El Ibex sube un 3,8% en mayo y encadena cuatro meses consecutivos al alza

Los inversores aprovechan los festivos de EE UU y Londres para consolidar las ganancias

Parqué de la Bolsa de Nueva York.
Parqué de la Bolsa de Nueva York. EFE

Con Wall Street y la Bolsa de Londres cerrados por festivo, la última sesión del mes se convirtió en un trámite que aprovecharon los inversores para consolidar las ganancias. La caída del 0,82% registrada por el Ibex 35 en la última sesión de mayo no resta brillo el verde conseguido en el balance mensual, periodo durante el cual el selectivo se revaloriza un 3,79% y suma su cuarto mes consecutivo al alza, algo que no sucedía desde finales de 2019.

Si llamativos resultan los avances acumulados en el quinto mes del año, más espectaculares son las ganancias en lo que va de 2021. La Bolsa española avanza un 13,32% y logra sesión a sesión ir desprendiéndose de la etiqueta de peor índice europea. Estos ascensos continúan siendo insuficientes para borrar las pérdidas acumuladas en el año de la pandemia (-15,45%) así como para recuperar los niveles previos al estallido de la crisis. El Ibex 35 despide mayo en zona de máximos de 15 meses, pero por debajo de la barrera de los 9.200 puntos que llegó a superar en las últimas jornadas.

Con la vista puesta en el medio plazo el consenso de los expertos se muestra optimista. Javier Molina, portavoz de eToro en España es uno de ellos y considera que mientras el fondo de mercado siga siendo positivo el Ibex podría atacar y superar la resistencia de los 9.200 y prolongar la tendencia alcista hasta los 9.350 puntos. Por encima de ese nivel la siguiente resistencia se situaría en los 9.500-9.550 puntos. Lograr estos niveles no será sencillo pues Molina considera que después del rally que acumulan las Bolsas, el mercado empieza a dar signos de agotamiento. "En caso de ser incapaz de romper al alza, primer soporte en los 9.000 y el real, en los 8.800”, añade

Mayo fue un mes positivo en las Bolsas europeas con algunas de ellas como el Cac francés (2,83%) y el Euro Stoxx (1,63%) llegando a revalidar máximos de 21 y 13 años mientras el el Stoxx 600 (2,14%) y el Dax alemán (1,83%) lograron marcar nuevos récords. A pesar de este buen hacer fue la Bolsa italiana (4,26%) junto a la española la más alcista. Más modesto fue el desempeño de Wall Street. El Dow Jones, que el día 10 logró superar los 35.000 puntos en niveles intradía por primera vez en la historia, concluye el mes con una subida del 1,93%, ascenso que en el S&P 500 se modera al 0,55% mientras el Nasdaq cede un 1,53%.

El mejor desempeño de la Bolsa europea frente a la estadounidense se explica por el tirón de los valores cíclicos como los bancos (el sectorial europeo suma un 4,88%), las automovilísticas (4,93%) o las firmas de consumo (6%). La cara opuesta la representan las cotizadas tecnológicas (-0,11%) que se ven penalizadas por el alza de los rendimientos de la deuda o los valores vinculados al turismo (-4%). Aunque el avance en el proceso de inmunización está animando a las autoridades a levantar las restricciones, el avance de las nuevas cepas sigue siendo un obstáculo que frena la recuperación de la movilidad.

Las expectativas de recuperación han seguido animando a los inversores a incrementar su apetito por el riesgo, rompiendo con el lema de “vender en mayo”. El temor a perderse las subidas ha pesado más que las presiones por recoger beneficios y eso que el repunte de las rentabilidades en el mercado de deuda amenazan con desencadenar la corrección. El alza de los rendimientos se ha visto acelerado con la publicación de los datos de inflación. En países como España o Alemania los precios registraron su nivel más alto desde 2017 y 2018, lo que lleva a los inversores a poner en duda la tolerancia de los bancos centrales. Aunque el BCE y la Fed han reiterado su compromiso de mantener sin cambios la política monetaria, los signos de normalización monetaria empiezan a coger fuerza y más después de que en la pasada reunión de la Fed algunos de los funcionarios se mostraran a favor de discutir la reducción de las compras. En este contexto la rentabilidad del bono español a 10 años cierra el mes en el 0,46% mientras la deuda alemana al mismo plazo concluye en el -0,187% y el estadounidense en el 1,59%.

El alza de los precios ha seguido pasando factura a los rendimientos de la deuda en las últimas sesiones, pero los inversores han moderado en las últimas jornada la venta de bonos. Esto ha permitido a la deuda española con vencimiento en 2031 alejarse de los máximos de junio que registró el 17 de mayo cuando el rendimiento del bono repuntó al 0,61% mientras la deuda alemana toma distancia de los máximos de dos años que marcó el 18 (-0,1%).

Para el comportamiento de la renta variable y la renta fija será la clave no solo el papel de los bancos centrales sino también las negociaciones que mantienen republicanos y demócratas para sacar adelante el plan de infraestructuras. "No creemos que finalmente se llegue a cerrar un acuerdo bipartidista, por lo que lo normal sería que los demócratas aprueben con sus votos en el Congreso el plan de Biden, eso sí, bastante “descafeinado” y más enfocado a los que son las infraestructuras tradicionales, ya que persiste la oposición de los demócratas más moderados con relación a varios puntos del plan", señala Juan José Fernández Figares director de análisis de Link Securities.

La banca lidera las ganancias

Valores. Aunque ayer los cambios regulatorios que prepara el Gobierno llevó a las inversores a situar en la diana a las eléctricas (Endesa bajó un 5,7%; iberdrola, un 2,74% y Acciona, un 2,68%) los bancos fueron los grandes protagonistas del mes. Con un alza del 18,85% Sabadell fue el valor más alcista en mayo, seguido de cerca por BBVA (9,97%). Por su parte, Santander, CaixaBank y Bankinter suman un 6,5%, un 5,2% y un 2,9%, respectivamente.

Junto a los bancos Fluidra (14,36%) y ArcelorMittal (11%), que saca partido del repunte de las materias primas, ocupan los primeros puestos de la tabla. En el lado opuesto se situaron Indra (-19,1%), PharmaMar (-19%) y Siemens Gamesa (-10,73%). En las últimas sesiones Indra se ha visto penalizada por el cambio de dirección. El pasado 21 de mayo el Gobierno relevó a Fernando Abril Martorell, una decisión que no ha terminado de gustar a los inversores.

Brent. El alza de los precios se ha visto impulsado por la subida de las materias primas. El Brent concluye mayo con un repunte del 3%, hasta los 69,3 dólares. Los inversores aguardan a conocer las decisiones de la OPEP+ mientras avanzan las negociaciones con Irán y las expectativas de demanda suben por mejoría económica.

Normas
Entra en El País para participar