Aerolíneas

IAG pide impulso público y privado a los combustibles sostenibles y acelera en su uso

El holding se compromete a operar el 10% de sus vuelos con combustibles sostenibles en 2030

Un avión de British Airways aterriza en el aeropuerto de Berlín.
Un avión de British Airways aterriza en el aeropuerto de Berlín.

Operar el 10% de los vuelos en 2030 con combustibles sostenibles es el compromiso que ha lanzado esta mañana el holding de aerolíneas IAG, cuyas estimaciones hablan de la adquisición de un millón de toneladas de este tipo de combustibles de aviación al año. De alcanzar esta meta, IAG habrá reducido sus emisiones de carbono en dos millones de toneladas para 2030, lo que equivale a retirar un millón de vehículos de las carreteras europeas cada ejercicio.

IAG también ha anunciado que va a tratar de extender su compromiso de cero emisiones netas de CO2 a la cadena de proveedores en el año 2050. Luis Gallego, consejero delegado de IAG, recuerda que “la transición a un modelo de negocio bajo en carbono es claramente desafiante, pero a pesar de la pandemia actual, permanecemos firmes en nuestros compromisos climáticos”.

El ejecutivo demanda el apoyo de los Gobiernos para impulsar este tipo de objetivos y atraer inversión “para construir plantas de combustible de aviación sostenible que proporcionen suministro suficiente para la industria de la aviación, creando empleos verdes de gran valor y crecimiento económico a escala mundial”. En Reino Unido, donde IAG tiene fuerte presencia a través de British Airways, el Secretario de Transporte, Grant Shapps, ha puesto en valor la iniciativa del grupo aéreo y subraya que el país “se ha fijado el objetivo de cambio climático más ambicioso del mundo”.

"La transición a un modelo de negocio bajo en carbono es claramente desafiante. A pesar de la pandemia, permanecemos firmes en nuestros compromisos climáticos”, afirma el CEO de IAG, Luis Gallego

Fuentes del sector aéreo señalan que los biocombustibles apenas cubren en la actualidad el 1% de las necesidades de la aviación y triplican el precio del tradicional queroseno. El sector también investiga sistemas de propulsión a gas, eléctricos e híbridos.

Inversión en plantas

Desde IAG se estima que en los próximos diez años se podrían construir hasta 14 plantas de producción de combustible sostenible de aviación solo en Reino Unido, ahorrándose 3,6 millones de toneladas de CO2 al año. Los combustibles de aviación sostenibles producen aproximadamente un 70% menos de emisiones que los combustibles fósiles.

La compañía que engloba a British, Iberia, Aer Lingus y Vueling, asegura estar invirtiendo 400 millones de dólares en el desarrollo de combustible de aviación sostenible en los próximos 20 años. De hecho, colabora con desarrolladores de combustibles como LanzaJet y Velocys. Entre las iniciativas en marcha están la construcción de la primera planta europea de reciclaje de residuos domésticos para su conversión en combustibles de aviación, que comenzará a operar en 2025 en Reino Unido. British Airways, por su parte, tiene decidido comprar combustible de la planta de LanzaJet en Estados Unidos para operar algunos de sus vuelos ya a finales de 2022.

Normas
Entra en El País para participar