Defensa

Indra coordinará la participación española en la nueva fase del sistema de combate aéreo europeo

Francia, España y Alemania logran un acuerdo sobre esta fase que prevé una inversión de unos 3.500 millones de euros, divididos a partes iguales entre los tres países hasta 2024

Sede de Indra.
Sede de Indra.

Indra coordinará la participación española en la siguiente fase del programa europeo de defensa FCAS, en la que la industria de España tendrá un peso equivalente al de Alemania y Francia, y en la que se abordará el desarrollo de diferentes demostradores que permitirán la validación en vuelo de todo un conjunto de tecnologías de siguiente generación que se madurarán en el curso del proyecto.

La compañía, presidida por Fernando Abril-Martorell, ha anunciado su papel después de que los tres Estados participantes en el programa, Alemania, España y Francia, hayan anunciado hoy que han cerrado con éxito las negociaciones sobre el contenido de la siguiente fase del programa, dejándolo listo para que se inicien los respectivos procesos nacionales de aprobación.

Esta fase de desarrollo del nuevo sistema de combate aéreo del futuro prevé la inversión de unos 3.500 millones de euros, divididos a partes iguales entre los tres países, durante el período 2021/24 para el desarrollo de un demostrador del avión de combate europeo de nueva generación, que deberá poder volar en 2027.

El proyecto incluye también el desarrollo de drones y de sistemas electrónicos avanzados de interacción "en la nube" entre todos los vehículos y sus armas. Entre las empresas europeas que participarán en el proyecto también están Airbus y Dassault.

Tras intensos meses de discusiones entre los gobiernos y empresas de los tres países, se trata de "un acuerdo equilibrado entre los diferentes socios para la próxima etapa", señalaron las ministras de Defensa Florence Parly (Francia), Margarita Robles (España) y Annegret Kramp-Karrenbauer (Alemania), en una declaración conjunta.

El acuerdo deberá ser ratificado por el Parlamento alemán, algo que se prevé para finales de junio, tras lo cual hacia finales del verano se podrán cerrar los primeros contratos industriales del proyecto, indicaron hoy fuentes francesas, informa Efe.

El proyecto fue lanzado en 2017 por Francia y Alemania, y España se sumó poco después. Su objetivo es sustituir para 2040 a los actuales aviones de combate Eurofighter (desarrollado por varios países europeos) y Rafael (francés).

"El esquema de cooperación acordado ofrece una oportunidad inédita de reforzar las capacidades industriales de los tres países participantes, asegurando la competitividad del nuevo sistema", añade la declaración.

Además, el programa "reforzará considerablemente el estatus de Europa" en el sector de la defensa y permitirá a sus tres socios actuar "de forma soberana" en su defensa estratégica, concluyen las tres ministras.

Indra destaca en un comunicado que durante la negociación del acuerdo, la industria española ha logrado una posición igualitaria en trabajo (cantidad y calidad) y gobernanza con nuestros socios franceses y alemanes, en línea con el espíritu de cooperación que inspira el programa.

"Durante todo el proceso, Indra ha desempeñado su función de Coordinador Nacional, defendiendo los intereses de la industria española, apoyando su integración y favoreciendo la coordinación interna. De la misma forma, Indra mantiene una posición igualitaria con los otros dos coordinadores, Dassault y Airbus", remarca la tecnológica española.

Esta nueva fase abordará la evolución y maduración de las tecnologías de siguiente generación (propulsión, maniobrabilidad, sensores de radar, optrónica, guerra electrónica, conectividad, inteligencia artificial, interoperabilidad, etc.) que convertirán al NGWS/FCAS en el sistema de combate aéreo más avanzado del mundo, según los socios participantes.

Estos desarrollos se probarán en diferentes demostradores ─demostrador del avión de combate, de plataformas no tripuladas, de los sensores, del motor, de la nube de combate, entre otros─ con el objetivo de poder validar en vuelo las nuevas tecnologías y asegurar que ofrecen el grado de madurez necesario para implantarlas posteriormente en el diseño final.

"El objetivo del programa es asegurar que Europa cuente con un auténtico sistema de sistemas que ofrezca una capacidad de combate aéreo muy por encima de la de cualquier aeronave militar", apunta Indra. El NGWS/FCAS integrará un avión de siguiente generación que volará integrado con varias plataformas no tripuladas gracias a una avanzada nube de combate, que a su vez posibilitará el intercambio de información en tiempo real con todo tipo de plataformas terrestres, aéreas, navales y satélites.

La tecnológica española también subraya que el desarrollo de todas estas tecnologías duales, civiles y militares, tendrán un enorme impacto en toda la cadena de valor de la industria española, mejorando su competitividad, y actuando como vehículo tractor para posicionarla internacionalmente. "Ahora se abre una etapa de intenso trabajo de investigación y desarrollo que dará un fuerte impulso a la industria española y requerirá la participación de empresas y centros de investigación de todo el territorio", continúan desde Indra.

Entre las empresas que participarán en esta nueva fase también están ITP Aero, Sener, GMV,  Thales, Safran Aircraft Engines y MTU Aero Engines y FCMS (consorcio constituido por Hensoldt, Rohde&Schwarz, Diehl y ESG).

Normas
Entra en El País para participar