Telefónica se abre a prorrogar el convenio colectivo pero pide austeridad

La operadora avisa que el contexto económico ha cambiado respecto a 2019

José María Álvarez Pallete, presidente del grupo Telefónica.
José María Álvarez Pallete, presidente del grupo Telefónica.

Telefónica España y los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, han puesto en marcha de forma oficial la negociación para la prórroga del II Convenio de Empresas Vinculadas (CEV) por un año más, hasta el 31 de diciembre de 2022. La compañía parece dispuesta a prorrogar este marco laboral, pero ha pedido austeridad de cara a este nuevo periodo.

Según la operadora, el contexto económico, social y laboral ha cambiado de manera drástica con respecto a 2019, cuando se firmó el actual convenio. Para Telefónica, esta prórroga se debe entender en este nuevo contexto, y debe incluir medidas responsables que ayuden a la compañía. Un reciente ejemplo es Orange. La compañía francesa anunció este viernes un ERE para 485 empleados en España. En cualquier caso, la empresa española dijo a los sindicatos que tiene voluntad de llegar al acuerdo, expresando que tiene confianza en los actores para alcanzarlo.

En este sentido, UGT y CCOO valoraron de manera positiva los acuerdos alcanzados en el II CEV, y mostraron su deseo de prorrogar un marco laboral que garantiza el empleo, la no segregación forzosa de actividad, las no movilidades geográficas o funcionales forzosas, el mantenimiento del modelo de clasificación y retributivo además de una lista de derechos y condiciones que sitúan a Telefónica a la cabeza de las condiciones sociolaborales en las empresas del sector y del conjunto del país.

Los sindicatos también han pedido una renovación del vigente acuerdo de teletrabajo acorde a la nueva ley, la extensión del trabajo en movilidad, abordar, como laboratorio de pruebas, la jornada semanal de cuatro días con incentivación por parte de la empresa, la reactivación de las becas Talentum, y la extensión de las garantías del convenio al personal fuera de convenio.

Empieza la negociación

Ahora, ambas partes van a emprender un proceso negociador sobre un convenio que engloba a las tres principales filiales del grupo en el mercado español, Telefónica de España, Móviles y Soluciones. Este marco laboral ha incluido hitos como la garantía de empleo, revisiones salariales que han establecido incrementos del 1,5% en cada uno de los años en los que ha estado vigente (2019, 2020 y 2021) junto con una serie de pluses, así como un Pacto Suspensivo Individual (PSI) para los nacidos en 1966, y otros planes de bajas incentivadas.

Históricamente, Telefónica y los sindicatos han alcanzado acuerdos para prorrogar sus convenios colectivos, incluso con ajustes, tal y como sucedió en 2013. En aquel año, marcado por el impacto de la fuerte competencia en las cuentas de la compañía, entre otras medidas, se suspendieron durante un año las aportaciones al plan de pensión de los empleados.

En el primer trimestre del año, un periodo marcado por el impacto de la crisis del Covid y de la fuerte competencia en el sector, los ingresos de Telefónica España bajaron un 0,9% (términos orgánicos), hasta 3.050 millones de euros, con un descenso del 1,5% de los ingresos por servicio, que se situaron en 2.968 millones. El Oibda se redujo un 4,6% orgánico, hasta 1.194 millones, con un descenso del margen de 1,5 puntos porcentuales.

Normas
Entra en El País para participar