El renting de eléctricos no arranca en el Moves. ¿A la tercera será la vencida?

El gancho para su despegue es meterlo en la oferta comercial

La vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, presenta el Plan Moves III el pasado 9 de abril.
La vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, presenta el Plan Moves III el pasado 9 de abril.

El renting es el gran desconocido del Plan Moves para los particulares. Tras dos ediciones y 145 millones de euros para incentivar la compra de coches eléctricos, el usuario sigue sin saber que puede destinar la ayuda del Gobierno para alquilar, y no solo comprar, uno de estos vehículos. “Es cierto que existe esa impresión. Esto no ha calado entre el público en general”, admite José-Martín Castro, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER).

Demostrar esa impresión con números es complicado. Desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) explican que no es posible saberlo porque “en los datos de las comunidades autónomas no se distingue la modalidad de adquisición, directa, renting o leasing”.

Las empresas dan también pocas cifras. En LeasePlan, “15 operaciones en el Moves I y 5 o 6 en el II”. Arval no tiene, pero reconoce que “no lo han ofrecido masivamente a sus clientes, aunque sí de forma individualizada”. Alphabet constata “un cierto incremento en las consultas”.

La cifra

9.834 solicitudes para eléctricos se han recibido en el I y II. En la primera edición fueron 1.998. En la segunda, todavía abierta, 7.836. Para gas se recibieron 483, según el IDAE.

Los motivos para que esta modalidad no despegue entre los particulares son varios. Algunos son demasiada burocracia, una norma distinta para cada autonomía, planes poco estables y con poco dinero.

“No puedes sacar precios descontando la subvención asegurada y que luego el cliente no pueda acceder a ella por cualquier motivo”, señala Manuel Orejas, director de marketing y desarrollo de negocio de Arval. “Tener que adaptar la operativa a todos los planes autonómicos” hace que la gestión sea “tediosa y compleja para todas las partes”, asegura Rocío Carrascosa, consejera delegada de Alphabet España. David Henche, director de marketing y comunicación de LeasePlan, suma a todo esto “la debilidad de la demanda de los particulares”, que, de momento, son pocos comparados con las empresas.

Smart EQ Forfour
Un cliente observa un Smart EQ Forfour. Getty Images

Ahora bien, si el segmento del renting que más puede crecer en los próximos años es el de los particulares, un 15% en 2020 y con potencial para doblar esa cifra en cinco años, según la AER, habrá que trabajar en esa dirección.

Incentivos no faltan. Por ejemplo, con los 7.000 euros de ayuda máxima del recién estrenado Plan Moves III, la cuota en 48 meses de un Volkswagen ID.3 se queda en 590 euros. Si es un Smart EQ Forfour, en 287 euros. En ambos casos, la oferta incluye el cargador, su instalación y el IVA.

Hacer los deberes

Como afirma Orejas, toca “hacer los deberes, adaptarte y dar mayores facilidades a los clientes”. Arval espera “sacar más volumen que en planes anteriores”, pero “con prudencia y transparencia absoluta”.

El Plan Moves III introduce algunos cambios que aportan seguridad y estabilidad, dos factores que demandan las compañías: dinero (400 millones con la posibilidad de duplicar esta cantidad) y estabilidad (estará vigente hasta 2023).

Una vez alcanzada esa continuidad, “lo que hace falta ahora es divulgación, que se sepa”, destaca Castro. “Meterlo en la oferta comercial básica es fundamental para que esta vía despegue”, añade. Trasladar ese descuento a las cuotas y darle visibilidad: “Ese es el gancho”, sostiene José Ignacio Olazábal, director comercial de Hyundai. “El Plan Moves mueve mucho. A quién llega es el tema. Ahí es donde se tiene que visibilizar ese descuento”, enfatiza.

Así se puede romper esa imagen de que “estas ayudas siempre se asocian a una adquisición y no al pago por uso”, manifiesta Íñigo Murguiondo, responsable de grandes cuentas de Skoda España. Y más en un momento en que el renting es una “alternativa atractiva y con potencial en una situación de incertidumbre en cuanto a economía, restricciones y etiquetas”, subraya. El objetivo, como comenta Manuel García, secretario general de la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR), es lograr que esta no sea “la última fórmula que les llega” a los particulares.

Desfase entre coches y puntos de recarga

Volkswagen ID.3
Volkswagen ID.3 en un concesionario. Getty Images

Otro asunto que hay que solucionar es el posible desequilibrio que puede producirse entre la cantidad de vehículos eléctricos e híbridos enchufables en circulación y el parque de puntos de recarga. La flota crece a un ritmo superior al de las electrolineras.

Actualmente, la relación es de 12 a 1, según el informe Análisis dinámico del presente y futuro de la movilidad eléctrica, elaborado por Aedive (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica). El estudio prevé para 2020 un aumento superior al 70% en los coches, mientras que las infraestructuras de recarga solo se incrementarán un 45%.

Normas
Entra en El País para participar