Entrevista

Carlos González (Welzia): "Como inversores no tenemos miedo ni a la inflación ni a la subida de los tipos"

Su gran apuesta es EE UU, a la vista de su avanzada campaña de vacunación y de su plan de infraestructuras

Carlos González, director general de Welzia.
Carlos González, director general de Welzia.

Dejó sus responsabilidades en banca privada de Lloyds Bank en España para incorporarse a un proyecto que le parecía muy diferencial y que partía de un family office nacido en 2003, en el que los fundadores invertían con los clientes. “No queríamos recibir ningún otro tipo de ingreso que no fuera por nuestra prestación de servicio”, explica Carlos González, director general de Welzia. Cuando llegó, en plena crisis de 2008, la firma tenía 80 millones de euros bajo gestión y hoy son más de 1.000 millones. Recientemente han adquirido Egeria, una gestora que tiene clientes en Valencia y en Madrid, y buscan fórmulas para crecer en Cataluña.

Su modelo diferencial incluye un método de gestión de activos propio. ¿En qué consiste?

Hemos desarrollado una metodología de gestión con dos polos importantes. Por un lado, la distribución de activos, en la que venimos trabajando desde el inicio. Sabemos que la rentabilidad no se puede gestionar, pero el riesgo sí, de tal forma que todas nuestras carteras están monitorizadas en todo momento y si, por ejemplo un cliente quiere un 7% de volatilidad, podemos mantenerla constante. Esto nos permite hacer una planificación y, en la medida que el horizonte temporal es más largo, predecir rendimientos. Por otro lado, hemos desarrollado una metodología de selección de activos eminentemente cuantitativa que combina tres factores: el valor, el momento y la calidad. Esta metodología está dando muy buenos frutos tanto en carteras como en sicavs.

¿Qué tipo de fondos tienen?

Como decía un profesor de la Universidad de Chicago: “¿Usted qué quiere, dormir bien o comer bien?”. Nosotros tenemos fondos flexibles para el cliente que quiere dormir bien y otros para los que quieren comer bien y, por tanto, se tienen que arriesgar. Ese riesgo está en nuestro ADN, pero también somos conscientes de que hay clientes que tienen otro perfil. Los fondos flexibles, que se gestionan por niveles de riesgo, les pueden proteger, como así lo estamos consiguiendo, frente a situaciones adversas del mercado.

¿Cómo gestionaron las caídas de marzo de 2020?

Afortunadamente, nuestros indicadores nos estaban diciendo que había muchas señales de peligro; por lo tanto, nos cogió con bastante liquidez. Además, nuestros fondos más conservadores reaccionaron mucho antes y pudimos evitar, en gran medida, la caída.

¿Y actualmente en qué sectores están posicionados sus fondos?

Somos partidarios de invertir en sectores muy relacionados con la tecnología, pero también en los tradicionales. De hecho, tenemos la cartera Recovery, que invierte en sectores que se han quedado un poco más atrás y que, para que haya una recuperación sostenida, se tendrán que ir incorporando. Hablamos del turismo, de los hoteles, de las materias primas, etc. En ella tenemos a la empresa de reservas Booking Holdings, la de catering Elior, IAG, Grifols o Inditex.

¿Temen que la pandemia pueda tener aún más incidencia en la recuperación de esos sectores?

Hay varios factores que van a generar cierta incertidumbre sobre la recuperación. Por un lado, nos vamos a mover con una correlación elevada según cómo evolucionen las vacunas y qué países sean capaces de liderar ese proceso de la forma más rápida y más eficiente posible. En ese sentido, estamos seguros de que EE UU lo va a hacer bien. Además, tenemos la inflación y la subida de los tipos de interés a largo plazo. Sin embargo, a nosotros no nos preo­cupa. Creemos que los bancos centrales van a intervenir y no van a permitir que la inflación exceda de los niveles que tienen como objetivo. En cuanto a los tipos de interés, como en toda recuperación, subirán, y eso incluso es bueno.

Invierten en tecnología, ¿les preo­cupa que el sector pueda sufrir una burbuja en precios?

No la hay. Las valoraciones son exigentes, pero los resultados, trimestre a trimestre, nos están confirmando que esas compañías están ganando dinero y tienen proyecciones y crecimientos elevados. Y no solo en las famosas FAANG, ya que todas las nuevas compañías tienen un componente tecnológico importante en su desarrollo. Y a eso se une que hay muchas tendencias que se han acelerado con la pandemia; un claro ejemplo es el de las comunicaciones, las compras online o la telemedicina.

¿A qué valores le ven más potencial de crecimiento?

Siempre desde una óptica global y seleccionados con nuestra metodología, nos gusta KLA Corp., compañía que fabrica máquinas para la comprobación de errores en los chips, un segmento cada vez más importante teniendo en cuenta el actual tamaño de los semiconductores. O la empresa de streaming de música Spotify, que ha tenido un gran impulso gracias a la generalización de la escucha de pódcast. Las recientes caídas derivadas de la rotación sectorial nos ofrecen un buen punto de entrada en una compañía que es líder en su segmento y con perspectivas de gran crecimiento a futuro. Otro ejemplo es Pultegroup, compañía dedicada a la promoción y venta de vivienda en EE UU, que creemos que tiene potencial alcista, ya que la temporal subida del interés del bono estadounidense a 10 años ha frenado el ascenso de la cotización. También nos gusta el fabricante de coches Ferrari. La pandemia apenas ha afectado a su ritmo de ventas más allá de algún retraso puntual en la producción, y además están ya desarrollando vehículos eléctricos. Es una más de ese grupo de “acciones de calidad” que en este principio de año han sufrido recortes sin más explicación que la rotación sectorial.

¿Y dentro del panorama nacional?

Iberdrola nos parece interesante. Su apuesta por la energía verde va a ser un catalizador de crecimiento futuro muy importante, apoyado sobre todo por el fondo Next Generation de la UE. Tras las caídas momentáneas del valor, tiene precios que creemos son interesantes para iniciar una inversión de largo plazo.

¿Qué exposición tienen a España en sus carteras?

Invertimos en el mundo, no queremos limitarnos a los países de nuestro entorno, así que tenemos menos del 1% de nuestras carteras en compañías españolas. Vemos que hay otros polos de crecimiento más desarrollados. Fundamentalmente, invertimos en Estados Unidos, que es donde vemos más posibilidades de crecimiento. Más aún si tenemos en cuenta las nuevas inversiones previstas en infraestructuras y que la vacunación está yendo correctamente. Estados Unidos va a liderar, sin duda, el crecimiento en el segundo semestre. También algunos países europeos específicos, como Alemania, lo van a hacer bien, sin olvidarnos de las oportunidades en determinados países asiáticos.

¿Y en renta fija? ¿Dónde ven oportunidades?

El valor de la deuda en grado de inversión de corto plazo es ya muy escaso. Lo que sí hemos lanzado recientemente es un fondo de deuda subordinada, que invierte fundamentalmente en cocos [bonos contingentes convertibles] de deuda de entidades financieras. Ahí vemos valor, aunque no es una apuesta para todo tipo de clientes.

Normas
Entra en El País para participar