Arranca la nueva CaixaBank, el mayor banco de España

Nace liderando el mercado en depósitos, crédito, oficinas y activos

Nuevo CaixaBank pulsa en la foto

El mayor banco del mercado español por fin es una realidad. Hoy CaixaBank culmina la absorción de Bankia y arranca su nueva andadura en la que parte como líder en España en las principales magnitudes de negocio. Y es que, la entidad, que a partir del próximo martes presidirá José Ignacio Goirigolzarri, y contará con Gonzalo Gortázar como consejero delegado, parte con el mayor volumen de activos, la mayor red comercial de oficinas, el mayor número de clientes y el mayor volumen de créditos y depósitos, entre otros indicadores.

En lo que se refiere al tamaño de la entidad, según los datos comunicados a la CNMV al cierre de diciembre de 2020, CaixaBank ya era el banco que contaba con un mayor volumen de activos en España, con 456.953 millones de euros. Sumados a los 209.842 millones en activos de Bankia dan lugar a un gigante bancario que inicia su nueva etapa con un activo total de más de 660.000 millones de euros.

Esta cifra supone que CaixaBank es un 64% mayor que BBVA, la segunda entidad por volumen de activos en España con 405.981 millones, y un 88% (casi el doble de tamaño) que Santander. No obstante, se trata de una foto fija que se obtiene a partir de la agregación de las cifras entre CaixaBank y Bankia, pero en el proceso de fusión se producen ajustes que pueden variar el dato, por lo que habrá que esperar a la próxima presentación de resultados para comprobar la magnitud real de la entidad respecto a sus competidores.

No obstante, con las cifras disponibles CaixaBank no solo es el banco líder sino que supera ampliamente a su segundo competidor. Así, la entidad contará con un volumen de recursos de clientes (529.690) muy superior a Santander (251.375) y más del doble que BBVA (206.428 millones). También parte líder en crédito en España con una cartera de 342.605 millones en préstamos.

Suma de sinergias

Por otro lado, CaixaBank inicia esta nueva etapa con la mayor red de oficinas en el mercado doméstico a sumar 5.698 sucursales en todo el territorio. Estas cifras suponen casi duplicar la red del segundo banco, ya que Santander cuenta con 2.939 sucursales en España. De hecho, su presencia será tan abrumadora que la CNMC ha identificado 86 códigos postales donde CaixaBank rozará el monopolio con posición predominante, y que se ubican en Ávila, Baleares, Castellón, Las Palmas, Madrid, Segovia y Valencia. No obstante, una de las razones de la combinación de la absorción de Bankia es la posibilidad para hacer una mayor simplificación de la estructura que permitirá reducir cerrar sucursales para reducir costes.

En lo que se refiere a la plantilla, CaixaBank suma a partir de hoy más de 46.000 empleados en España, una cifra considerablemente más alta que BBVA (30.338) y Santander (26.961). De todas formas, al igual que con las oficinas, según informó CincoDías, la entidad baraja salidas de entre 7.000 y 8.000 empleados, lo que supone entre el 14% al 17% de la plantilla. No obstante, son cifras preliminares y depende de las negociaciones que se lleven a cabo con los sindicatos, y de los ajustes que está realizando el nuevo banco tras las condiciones impuestas por la CNMC encaminadas en gran parte a evitar la exclusión financiera.

En todo caso, el arranque de la nueva CaixaBank supone un hito dentro del proceso de consolidación bancaria en España. Y es que la fusión de CaixaBank y Bankia, que ha contado con la aprobación por parte del sector político y empresarial, supone la unión de las dos mayores antiguas cajas de ahorros y refuerza los lazos entre Cataluña y Madrid.

Más allá del sentido estratégico de la operación para mejorar un negocio bancario debilitado en los últimos años por los bajos tipos de interés, la absorción de Bankia por parte de CaixaBank supone un impulso al Gobierno para recuperar su valor. Bankia, que estaba controlada por el Estado a través del FROB, recibió ayudas públicas por más de 24.000 millones de euros, de los que ha logrado recuperar 3.000 millones. La esta cantidad se había convertido en un reto y la absorción de Bankia por parte de CaixaBank, en la que el Estado controlará el 16%, permitirá mejorar su rentabilidad, ya que partirá de una posición de liderazgo en España.

La fusión reaviva el interés del mercado por CaixaBank

Revalorización del 42%. La absorción de Bankia por parte de CaixaBank ha animado a la cotización de la entidad en la Bolsa, después del hundimiento generalizado en el sector hace un año a raíz del estallido de la pandemia del Covid-19. De esta forma, las acciones de CaixaBank se han revalorizado un 42% en el último año, desde los 1,79 euros por título registrados el 25 de marzo de 2020 hasta los 2,55 euros en los que cerró en la sesión de ayer y que supone situarse máximos del último año (el máximo lo registró precisamente el jueves de la semana pasada, cuando las acciones cerraron con un precio de 2,65 euros por título).

24.500 accionistas menos. A pesar del repunte en la cotización tras el anuncio de absorción, la nueva CaixaBank (a datos del cierre de 2020) inicia su andadura con 727.593 accionistas, con cerca de 24.500 menos de los que habría sumado hace un año. No obstante, hay que tener en cuenta que las entidades no han repartido dividendo debido a BCE, ha priorizado mantener a los bancos con altos niveles de capital y solvencia para poder financiar a familias y empresas durante el primer impacto del Covid-19 y afrontar el posible deterioro del balance a partir de 2021. También, que en 2020 (del 1 de enero al 31 de diciembre) CaixaBank registró una caída en Bolsa del 24,91% y Bankia del 23,84%.

Normas
Entra en El País para participar