Así será el fondo de recapitalización para pymes y empresas medianas

Las empresas que reciban ayudas o participaciones en capital no podrán repartir dividendos, tendrán que congelar el salario de los directivos y no podrán despedir si no hay acuerdo con los trabajadores

José Luis Curbelo, presidente y consejero delegado de Cofides.
José Luis Curbelo, presidente y consejero delegado de Cofides.

Cofides será la gestora del Fondo de Recapitalización de Pymes, dotado con 1.000 millones de euros, para tratar de evitar la quiebra de empresas medianas y pymes afectadas por la Covid-19. Este fondo, que ha copiado la estructura del que gestiona la SEPI, estará dirigido a empresas que facturaron entre 15 y 400 millones de euros en 2019, que fueran viables en ese período y que dispongan de un modelo de negocio viable a corto y medio plazo.

Las inversiones podrán oscilar, en el caso de pyme, entre 3 y 15 millones de euros, mientras que si el perfil de la empresa responde a una mediana, la suma se incrementa entre 4 y 25 millones. Pero la participación en el instrumento, que se hará mayoritariamente a través de préstamos participativos y minoritariamente mediante entradas en el capital, tendrá su contrapartida.

"Las participaciones en capital serán minoritarias para no nacionalizar empresas, ya que el principal objetivo es reforzar la solvencia. Mientras que la participación en capital o el préstamo participativo estén vivos, la compañía no podrá distribuir dividendos, no podrá elevar la retribución de la alta dirección respecto a las remuneraciones de 2019, no podrá realizar acciones agresivas o comprar más de un 10% de empresas rivales hasta que no haya devuelto el 75% de la participación o del préstamo", aclaró Rodrigo Madrazo, director general de Cofides. En el caso de los despidos, la obtención de ayuda pública no impedirá a las empresas reducir plantilla, aunque sí lo tendrán que acordar con la representación de los trabajadores. "Obligaremos a las empresas que cualquier ajuste sea acordado. La posición de partida es minimizar los impactos laborales y reducirlo al máximo. Dicho de manera coloquial, que los pelos en la gatera no solo se los deje una parte", recalcó José Luis Curbelo, presidente y consejero delegado de Cofides.

La tramitación de cada expediente tardará entre dos o tres meses hasta ser aprobado por un comité interministerial

El colectivo al que se dirige estas ayudas está compuesto por 14.000 empresas, según Curbelo, y la primera estimación es que se puedan cerrar a lo largo de este año en torno a 100 operaciones, lo que arrojaría una ayuda media (préstamo o capital) de 10 millones de euros. El plazo para el reparto de las ayudas está limitado al 31 de diciembre de 2021, aunque desde Cofides aseguran que seguramente será ampliado ante el escaso margen para repartir unas ayudas, que requerirán un plazo de entre dos y tres meses para llegar a la Comisión Interministerial que dará el visto bueno a las mismas.

"El día 28 se habilita una plataforma para la recepción de la información. A partir de esa fecha, toda la documentación, incluida el plan de negocio, pasará a un analista de Cofides y luego a una empresa de rating, que se encargará de verificar la información y asignarle un rating provisional a la operación. Si entra dentro de los parámetros marcados por el fondo, el expediente pasará a un grupo de quince analistas financieros y quince bufetes de abogados. Tendrán que hacer la due diligence en un tiempo limitado y dar luz roja o amarilla y que sea incontestable desde el punto de vista financiero como legal. De allí pasará a un Comité Técnico Interministerial que habilitará a Cofides para la firma de los contratos", recalcó Curbelo.

Ese comité interministerial

Normas
Entra en El País para participar