Directora de inversiones de Tressis

Silvia García-Castaño: “El IPC real es superior al que manejan los bancos centrales”

Enfoca su cartera hacia los sectores con capacidad de fijar precios y apuesta por el oro como alternativa a la deuda

Silvia García-Castaño, directora general de inversiones y producto de Tressis
Silvia García-Castaño, directora general de inversiones y producto de Tressis

Se incorporó a Tressis el pasado 1 de marzo procedente de BNP Paribas. Silvia García-Castaño, directora general de inversiones y producto de la firma, cree firmemente que hay que adaptar la cartera al alza de la inflación y a un nivel de precios superior al que arrojan las estadísticas oficiales. El foco actual de su estrategia de inversión está en los sectores que puedan trasladar en mayor medida esos precios más altos al consumidor final, con especial sesgo hacia la Bolsa de Estados Unidos. Y ya con miras a largo plazo, defiende la incorporación de activos alternativos y apuesta por megatendencias de futuro como el envejecimiento de la población, la digitalización y la sostenibilidad.

¿Cómo ve el entorno de mercado a más corto plazo?

Los bancos centrales van a seguir con compras de activos importantes, en la misma tónica. Pero va a llegar un momento de retirada de estímulos. El mercado puede corregir por muchos factores, las valoraciones son exigentes, puede descansar pero para luego seguir subiendo. La base de beneficios no está normalizada.

¿Hay que adaptar ya la cartera a una inflación más elevada?

Una cosa es la inflación real, la que viven los ciudadanos, los consumidores, y otra cosa son las inflaciones oficiales, la base del seguimiento de las políticas de los bancos centrales y de los tipos de interés. No cabe duda de que los precios han subido más que las inflaciones oficiales. Pensamos que esta dicotomía va a seguir y vamos a seguir teniendo inflaciones oficiales por debajo de las reales. Eso dará lugar a que los bancos centrales se sientan cómodos con los datos de inflación. Sí pensamos que la inflación oficial va a moderarse pero la real va a seguir siendo alta.

¿Cree que los datos de IPC no están bien construidos?

Sí pensamos que lo que el consumidor se gasta, no solo en la cesta de la compra sino en tomar un café o en su vivienda, es superior al dato de IPC oficial. Hay una diferencia entre esa inflación real y la oficial que va a permitir a los bancos centrales no meter presión sobre los tipos de interés.

¿Qué están decidiendo en su cartera respecto a la inflación?

La clave para los próximos meses es estar en compañías que tengan capacidad de pasar precios a los consumidores y en su producto final, de manera que sus márgenes no se vean afectados en este contexto. Lógicamente los bancos se benefician de las subidas de precios y de tipos de interés de la deuda. Y una cosa es que a corto plazo la inflación les vaya a venir bien, temporalmente hay que estar en este sector. Pero otro tema son los problemas de largo plazo y ahí los tipos de interés, aunque vayan a subir, serán anormalmente bajos respecto a lo que ha habido en el pasado. La posición en banca es táctica. Nuestra visión es más optimista para la banca de EE UU que para la europea.

"Tenemos un sesgo en la cartera hacia EE UU. Y no tenemos la divisa cubierta, somos optimistas con el dólar"

¿Qué otros sectores le interesan?

Otro sector que se beneficia de la inflación es el industrial. Cuanto más poder de fijación de precios, mejor. Materiales también lo favorecemos y consumo discrecional. Y dentro de esto, el lujo. Por otro lado, y ya al margen de la inflación, en el sector tecnológico estamos bastante invertidos y vamos a seguir ahí. Pese a que se esté comportando peor, será uno de los ganadores en el largo plazo. También nos gusta el sector farmacéutico. Se beneficia del envejecimiento de la población, crece por encima del PIB y tiene una valoración atractiva.

¿Y la energía? ¿No es el gran beneficiado del alza de precios?

En energéticas no estamos precisamente positivos. Llevan ya mucho recorrido y en el petróleo no somos optimistas, aún hay capacidad de producción que puede llegar al sistema. No esperamos que el precio del petróleo vaya a subir muchísimo más. Evitaríamos ese sector, estamos infraponderados.

¿Qué valores españoles tienen?

Nos gustan Acerinox, ArcelorMittal, Cellnex, CIE Automotive, Fluidra, Rovi y Logista. Aunque nuestras carteras son muy globales. Tenemos un sesgo a Estados Unidos que vamos a mantener de forma estructural y táctica. EE UU se va a recuperar con más fuerza y flexibilidad, los tipos de interés subirán antes allí. Y no tenemos la divisa cubierta, somos optimistas con el dólar. Esperamos una clara revalorización, teníamos una pequeña parte cubierta que hemos descubierto a estos niveles.

Ante la perspectiva de más inflación, ¿qué hacer con las bajas rentabilidades de la deuda?

De cara a la protección frente a la inflación, le hemos dado muchas vueltas a qué activos reales incorporar a la cartera. Y claramente el oro tiene sentido. Es un buen diversificador, una buena cobertura frente a la inflación. Hemos sacrificado la renta fija y la hemos reemplazado por el oro, en especial en carteras conservadoras. Le damos un peso del 6% en la cartera. También acabamos de reducir nuestra exposición a high yield porque en algún momento la morosidad va a repuntar, hemos tomado beneficios.

¿Y los activos alternativos?

Estamos trabajando mucho esa parte de la oferta, pensamos incorporarlos. Aunque hay que sacrificar liquidez, tienen sentido. Reducen el perfil de riesgo de la cartera y aumentan el potencial retorno. Hemos lanzado un fondo de capital riesgo centrado en tecnología. Hay muchas oportunidades en el sector, el Amazon de hoy no nació tal cual. Y hemos lanzado un fondo de megatendencias, Siroco Tendencias, un cotizado que invierte 100% en Bolsa global. No con enfoque geográfico sino de tendencias a largo plazo. Vemos tres megatendencias claras: los cambios sociodemográficos, como el envejecimiento de la población o el mayor poder adquisitivo en los emergentes, la tecnología y lo que tiene que ver con la digitalización, la innovación y la sostenibilidad.

¿Le interesan los criptoactivos?

No los tenemos en cartera ni de forma directa ni indirecta. No digo que sean malos, pero tienen mucha volatilidad y estamos en un momento muy temprano. Para que una moneda sea aceptada debe serlo de forma general y ser unidad de reserva y de medición. Cierto que se usan ya en algunas transacciones pero es complicado considerarlos como divisa. Tendrán su crecimiento pero nos dan mucha volatilidad y hay otras ideas que incorporar a la cartera.

Normas
Entra en El País para participar