El PP promete un control férreo “euro a euro” de los fondos europeos

Desarrolla una herramienta informática con la que fiscalizar las inversiones y el gasto

Duda de la capacidad de absorción de España

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado.
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. EFE

Un día antes de que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia sea aprobado por la Comisión Europea, el Partido Popular (PP) ha prometido que controlará y fiscalizará "euro a euro" los más de 140.000 millones que España tiene asignados para levantar la economía tras los estragos producidos por la pandemia de Covid-19. Y lo hará, han explicado este martes fuentes del principal partido de la oposición, mediante una herramienta informática desarrollada por la propia formación que permitirá a todos los diputados del Congreso tener la información relativa al dinero comunitario ofrecida por el Gobierno en tiempo real.

El objetivo de este control, han precisado estas fuentes, es llevar a cabo la tarea de supervisión y vigilancia que corresponde a los parlamentos nacionales de los 27 Estados miembros y que en el caso de España, según denuncian, ha sido bloqueada en varias ocasiones por el Gobierno.

Desde la formación liderada por Pablo Casado aseguran que el Ejecutivo ha rechazado en diversas ocasiones todo elemento de transparencia, seguimiento y control del fondo, tanto a través del Congreso como de una entidad independiente, al igual que la consulta a las comunidades autónomas y los agentes locales, pese a ser algo que está dentro del reglamento de la gestión de los fondos. Por eso, "como principal partido de la oposición, vamos a hacer un seguimiento detallado y exhaustivo de todos los pasos que va llevando el Gobierno. Desde las inversiones que se elijan a cómo se van cumpliendo los objetivos que se pretenden alcanzar", subrayan estas fuentes.

Pese a la "opacidad" que rodea a todo el proceso, en el PP esperan que efectivamente el plan sea aprobado mañana por el Ejecutivo Comunitario. "Celebramos que los fondos lleguen cuanto antes", reiteran estas fuentes, que aseguran además que el Partido Popular Europeo ha sido el principal impulsor del primer plan por el que los países de la Unión mutualizarán deuda y riesgos. El problema, añaden, es que España no ha detallado todavía cómo funcionará el mecanismo de reparto ni cómo se aterrizarán realmente las reformas e inversiones recogidas en el documento, un punto clave para que los fondos vayan desembolsándose dos veces al año.

Mañana, miércoles, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aterrizará en España y Portugal para anunciar públicamente la aprobación de los respectivos planes nacionales, un viaje que replicará en las jornadas siguientes en otros países como Luxemburgo o Grecia. Tras el visto bueno de Bruselas, los planes pasarán al Consejo Europeo (donde están reunidos los 27 socios), que deberá a su vez validar los proyectos. Si todo sale tal y como está previsto, y siguiendo con el último calendario dado a conocer por la Comisión, España recibiría los primeros 9.000 millones que tiene comprometidos como prefinanciación en el mes de agosto. A partir de aquí, en función de la consecución de los hitos y objetivos fijados en el plan, España optaría a otros 16.000 millones en lo que queda de 2021.

En este contexto, la principal preocupación para el PP pasa por si España será capaz de absorber tales cantidades en tan poco tiempo. Los más de 70.000 millones en subvenciones directas (en los que se incluyen los primeros 27.000 millones) llegarán entre 2021 y 2023. Pero para que esto suceda, el país debe avanzar de forma clara e ir desbloqueando todos los hitos que se ha marcado, según el calendario fijado. Si los objetivos no se han cumplido, Bruselas tiene la capacidad de bloquear parte o la totalidad de los desembolsos que corresponden a cada país e incluso retirar la prefinanciación si transcurridos 18 meses desde la decisión de ejecución no hay avances.

Ante la duda de por qué Bruselas aprobará previsiblemente el plan español si no ha habido transparencia en su elaboración ni concreción en su desarrollo, desde la formación política aseguran que la Comisión no está avalando la política económica del presidente, Pedro Sánchez, sino que el documento, al menos hasta el momento, sí cumple con los requisitos marcados en el seno de la UE. "La Comisión está avalando los porcentajes que se han distribuido y que las reformas son las que necesita España. El Gobierno se ha marcado unos objetivos muy ambiciosos, pero no ha detallado cómo los va a cumplir. La Comisión únicamente dice que estos objetivos son los correctos, pero no entra a valorar cómo se van a cumplir", han detallado fuentes populares europeas.

Normas
Entra en El País para participar