Operadores móviles

Orange España presenta un ERE para 485 empleados

La empresa lo justifica por causas técnicas organizativas y de producción

Logo de Orange.
Logo de Orange.

La dirección de Orange España ha reunido esta mañana a las secciones sindicales para comunicar que han decidido presentar un ERE por causas técnicas organizativas y de producción. La operadora quiere empezar las negociaciones el 31 de mayo.

El ajuste afectaría a 485 personas, el 6% del total del grupo en España, que suman cerca de 7.700 trabajadores. La cifra sí supone el 15% de la fuerza de trabajo al margen de las tiendas y los call centers, que no se verán afectados por el ERE.

De momento, según fuentes sindicales, la operadora no ha precisado si contempla voluntariedad o prejubilaciones.

En un comunicado posterior, Orange Espagne señala que ha comunicado formalmente a la representación legal de los trabajadores la intención de llevar a cabo un plan de ajuste de empleo que afectará como máximo a 485 puestos de trabajo.

"El sector de telecomunicaciones lleva años encadenando pérdidas de ingresos como consecuencia de la hipercompetitividad del mercado y la multiplicidad de actores low cost", explica Orange, que añade que esto plantea un gran reto para la compañía que lleva más de 20 años asumiendo inversiones intensivas y que necesita seguir haciéndolo en un entorno de transición tecnológica. "En este contexto, para garantizar la competitividad de la compañía, resulta imprescindible adaptar la operación a estos cambios estructurales.

Este proceso se desarrollará durante los meses de mayo y junio y la compañía, tal y como está haciendo hoy, informará sobre los hitos y los acuerdos alcanzados, preservando siempre el respeto al proceso negociador con la representación legal de los trabajadores que hoy se inicia", dice la teleco.

La compañía ha vivido un inicio de año complicado. Orange España redujo sus ingresos un 7,4% en el primer trimestre del año, hasta 1.188 millones de euros. La compañía se vio penalizada por la fuerte caída de los ingresos por servicios minoristas, que bajaron un 10,2%, hasta 818 millones. El trimestre estuvo marcado por la fuerte competencia en el conjunto del mercado español, especialmente en el segmento del bajo coste.

Con anterioridad, en febrero pasado, Orange España admitió que no volvería a registrar crecimiento en ingresos hasta, al menos, 2022, según reconoció su consejero delegado, Jean-François Fallacher.

Además, Orange ha seguido con su proceso de ajuste interno, con la simplificación de marcas. La teleco confirmó que República Móvil se integrará en Simyo, y sus clientes serán migrados a esta última en las próximas semanas. La intención de Orange es que Simyo, que tiene más de 1,5 millones de clientes, se convierta en la marca estandarte en el área de low cost.

Normas
Entra en El País para participar