme”. “Vamos a disfrutar de muchas nuevas posibilidades pero básicamente irán a parar en primera instancia al inversor institucional. No veo la vuelta de tramos minoristas significativos de OPVs en mucho tiempo”, concluyen.

Los estrenos del BME Growth

El mercado de crecimiento creado por Bolsas y Mercados Españoles (BME) tampoco ha vivido en este primer semestre del año el auge esperado. En concreto, han salido solo tres compañías al BME Growth: Adriano Care Socimi, Arteche y Parlem, estas dos últimas en este mes de junio. Eso sí, a diferencia de otros ejercicios con un perfil claramente inmobiliario, la incorporación de la firma Arteche, dedicada a la producción de máquina herramienta, y la llegada de la firma de telecomunicaciones Parlem amplían el abanico de oportunidades de inversión de este mercado. Como indica Javier Méndez Llera, “aunque no haya grandes nombres en tecnología en la Bolsa española, frente a países como Alemania, Holanda o Suiza, muchas compañías pequeñas con componente de innovación tecnológica tienen una vía de salida evidente en el BME Growth”.

Normas
Entra en El País para participar