Infraestructuras

Enaire e Indra crearán una red de 200 pequeños satélites para apoyar al control aéreo

Crean la sociedad conjunta Startical con el objetivo de desplegar la constelación de satélites entre 2024 y 2027

Un avión A320 de British Airways en pleno vuelo.
Un avión A320 de British Airways en pleno vuelo.

El Consejo de Ministros ha dado luz verde a la creación de Startical, sociedad participada por Enaire e Indra para la instalación de una red de 200 pequeños satélites, más fáciles de fabricar y mantener que los convencionales, que ayuden a la gestión del tráfico aéreo.

En concreto, realizarán tareas de vigilancia y comunicaciones en zonas remotas y oceánicas, según explican las empresas involucradas. Su misión será complementar a los actuales sistemas de navegación aérea basados en infraestructuras terrestres.

De aquí a 2023 se llevaría a cabo una primera fase de I+D en la que se intentará demostrar la viabilidad técnica y económica, mientras que el despliegue de los satélites se acometería entre 2024 y 2027 siempre supeditado a la citada viabilidad. La inversión en la primera etapa será de 29,2 millones, con la aportación de 9,95 millones de euros procedente de cada uno de los socios. Esa inyección de capital se intentará reforzar con fondos europeos del programa Next Generation y Horizon/SESAR.

Startical favorecerá la creación de nuevas rutas que permitan abaratar costes, descongestionar áreas saturadas y reducir emisiones

Enaire e Indra subrayan que esta solución es pionera en el mundo al integrar la función de vigilancia satelital de la posición de la aeronave (ADS-B) con la comunicación de voz y datos por radio VHF entre controlador y el piloto. Con ello se persigue mejorar la seguridad, capacidad, eficiencia y puntualidad de los vuelos.

Referente en la industria

La labor de Startical, que debería colocarse al frente de la prestación satelital de servicios globales de navegación aérea, vendrá acompañada de la creación de unos 1.500 puestos de trabajo (240 directos de alta cualificación, entre 500 y 550 indirectos y entre 700 y 760 inducidos), aunque esa cifra podría triplicarse a medio plazo, según han afirmado las promotoras de la iniciativa.

Esta tecnología made in Spain será aplicable en otros modos de transporte. De momento, en el aéreo favorecerá la creación de nuevas rutas que permitan abaratar costes, descongestionar áreas saturadas y mitigar la huella de carbono de la aviación. Startical debería conducir a una rebaja de las emisiones de CO2 a la atmósfera en 13 millones de toneladas al año en 2030.

Basada en el concepto de Nuevo Espacio, la renovación cada cinco años en promedio de la constelación completa permitirá tener ciclos de mejoras tecnológicas y actualización más ágiles que los de una constelación tradicional, que puede tardar 15 años en renovarse.

Indra y Enaire hablan de un hito para la colaboración público-privada que contribuirá a la transformación digital y a la transición ecológica del modelo productivo español. De hecho, esperan que Startical se convierta en un tractor del desarrollo tecnológico e industrial

Normas
Entra en El País para participar