Mercados

El covid acaba con años de gritos y los chalecos en las Bolsas

El operador de la Bolsa de Chicago ha dicho que las operaciones físicas no van a volver

Brókers entrando a las oficinas de CME Group en Nueva York
Brókers entrando a las oficinas de CME Group en Nueva York REUTERS

La pandemia ha trastocado todos los ámbitos de la esfera pública y privada, poniendo fin a costumbres y tradiciones que llevaban implantadas en la sociedad desde hacía años. La economía no ha quedado al margen de estos cambios. Más allá impacto que en los indicadores y en los mercados ha tenido la puesta en marcha de las restricciones, los parqués mundiales también han sufrido los efectos del coronavirus.

Una buena muestra de ello es la decisión adoptada por CME Group, propiedad de la Bolsa de Chicago. El operador anunció en marzo de 2020 el cierre del parqué por precaución. La medida que era transitoria pasa ahora a ser perpetua. Como ha venido haciéndose desde hace 14 meses las operaciones seguirán realizándose de forma remota. Se acaba así con los tradicionales gritos de compra y venta que tantas veces han sido retratados en las películas quedando grabada en la mente de los colectivos como una de las señas de identidad de las plazas bursátiles.

El CME, una de las bolsas de derivados más grandes del mundo ya había cerrado la negociación presencial para la mayoría de los contratos de futuros en Chicago y Nueva York en 2015, ya que las operaciones presenciales representaban solo el 1% de los volúmenes totales negociados. Las opciones en Chicago, que cuenta con una historia de 173 años, era el último bastión del intercambio para los comerciales seguidores de la vieja escuela.

Solo quedará al margen de esta decisión las opciones de eurodólares. CME estudia también retirar de la lista sus contratos de futuros y opciones del S&P 500 tras el vencimiento de los contratos de septiembre de 2021.

La decisión adoptada por la Bolsa de Chicago no pilla por sopresa a los operadores y podría dejar de convertirse en una excepción para ser la norma. Las miradas están puestas ahora en Londres que en junio comunicará su decisión. Las expectativas es que siga los pasos del parqué estadounidense. "Es triste ver que termina de esta manera, pero todos pasaremos página y seguiremos adelante. Fue una buena racha", declara a Bloomberg Dan Huber, un corredor independiente 31 años de experiencia a sus espaldas.

Normas
Entra en El País para participar