Arrecia la presión sobre Ribera y no descarta bajar el IVA a la electricidad

Montero afirma que Hacienda lleva "unos días revisando" la fiscalidad eléctrica

La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera.
La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera. Europa Press

El Gobierno, con Teresa Ribera a la cabeza como ministra para la Transición Ecológica, tiene ante así uno de sus mayores retos: abordar de manera urgente la reforma del sistema eléctrico.

La presión sobre el Ejecutivo (dentro y fuera de él) es ahora máxima en un contexto de precios disparatados de la electricidad en el mercado mayorista, en máximos [hasta 94 euros por MWh] desde la borrasca Filomena. El problema es estructural y parece que no es suficiente con la suspensión temporal de impuestos, sino que se necesitan medidas como una reducción del IVA.

En este sentido, la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, no descarta aplicar una bajada en el IVA [del 21%] cargado a la tarifa eléctrica, aunque deja en manos del Ministerio de Hacienda y de la Comisión Europea la decisión final.

"Estamos trabajando con el equipo de Hacienda porque yo creo que es importante buscar cuáles son las causas estructurales de ese incremento de la electricidad, de qué modo se puede hacer una distribución más justa de la cobertura de costes y de qué modo se puede garantizar también que no sean los consumidores quienes con su factura paguen un incremento muy notable de los beneficios de las empresas", ha apuntado en una entrevista en RNE.

Ya avanzó ayer el ministro de Consumo, Alberto Garzón, que el Ejecutivo baraja la posibilidad de rebajarlo al 10%. Garzón reconoció que el precio de la energía está disparado y que esa posible reducción del IVA sería “una acción extraordinaria” del Gobierno para abaratar la factura de la luz, que en junio apunta a la segunda más cara de la historia con 88,11 (impuestos incluidos), lo que supone volver a niveles de 2012.

Unidas Podemos, socio del Ejecutivo, quiere negociar que sea algo permanente, al tiempo que ha solicitado que se tramite mediante un decreto ley el recorte de los llamados beneficios caídos del cielo de las empresas eléctricas en la generación de electricidad a través de instalaciones hidráulicas, nucleares y eólicas, y no con un proyecto de ley como trabaja Ribera.

La rebaja del IVA es una de las demandas de las asociaciones de consumidores, como la OCU, que también pide eliminar el impuesto especial sobre la electricidad del 5,1127%, que se creó en 1998 para cubrir las ayudas a la minería del carbón. Según la OCU, estas medidas supondrían un ahorro para los consumidores de casi el 14%.

Por su parte, Facua se opone a que se suspenda el impuesto sobre la generación eléctrica que pagan las compañías y reclama que les recorten beneficios. También ha pedido que se adelante el horario de la tarifa valle de las 00.00 a las 22.00 horas. Este periodo es cuando cuestan menos los cargos y peajes que van en la factura de la luz y que suponen entre el 50% y el 55%.

El Gobierno solicitó a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que analizara “cualquier posible comportamiento irregular o mala práctica de mercado por parte de los operadores” ante la subida de precios en junio.

Bono social

 Asimismo, Facua reclama que el bono social suponga un descuento de al menos el 50% en las facturas de luz, gas –tanto natural como propano y butano– y agua de las familias que sean consideradas consumidores vulnerables. El bono social vigente, en el caso de la electricidad, representa un descuento del 25% de la factura –el 40% para familias en riesgo de exclusión social– con límites en la parte relativa al consumo de entre 1.380 y 4.140 kWh al año. No incluye el agua, aunque sí el gas natural.

Otra de las actuaciones que se plantea el Gobierno es suspender impuestos como hizo en 2018, cuando se eliminó durante seis meses el impuesto a la generación eléctrica del 7% que pagan las compañías productoras de luz [un coste que acaba en el mercado]. Además, introdujo una exención en el impuesto de hidrocarburos para desactivar el gravamen conocido como ‘céntimo verde’ en los combustibles para producción eléctrica.

Por su parte, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha justificado la rebaja impositiva a la electricidad que prepara el Gobierno para evitar que "el sector industrial y los consumidores se vean perjudicados". No obstante, Calviño, que ha participado en las jornadas económicas del Cercle d'Economia, no ha entrado en detalles ni ha precisado qué plazos maneja el Ejecutivo.

Además, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha afirmado también este viernes que desde su departamento "llevan unos días revisando" la fiscalidad del sistema eléctrico, y se ha mostrado confiada en que el "pico puntual" actual de subida del coste de la luz "se pueda superar, igual que sucedió a principios de este año en plena tormenta Filomena".

En una entrevista en Canal Sur Televisión, Montero ha confirmado que el Gobierno está revisando "toda la estructura de costes" del sistema eléctrico.

El Ejecutivo sorprendió a mediados de diciembre del año pasado con un rediseño de parte del actual sistema energético, creado en 2012 por el Ejecutivo del PP, con la aprobación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), que tiene como fin como fin sacar del recibo el coste de las primas a las energías renovables.

Según cálculos del Ejecutivo, entre el FNSSE y la menor retribución a la generación de energías nuclear, hidráulica y eólica, los consumidores domésticos podrían beneficiarse de una rebaja en el coste final del recibo de la luz de hasta un 15%. Así, las compañías afectadas por el fondo pagarán menos de lo previsto inicialmente.

El precio de la electricidad sigue por encima de 90 euros

El precio medio de la electricidad en el mercado mayorista baja hoy por segundo día consecutivo, aunque continúa por encima de los 92 euros por megavatio hora (MWh), cerca de los niveles alcanzados en enero por la borrasca Filomena. En concreto, según datos del operador del mercado eléctrico (OMIE), se situará en 92,67 euros por MWh, frente a los 94,63 euros del miércoles y los 93 euros de ayer.

El incremento en el precio de la electricidad en lo que va de junio se basa principalmente en el aumento en los precios del gas y de los derechos de CO2, que superan los 51 euros por toneladas, duplicando su valor de hace un año. De hecho, de los 10 días más caros en el pool desde 1998, cuatro de ellos se han registrado en este año. El máximo histórico fue el 11 de enero de 2002, cuando el precio medio diario fue de 103,76 euros por MWh. El precio máximo para hoy se dará de las 09.00 a las 10.00 horas, con 100,2 euros por MWh, mientras que el mínimo será de 17.00 a 18.00 horas, con 86 euros por MWh.

Normas
Entra en El País para participar