Financiación

Irlanda se suma a la venta de deuda a largo plazo y coloca 3.500 millones en un bono a 20 años

La demanda supera los 35.000 millones

Irlanda se suma a la venta de deuda a largo plazo y coloca 3.500 millones en un bono a 20 años

Las necesidades de financiación de los Gobiernos continúan siendo elevadas y las colocaciones a largo plazo parecen que se han convertido en la estrategia más adecuadas. Dos días después de que España colocara 6.000 millones en deuda a 15 años y Austria vendiera 2.000 millones en un bono sindicado a 50 años, Irlanda se suma a la corriente. El país periférico ha colocado 3.500 millones en deuda a 20 años.

Como ya se ha reflejado en operaciones similares, el apetito de los inversores por la deuda a largo plazo es elevada. La demanda ha superado los 35.000 millones, algo que ha permitido a Irlanda rebajar el coste. La operación partía con un diferencial de 15 puntos básicos, que como sucedió en el caso de España fue rabajado en reiteradas ocasiones. En un inicio el spread se recortó un punto básico, rebaja que prosiguió la tendencia hasta concluir en los 13 puntos básicos sobre mid swap (tipo de interés libre de riesgo).

Barclays, BNP Paribas, Danske Bank, JP Morgan y Normura actuaron como bancos colacores.

En un entorno de tipos cero, las emisiones a largo cobran protagonismo. La semana pasada fue el turno de Italia, que emitió su primero bono a 50 años, una estrategia que meses antes exploraron España, Francia y Bélgica. El objetivo de estas colocaciones es asegurar unos costes de financiación bajos.

Normas
Entra en El País para participar