Consejero delegado de Caixabank

Gonzalo Gortázar: “CaixaBank tenderá a pagar un dividendo del 50% del beneficio y siempre en metálico”

El primer ejecutivo del mayor banco de España ve espacio para crecer en fondos, planes de pensiones y también en el negocio dirigido a empresas

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, en un momento de la entrevista
El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, en un momento de la entrevista

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, recibe a CincoDías en la nueva sede operativa de la entidad, en la Torre Kio, hasta el jueves de Bankia. Se hace extraño el cambio. “Sí, pero rápidamente nos acostumbraremos”, dice con una sonrisa este ejecutivo madrileño de 56 años que fue fichado por la entidad de origen catalán en 2014, y que ahora se ha convertido en el primer ejecutivo del mayor banco de España.

Pese a que el viernes fue una jornada maratoniana, en la que se completaron los trámites legales para la absorción de Bankia y se presentó a la prensa la nueva entidad, primero con una rueda de prensa en Valencia y luego con una serie de entrevistas en Madrid, Gortázar está feliz. “Además - bromea-, desde aquí veo el Santiago Bernabéu, el estadio de mi equipo, el Real Madrid”.

¿Cómo se siente en estos momentos desde aquí, en la planta 24 de esta torre en la que se ve todo Madrid?

Tengo una sensación de mucha responsabilidad, aunque no me abruma en absoluto. Es un trabajo apasionante, pero cuando llegar a un día como hoy te das cuenta de lo que supone los trabajos que llevas realizando más de seis meses para llegar a este momento, primero para nuestros empleados, una fusión genera muchas inquietudes; luego para los clientes, CaixaBank cuenta ahora con 20 millones de clientes, y para los 750.000 accionistas, entre ellos el Estado, que al fin y al cabo son todos los españoles, y la Fundación La Caixa. Pero cuando pienso en el equipo que forma la entidad me tranquilizo. Es un gran equipo que sabe mucho y está comprometido con el proyecto, y eso da tranquilidad. Además, tengo un presidente extraordinario, José Ignacio Goirigolzarri, que es una de las personas que mejor conoce el sector.

¿Cómo piensa que recibirán los clientes este lunes el proyecto, día que se estrena el nuevo banco tras la desaparición de Bankia? ¿Tienen calculadas posibles salidas?

Los clientes son la clave del proyecto. Lo primero es que la operación no crea problemas operativos, y les ofrecemos al final mejores servicios, buenas condiciones. Sabemos que si no lo hacemos bien tendremos clientes insatisfechos que perderemos y ese no es el escenario que manejamos. Pensamos que podemos hacer la integración sin pérdida de ingresos y sin menoscabo de los clientes, sino al contrario. Un detalle: los clientes procedentes de Bankia ya pueden sacar dinero de los cajeros de CaixaBank sin coste, y seguro que algunos clientes lo agradecerán porque se ahorrarán un paseo más largo para ir a otro cajero. Queremos que esto sea el principio de una larga lista de beneficios.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank.
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank.

¿Dónde creen que tienen margen de crecimiento para captar negocio y clientes?

Nuestra experiencia reciente apunta a un mayor crecimiento en el ahorro a medio y largo plazo. Fondos de inversión y planes de pensiones, y también en los seguros de vida. En los últimos cuatro años este segmento del negocio ha tenido unos crecimientos importantes en CaixaBank y en Bankia. Desde 2017, la suma de los dos bancos hemos ganado dos puntos de cuota de fondos de inversión y tres puntos en planes de pensiones, que es mucho. En seguros de vida también hemos crecido mucho, CaixaBank con sus aseguradoras, y Bankia con sus alianzas. Este crecimiento no es de hace cuatro años. La mejora en cuota de mercado viene de atrás porque ofrecemos una mejor solución, con asesoramiento integral, donde vemos en conjunto las necesidades del cliente. Es que hay que ver cuál es el drama de los clientes que sus ahorros no le renten, cuando antes, con tipos altos, generaban intereses. Eso ya no es así. Ahora mucha gente necesita de los ahorros a largo plazo para mantener en su jubilación un nivel de vida. Por eso necesita ahorrar y tener algún retorno. CaixaBank y Bankia ya lo hacían muy bien, por eso entre ambos tenemos una cuota del 29% en fondos de inversión, pensiones y ahorro a largo plazo, y estoy convencido de que podremos seguir ganando cuota de mercado a base de ofrecer cosas que otros no hacen. En este segmento de negocio tenemos muchas sinergias. En el mundo de empresas también tenemos mucho recorrido.

Se ha hablado de tensiones en el diseño el nuevo organigrama de CaixaBank, ¿han existido? ¿Y presiones políticas o del Estado, que controla el 16,1% del capital de la entidad?

No ha habido ninguna tensión en el diseño del organigrama. Ha sido una negociación sensata y profesional, en la que ha primado la meritocracia. Evidentemente nos hemos podido equivocar, pero siempre hemos intentado hacer las cosas bien. Se han dado las mismas oportunidades a los directivos procedentes de CaixaBank que a los provenientes de Bankia. Y en cuanto al Estado, tampoco. El Frob, que es el organismo que tiene la participación del Estado, ha mantenido en Bankia una actitud exquisita, y con CaixaBank será igual. El Frob tiene un representante en el consejo, con una responsabilidad adicional, representa a la sociedad española. Pero su actitud es la lógica de un accionista. Cuándo y cómo venderá su participación, pues es el Estado el que manejas los tiempos y la forma, pero estamos muy satisfechos, porque desde que se aprobó la fusión el 18 de septiembre la participación se ha revalorizado en 1.600 millones de euros, más del 70%.

No ha habido tensiones en el diseño del organigrama. El Frob ha mantenido en Bankia una actitud exquisita y en Caixabank será igual

¿Qué política de dividendo seguirá CaixaBank ahora; tiene previsto abonar un dividendo extraordinario de 2.500 millones de euros comprometido por Bankia en su último plan estratégico por su exceso de capital?

Tradicionalmente CaixaBank ha repartido el 50% del beneficio en dividendos, hasta 2019 que lo bajó. Este año se repartirá el 15% del resultado a cargo de 2020 tras la junta, por la recomendación del BCE al sector, pero soy optimista y espero que en septiembre el supervisor levante el veto. Pero es el consejo, que se constituye este martes, el que decide la política de dividendos. Pero creo que CaixaBank seguirá manteniendo ese perfil de rentabilidad recurrente con tasas de dividendo más acordes con lo que hemos repartido en el pasado y en metálico. Respecto al compromiso de Bankia de repartir 2.500 millones de euros de dividendo por el exceso de capital no lo hereda CaixaBank. Eso no quiere decir que no tomemos compromisos de retorno de capital al accionista, de hecho, sería lógico hacerlo, pero no creo que prime eso en el corto plazo. A medio plazo sí sería lógico la recompra de acciones para remunerar al accionista, pero en 2021 no.

¿Siente alguna presión o responsabilidad por saber que el Estado se sienta en CaixaBank y su objetivo es devolver a los españoles las ayudas inyectadas en Bankia, o por lo menos parte de ellas?

Esperamos seguir con tasas de dividendo como las que hemos repartido en el pasado (el 50% del beneficio)

Vamos a hacer lo posible para recuperar la inversión que ha realizado el Estado en CaixaBank, pero no es a mí a quien corresponde devolver las ayudas. Las ayudas se las dieron a Bankia. Pero desde el 18 de septiembre, cuando los consejos aprobaron la fusión la participación que tiene el FROB ya del 16,1% ya se ha revalorizado en 1.600 millones.

¿El ajuste que llevará a cabo CaixaBank superará las 8.0000 salidas?

Los sindicatos serán los primeros en ser informados, pero será un gran ajuste en una sola fase. Así evitaremos nuevas salidas en los próximos años. Pasaremos página. No es bueno que en la plantilla reine la incertidumbre laboral siempre.

Sorprende que el banco más grande de España solo tenga presencia internacional en Portugal

Queremos ahora dedicar el 100% de nuestros esfuerzos a España. Además tenemos un banco importante en Portugal, BPI. En España tenemos mucho recorrido para crecer, y en tres años ya veremos, si hay una oportunidad la analizaremos en un futuro.

¿Pero pueden crecer más en España con una cuota de mercado del 25%?

Si, por su puesto. Ya he comentado que en fondo de inversión y en pensiones tenemos una cuota del 29% y pensamos crecer más. En Europa hay banco con cuotas mayores en sus países. Nuestro objetivo es ganar más cuota de mercado, pese a la dura competencia que hay en el mercado.

¿Hay límite de tiempo para que Goirigolzarri deje de ser presidente ejecutivo?

No, no hay límite.

¿Cuándo será rentable la nueva CaixaBank?

Hay que tener en cuenta que los tipos de interés son negativos y el coste del capital está entre del 9% al 11%, pero esperamos que el supervisor no pida más capital a los bancos en dos o tres años, entonces será cuando su coste baje y será cuando estarán alineados este coste y la rentabilidad en el sector. En nuestro caso, el plan estratégico que pondremos en marcha en 2022 ya fijará una rentabilidad por encima del coste de capital. Hay que recordar, además, que este año los resultados del banco estarán distorsionados por el fondo de comercio que es negativo.

¿Qué opina de las ayudas europeas?

En esta crisis Europa ha sido una tabla de salvación. Hay que estar muy satisfechos de esas ayudas. Con las pesetas no podríamos haber tenido esas ayudas tan positivas.

¿Cree que la acción recoge ya todo el potencial valor del banco?

Eso no se le puede preguntar a un gestor, siempre te dirá que no, aunque en este caso sea verdad.

¿Temen la competencia de las fintech y bigtech?

Las fintech nos han hecho mejores, y un ejemplo es Bizum. Sin la competencia de las fintech a lo mejor no nos hubiéramos puesto de acuerdo los bancos para crear esta plataforma de pagos.

Reorganización de las alianzas de seguros

Exceso de capital. “En 2021 nos centraremos en la reoganización laboral, la reorganización de las alianzas, sobre todo de seguros, y la integración informática. Todo ello es previo a ver qué se hace con el exceso de capital”.

Ajuste laboral. “La negociación de las salidas será difícil y compleja, aunque pensamos que sean voluntarias y no traumáticas”.

Ventas de inmuebles. “Aún no hemos decidido que edificios vamos a vender y cuales no. Eso lo analizaremos ahora”.

CNMC. “Las peticiones de Competencia son asumibles y no nos sorprendió, llevábamos tiempo negociando con la CNMC, no fue una cosa de un día para otro”.

Sueldo de los directivos. “En CaixaBank no hay limitación en el sueldo de los directivos. Eso era en Bankia por las ayudas recibidas”.

Normas
Entra en El País para participar