Calviño tacha de “errata” la anulación de la tributación conjunta que recoge el Plan de Recuperación

El Gobierno hará público hoy el documento completo remitido a Bruselas el viernes que apunta a una reforma laboral este año, de pensiones entre 2021 y 2022 y fiscal el próximo ejercicio

La vicepresidenta segunda de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
La vicepresidenta segunda de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

El Gobierno hará públicas hoy las más de 2.000 páginas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que el Gobierno envió el pasado viernes a la Comisión Europea, y que deben permitir al país acceder a unos 70.000 millones en subvenciones comunitarias hasta 2023 y otro tanto en créditos blandos hasta 2026. Así lo ha avanzado este miércoles la vicepresidenta segunda del Gobierno, y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

Durante su comparecencia, Calviño ha incidido en negar que el Gobierno esté planeando anular la reducción por tributación conjunta del IRPF, pese a que esta aparece recogida en el documento presentado públicamente. Se trata, ha dicho, de una “errata”, que puede dar lugar a una mala interpretación, pues deriva de una recomendación de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) que será estudiada por el comité de expertos para la reforma fiscal pero que el Ejecutivo no ha decidido poner en marcha ni comprometido en ninguna de las fichas enviadas a la UE.

Estas, ha detallado Calviño, sí que recogen el calendario de grandes reformas que el Ejecutivo ha acordado con Bruselas para obtener los distintos pagos semestrales de las ayudas, que estarán ligados al cumplimiento de hitos.

La estrategia pasa por tener lista este año una reforma laboral integral que permita poner las bases para la recuperación; impulsar una reforma de pensiones entre este año y el próximo; y abordar una remodelación del sistema tributario a partir del próximo ejercicio

Objetivos del plan

“Hemos dejado atrás un primer trimestre difícil, la tercera ola ha tenido un impacto considerable, ralentizando la recuperación iniciada a mediado del año pasado”, ha expuesto Calviño, asumiendo que los datos de empleo del mes de abril indican que el primero del año fue un “trimestre de transición” que dará paso a un nuevo impulso de la recuperación.

Ante esta situación, la vicepresidenta segunda ha apuntado que las prioridades del Ejecutivo son “acelerar el proceso de vacunación; contribuir a seguir manteniendo la estabilidad financiera, a nivel nacional e internacional; seguir apoyando a las familias y al tejido productivo para tener la mejor base para la recuperación; y desplegar de la forma más ágil el Plan de Recuperación”.

“Es imprescindible un plan ambicioso de reformas e inversiones”, no solo para recuperar el nivel económico precrisis, sino para aumentar el potencial de crecimiento y corregir los desequilibrios fiscales del país, ha expuesto.

Calviño ha destacado que la crisis anterior se saldó con una caída de la inversión que no se ha recuperado más de una década después. Por eso, ha defendido, el Plan de Recuperación debe “lograr una importante movilización de inversión pública que movilice también la inversión privada para impulsar la actividad desde 2021, de modo que la salida de la crisis económica y social sea lo más rápida posible, una vez encarada desde el punto de vista de la salud”.

“Nuestra previsión es que la ejecución del Plan aporte dos puntos porcentuales al PIB de media al año y genere unos 800.000 puestos de trabajo en todo el periodo”, centrándose en empleo de calidad, sobre todo para jóvenes y mujeres.

Con esos mimbres, “el objetivo es recuperar el nivel de PIB previo a la pandemia a finales de 2022 y situarse en la senda de crecimiento precovid en 2023”, ha detallado.

Normas
Entra en El País para participar