Qué recorrido tiene la Bolsa en los próximos meses

La renta variable europea ofrece más potencial que la de EE UU por su perfil más cíclico

Panorámica de la Bolsa de Fráncfort.
Panorámica de la Bolsa de Fráncfort.

Las Bolsas mundiales han volado en 2021. La renta variable de Estados Unidos y de Europa acumula una revalorización de más del 11%, empujada por las campañas masivas de vacunación y la progresiva reapertura y normalización de las economías. Ahora bien, ¿ese impulso bursátil tiene recorrido? ¿Se avecina una inminente corrección? ¿En qué medida se trata de una revalorización fruto de un espejismo?

La visión sobre las perspectivas futuras de los mercados financieros para los próximos meses es muy positiva, según el consenso de la inmensa mayoría de las casas de análisis. Sí, algunas advierten de ciertos peligros, como una inflación más alta de lo normal que obligue a la Reserva Federal a acelerar su calendario de retirada de estímulos. Otras mencionan cuestiones geopolíticas, o el riesgo de que haya una marcha atrás en la lucha contra la epidemia. Pero la sensación mayoritaria es que la inversión en acciones es ahora la mejor opción y tiene el camino muy despejado.

Álvaro Sanmartín Antelo es el economista jefe de la gestora de fondos MCH Investment Strategies y antes fue director general de análisis macroeconómico del Ministerio de Economía. “La visión macroeconómica es muy clara: el riesgo de la pandemia está aplacando y vamos a vivir una recuperación económica rápida y sólida, con muchos países volviendo ya en 2021 a niveles pre-Covid”, explica en conversación telefónica.

Este experto considera que el consumo de los hogares se va a disparar en muchos países. En primer lugar, por los ahorros embalsados tras meses de menor gasto. En segundo lugar, por las políticas fiscales expansivas. Y, por último, porque los activos financieros están en máximos en casi todos los países, “lo que hace aumentar el efecto riqueza”.

Coincide con este análisis Jon Bell, gestor en Newton, parte del grupo BNY Mellon. “Gracias a los programas subvencionados de regulación temporal de empleo y a otras ayudas públicas, los balances de los consumidores saldrán en general de esta crisis en mejor forma que en una recesión normal”. Puesto que la demanda acumulada es considerable, cuando la gente pueda volver a comprar, comer fuera y salir de vacaciones, anticipamos un fuerte repunte de la demanda que, no obstante, será temporal”, apunta en una nota para clientes.

Valores que pueden brillar en este contexto de mercado

  • Cellnex. La compañía española es una de las favoritas de los analistas, que ven en ella un potencial de más del 30%. Su fuerte posición en redes de telefonía en Europa hace que se vaya a ver beneficiada de la reactivación económica.
  • Energy Transfer. Los analistas insisten en que las compañías más ligadas al ciclo económico, como el sector financiero, el de la energía o el de los bienes de consumo duradero, serán las que mejor comportamiento van a tener en los próximos meses. Cobas AM ha apostado en el último mes por Energy Transfer, una empresa estadounidense dueña de gasoductos, que tendrá el impulso de la reactivación de la economía norteamericana y la mayor demanda de energía.
  • Dixons. Desde Bank of America recomiendan la Bolsa de Reino Unido, que se beneficiará de la rápida campaña de vacunación. Una de las firmas preferidas por los gestores es Dixons, una cadena de electrodomésticos y tecnología, cuya cotización se ha visto muy rezagada en los últimos meses.

Es precisamente este aumento de la demanda lo que ha llegado a preocupar a algunos especialistas. En Estados Unidos, los precios se dispararon en abril un 4,2%, una tasa que no se veía desde hace más de 12 años. El mercado reaccionó con cierta virulencia bajo esta lógica: si los precios se disparan, la Reserva Federal tendrá empezar pronto a recortar su programa de compra de bonos y tendrá que replantearse subir los tipos de interés para controlar los precios. Una subida de los tipos de interés hace que la Bolsa sea menos atractiva, por lo que hubo una corrección en la renta variable.

A este dato se añadió la publicación de las actas de la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed, en la que se hablaba de que en los próximos meses empezaría a perfilarse un horizonte de retirada de estímulos. El equipo de análisis de Bank of America recuerda en un informe que lo que se ha conocido esta semana “solo es el reconocimiento de que la Fed ha empezado a hablar sobre hablar de la retirada de estímulos”. Valga el juego de palabras para recordar que ni mucho menos hay aún un calendario o una postura clara al respecto.

Con todo, los análisis sobre qué activos saldrían beneficiados de una posible aceleración en la política monetaria no se han hecho esperar. “Creemos que el dólar sería el principal ganador en ese escenario, mientras que la deuda pública de Estados Unidos, el oro y el euro se verían perjudicados”, comentan desde BlackRock.

En cualquier caso, la mayoría de los expertos considera que la Reserva Federal será extremadamente prudente en la retirada de estímulos. “En 2013, después de la anterior crisis, ya hubo un pequeño susto con este tema que provocó una sobrerreacción del mercado, pero ahora la Fed parece muy preocupada por tener una política de comunicación muy transparente y por diseñar una retirada que no ponga en peligro la sólida recuperación”, señala Álvaro Sanmartín, de MCH IS.

Al margen de la acción del banco central de Estados Unidos, lo que todos los inversores comparten es que es un buen momento para invertir en Bolsa, con una ausencia de amenazas claras que no se veía desde hace mucho tiempo. El panel de expertos de BlackRock, la mayor gestora del mundo, ha detectado que “la atención de los mercados a los riesgos geopolíticos ha caído a su nivel más bajo de los últimos cuatro años”. Los inversores están pendientes de si se confirman los buenos datos de recuperación y si los precios se disparan. Pero también en este frente parece que las aguas vuelven a su cauce. “En los últimos días hemos detectado que las expectativas de inflación descendieron ante la caída de los precios del petróleo y las materias primas”, indican desde el gigante con sede en Nueva York.

Ahora bien, ¿dónde invertir en renta variable? Aunque durante los últimos años la Bolsa de Estados Unidos ha ido mejor que la europea, algunas firmas (mayoritariamente europeas) consideran que en los próximos meses será diferente. En primer lugar, porque los datos macroeconómicos de Europa van a ser mejores en los próximos meses que los de Estados Unidos, que va más adelantado en la recuperación. En segundo lugar, porque la renta variable del Viejo Continente tiene un perfil más cíclico, es decir, que suele hacerlo diferencialmente bien cuando hay una recuperación económica (igual que cae más que el resto cuando hay una recesión). Y en tercer lugar, los expertos mencionan la reactivación de otras regiones y la revitalización del comercio internacional, algo que beneficiaría a las empresas europeas, que son especialmente abiertas.

El índice Stoxx 600, que reúne a las mayores cotizadas de Europa, está en máximos históricos desde febrero tras subir en 2021 casi un 12%, pero algunas firmas, como JP Morgan, creen que aún puede repuntar algo más y cerrar el año con una revalorización cercana al 14%.

“En Bolsa europea estamos teniendo mucha demanda del fondo Eleva European Selection, que invierte en compañías europeas, con una cuidada selección de valores, y que ha rentado casi un 10% anual los últimos cinco años, mucho más que el índice de referencia”, apunta Julián Coca, especialista en producto de MCH IS.

Otra forma de jugar la carta de la recuperación mundial es invirtiendo en compañías asiáticas, especialmente chinas. Casi todas las grandes gestoras han recomendado a sus clientes sobreponderar el peso que tienen en cartera para economías emergentes.

Normas
Entra en El País para participar