Compras inmobiliarias

Colonial virará en 2021 hacia una posición inversora en España y Francia

La socimi se deja en el primer trimestre un 9% en ingresos por rentas

"Tenemos una liquidez de 2.400 millones preparados para invertir en oportunidades", señala su presidente

Juan José Brugera, presidente de Colonial.
Juan José Brugera, presidente de Colonial.

Este año será cuando Colonial vire presumiblemente hacia una posición inversora para engordar su cartera, una estrategia que frenó en 2018 para vender activos no estratégicos. Así lo reconocieron este lunes tanto Juan José Brugera, presidente de Colonial, como Pere Viñolas, consejero delegado de la socimi, en un encuentro virtual con la prensa con motivo de la presentación de resultados del primer trimestre del ejercicio.

“Tenemos solidez financiera, con una liquidez de 2.400 millones de euros preparados para invertir en oportunidades”, destacó Brugera. “Pensamos que 2021 será un punto de inflexión para ser netamente inversores”, añadió, por su parte, Viñolas.

El CEO de la inmobiliaria recordó que Colonial ya cuenta con una posición inversora en el desarrollo o rehabilitación de inmuebles propios, ya que ese pipeline incluye nueve edificios (uno ya entregado) por más de 1.000 millones, de los que 150 millones corresponden a 2021. Por ejemplo, en esa cartera está el Campus Méndez Álvaro que la socimi desarrollará en Madrid, o Louvre Saint Honoré en París, a través de su filial SFL.

Viñolas detalló que el momento de ciclo lo percibe como oportunista: “2022 y 2023 van a ser años de oportunidades en España y en Francia”, ya que ambos países han sufrido más la crisis económica que otros países europeos pero donde se ven “las mejores expectativas de crecimiento en 2021”.

En los denominados programas de inversión en nuevos activos o empresas (como fue la adquisición de Axiare), Colonial destinó 499 millones en 2015, otros 579 millones en el programa Alpha I y 389 millones en el Alpha II. El Alpha III sumó 477 millones en adquisiciones y 445 millones en desinversiones.

En el Caso del Alpha IV, las compras llegaron a 786 millones y las ventas a 441 millones. Pero fue sobre todo a partir de 2019 cuando comenzaron a primar los traspasos no estratégicos. De esta forma, la socimi se desprendió de propiedades por 477 millones y adquirió por valor de 160 millones. En el año que comenzó la pandemia de Covid, la posición ya fue claramente vendedora, con 617 millones en traspasos.

La compañía presentó los resultados hasta marzo señalando que se da “un incremento de la actividad importante” y los contratos de alquiler que está cerrando la empresa “los estamos firmando por encima del precio del pasado”, aseguró Viñolas.

Hasta marzo, la inmobiliaria ingresó por rentas 78 millones de euros, un 9% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, e igualmente descendió su resultado neto desde los 32 millones a los 21 millones. Esto se produce, según el CEO de la socimi, precisamente por la ejecución del programa de desinversiones que ha reducido el perímetro de la compañía. El valor actual de los activos de la empresa catalana llega a los 12.020 millones, básicamente de edificios de oficinas en zonas prime de Madrid, Barcelona y París. Según Viñolas, el menor beneficio también se debe a la aceleración del programa de renovación de inmuebles.

El ebitda igualmente se vio impactado, en un 10%, hasta los 68 millones. El golpe fue mayor en Barcelona (un 19% inferior), que en Madrid (-12%) y París (-4%). Aun así, Viñolas señaló que hay más actividad o “más vitalidad” en el comienzo del año en España, y concretamente en Barcelona, que en París.

“La rentabilidad que tenemos es comparable”, apuntó el CEO, respecto a años anteriores. “Lo que caracteriza la actividad de Colonial es la estabilidad”, aseguró.

Entre las entregas en este trimestre de inmuebles nuevos o renovados se encuentra la de diagonal 525 en Barcelona, donde se ubica la nueva sede corporativa de Naturgy en Barcelona. También destaca el alquiler de 103 Grenelle en París.

Un 120% más de superficie alquilada

En el primer trimestre, Colonial formalizó 25 contratos de alquiler de oficinas, correspondientes a 29.759 metros cuadrados, lo que supone un incremento del 120% más en superficie alquilada respecto al mismo periodo del año anterior. Respecto a los nuevos contratos, el 93% corresponden a Madrid y Barcelona y el resto a París. El nivel de desocupación en sus propiedades es del 4,8%.

Esa contratación supondrá unas rentas anualizadas de nueve millones para la inmobiliaria. La compañía también destaca el fuerte incremento de los precios de alquiler firmados frente a las rentas que pagaban los inquilinos con el contrato anterior, de un alza media del 21%. Esa subida es del 21% en Barcelona, del 18% en Madrid y del 7% en la capital francesa.

Normas
Entra en El País para participar